El ter­cer de­ba­te

El Sol de Cuautla - - Análisis - Raúl Ca­rran­cá y Ri­vas

Des­de lue­go no fue lo que mu­chos de no­so­tros es­pe­rá­ba­mos. El for­ma­to fue, co­mo los an­te­rio­res, rí­gi­do, per­mi­tien­do que los mo­de­ra­do­res, sal­vo Leonardo Cur­zio, in­te­rrum­pie­ran has­ta gro­se­ra­men­te el dis­cur­so, ade­más de que el po­co tiem­po pa­ra las ex­po­si­cio­nes fue in­su­fi­cien­te. En su­ma, re­sal­ta­ron la ri­jo­si­dad de Ri­car­do Ana­ya, in­clu­so ri­dí­cu­la y con un mar­ca­do to­que de de­ses­pe­ra­ción.

Su es­tra­te­gia fue la de la agre­sión y las in­ju­rias. Jo­sé An­to­nio Mea­de es­tu­vo in­te­li­gen­te, ra­zo­na­dor y pro­po­si­ti­vo. Y Ló­pez Obra­dor dis­cre­to, cal­ma­do y muy se­gu­ro de lo que pa­re­ce evi­den­te e irre­ver­si­ble. El Bron­co, na­da, ex­cep­to su bron­que­dad ha­bi­tual, des­agra­da­ble y ás­pe­ra, sin des­bas­tar.

Aho­ra bien, ¿qué pre­do­mi­nó en un pa­no­ra­ma ge­ne­ral? El des­per­di­cio de un tiem­po de oro, la fal­ta de un dis­cur­so mag­ní­fi­co, con­tun­den­te, la vi­sión de un es­ta­dis­ta au­tén­ti­co. No du­do que és­te se ha­lle ocul­to, dis­cre­ta­men­te ocul­to, en al­gún can­di­da­to. Pe­ro tal dis­cur­so lo ne­ce­si­ta­ba y ne­ce­si­ta la de­mo­cra­cia me­xi­ca­na. No la de­ma­go­gia an­ti ora­to­ria y de­ma­gó­gi­ca de Ana­ya, que tie­ne de ora­dor lo que yo de chino, sino el dis­cur­so que pre­sen­ta y ex­po­ne con au­ten­ti­ca fi­bra el vi­gor de una de­mo­cra­cia re­no­va­da, que es lo que en el fon­do to­dos los can­di­da­tos anun­cian. En con­clu­sión, los tres de­ba­tes, con for­ma­tos in­su­fi­cien­tes, han si­do el es­ce­na­rio de la tor­pe­za, de la agre­si­vi­dad con­tra­ria al “ho­nor y pu­dor de­mo­crá­ti­cos”, di­ría Chur­chill; al mar­gen de in­ter­ven­cio­nes in­te­li­gen­tes, ra­zo­na­das y mues­tras cla­ras de in­dis­cu­ti­ble pre­pa­ra­ción en la ma­te­ria de que se tra­ta, co­mo el ca­so del can­di­da­to Mea­de que sin du­da des­ban­có a Ana­ya en el ter­cer de­ba­te. Sin em­bar­go hay al­go in­du­bi­ta­ble, a sa­ber, que en el cur­so de los tres de­ba­tes, en­tre en­cues­tas que van y vie­nen, re­des so­cia­les que se agi­tan y opi­nión ge­ne­ra­li­za­da, los me­xi­ca­nos he­mos si­do tes­ti­gos de una vic­to­ria anun­cia­da y an­ti­ci­pa­da. ¿De qué y por qué?

Por­que el per­so­na­je prin­ci­pal que ha bri­lla­do en el es­ce­na­rio po­lí­ti­co es el has­tío del pue­blo, la de­silu­sión, la fu­ria con­te­ni­da. Y cla­ro, la im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad de un cam­bio. Sin im­por­tar el par­ti­do, la ideo­lo­gía, las ten­den­cias in­clu­so mo­ra­les, y me atre­vo a de­cir que el di­ne­ro o po­si­ción eco­nó­mi­ca, el has­tío es arro­lla­dor co­mo nun­ca an­tes. O sea, hay enor­me dis­gus­to, re­pug­nan­cia por el ci­nis­mo y des­ca­ro con que se ro­ba, por la co­rrup­ción que ha al­can­za­do ni­ve­les inau­di­tos, por la vio­len­cia co­ti­dia­na que rom­pe ba­rre­ras hu­ma­nas y arra­sa con vi­das de inocen­tes. Hay dis­gus­to e ira. Por eso es que el cla­mor po­pu­lar es cam­biar las co­sas. Co­mo en la no­ve­la de Ca­mus La Pes­te nos he­mos en­fren­ta­do al ab­sur­do, al exis­tir y co­exis­tir caó­ti­co, al sin sen­ti­do de vi­vir ate­rro­ri­za­dos. Y cuan­do una voz de cam­bio se es­cu­cha, cuan­do im­preg­na el en­torno so­cial co­mo un agua fres­ca y re­con­for­tan­te, apa­re­ce una luz de es­pe­ran­za en me­dio de un mun­do de­sola­dor. Yo es­toy se­gu­ro de que el pri­me­ro de ju­lio vo­ta­re­mos por un cam­bio ra­di­cal. ¿Se tra­ta de la vic­to­ria an­ti­ci­pa­da de un hom­bre? No. Pre­va­le­ce por en­ci­ma del hom­bre o de los hom­bres la con­cien­cia de que no po­de­mos, ni de­be­mos, se­guir así, pa­cien­tes an­te la vio­len­cia, el la­tro­ci­nio y la co­rrup­ción. Hay una con­cien­cia de que ne­ce­si­ta­mos ha­cer al­go. Por ello los de­ba­tes han ser­vi­dor pa­ra re­sal­tar, más allá de su es­ce­na­rio, al úni­co per­so­na­je que cla­ma con voz an­gus­tio­sa, el pue­blo. El pue­blo es sa­bio y no se re­sig­na a la inamo­vi­li­dad, al es­tan­ca­mien­to, a la su­mi­sión. Se apro­xi­ma, pues, un cam­bio de sis­te­ma, un res­ca­te de va­lo­res per­di­dos u ol­vi­da­dos. La úni­ca exi­gen­cia: ¡Que cum­plan con lo pro­me­ti­do y es­pe­ra­do!

¿Qué pre­do­mi­nó en un pa­no­ra­ma ge­ne­ral? El des­per­di­cio de un tiem­po de oro, la fal­ta de un dis­cur­so mag­ní­fi­co, con­tun­den­te, la vi­sión de un es­ta­dis­ta au­tén­ti­co. No du­do que és­te se ha­lle ocul­to, dis­cre­ta­men­te ocul­to, en al­gún can­di­da­to. Pe­ro tal dis­cur­so lo ne­ce­si­ta­ba y ne­ce­si­ta pa­ra de­fi­nir­se la de­mo­cra­cia me­xi­ca­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.