In­de­pen­den­cia

El Sol de Cuautla - - Cultura - Ara­ce­li Men­do­za ¡QUE HAY DE NUE­VO…VIE­JO!

Hablemos de es­te día, sí

de la In­de­pen­den­cia de Mé­xi­co, aquel mo­men­to en Valladolid, San Mi­guel el Gran­de, Do­lo­res y Que­ré­ta­ro, gru­pos crio­llos pla­nea­ban le­van­tar­se en ar­mas para lo­grar la in­de­pen­den­cia de Mé­xi­co.

El mo­vi­mien­to era apo­ya­do por per­so­na­jes im­por­tan­tes, co­mo los ca­pi­ta­nes Ig­na­cio Allen­de y Juan Al­da­ma, el cu­ra Mi­guel Hi­dal­go, el co­rre­gi­dor Mi­guel Do­mín­guez y su es­po­sa Jo­se­fa Or­tiz. Al des­cu­brir­se el plan. Allen­de e Hi­dal­go ade­lan­ta­ron la fe­cha pre­vis­ta para el le­van­ta­mien­to. En la ma­dru­ga­da del 16 de sep­tiem­bre de 1810 Hi­dal­go lla­mó a las ar­mas en el pue­blo de Do­lo­res; días des­pués to­mó las ciu­da­des de Ce­la­ya, Gua­na­jua­to y Valladolid, y se di­ri­gió ha­cia la ca­pi­tal del vi­rrei­na­to. Las fuer­zas de Hi­dal­go de­rro­ta­ron al ejér­ci­to rea­lis­ta en el mon­te de las Cru­ces, mas no avan­za­ron ha­cia la ciu­dad de Mé­xi­co pues te­mían ser cer­ca­dos. Los in­sur­gen­tes se re­ti­ra­ron ha­cía el Ba­jío, pe­ro fue­ron al­can­za­dos y de­rro­ta­dos en Aculco. Po­co des­pués per­die­ron las ciu­da­des de Gua­na­jua­to y Valladolid y se re­ple­ga­ron ha­cia Gua­da­la­ja­ra. De­rro­ta­dos nue­va­men­te por Ca­lle­ja, los je­fes del ejér­ci­to in­sur­gen­te se di­ri­gie­ron al nor­te; a los nue­ve me­ses de ha­ber­se le­van­ta­do, Hi­dal­go, Allen­de, Al­da­ma y Ji­mé­nez fue­ron cap­tu­ra­dos y eje­cu­ta­dos. A pe­sar de la muer­te de los pri­me­ros cau­di­llos, el mo­vi­mien­to in­sur­gen­te au­men­tó. En el sur, Mo­re­los y sus lu­gar­te­nien­tes do­mi­na­ban la re­gión de Tie­rra Ca­lien­te. Si­tia­dos por va­rios me­ses en Cuautla, lo­gra­ron eva­dir el cer­co y to­ma­ron las ciu­da­des de Oa­xa­ca, Tehua­cán y el puer­to de Aca­pul­co. En 1813 Mo­re­los con­vo­có a un con­gre­so en Chil­pan­cin­go; en él se de­cla­ró a Mé­xi­co Re­pú­bli­ca in­de­pen­dien­te y la igual­dad de de­re­chos para to­dos los me­xi­ca­nos. Fé­lix Ca­lle­ja, el nue­vo vi­rrey, lan­zó en ese año una gran ofen­si­va en con­tra de los in­sur­gen­tes, quie­nes, de­rro­ta­dos en va­rios fren­tes, se re­fu­gia­ron en Apat­zin­gán. Allí de­cre­ta­ron la pri­me­ra Cons­ti­tu­ción del país. En 1815 Mo­re­los fue cap­tu­ra­do y fu­si­la­do en San Cris­tó­bal Eca­te­pec.

Des­pués de la muer­te de Mo­re­los, la in­sur­gen­cia se di­sol­vió en nu­me­ro­sas gue­rri­llas ru­ra­les.

El aco­so de las tro­pas rea­lis­tas y el in­dul­to ofre­ci­do por el vi­rrey Apo­da­ca lo­gra­ron que al­gu­nos de los je­fes in­sur­gen­tes de­ja­ran la lu­cha. Ig­na­cio Ra­yón, Ni­co­lás Bravo y Ma­nuel Mier y Te­rán fue­ron cap­tu­ra­dos; Gua­da­lu­pe Vic­to­ria des­apa­re­ció en la sel­va ve­ra­cru­za­na.

So­la­men­te en el Sur del país la lu­cha se

sos­tu­vo por la vo­lun­tad de Vi­cen­te Gue­rre­ro. En 1820 el rey de Es­pa­ña, Fer­nan­do VII, acep­tó la Cons­ti­tu­ción de Cádiz, la cual li­mi­ta­ba su po­der, con­sa­gra­ba la li­ber­tad de im­pren­ta y los de­re­chos del in­di­vi­duo. Los mis­mos pe­nin­su­la­res que ha­bían com­ba­ti­do a los in­sur­gen­tes se reunie­ron en­ton­ces en la igle­sia de la Pro­fe­sa, lo­gró que Apo­da­ca nom­bra­ra a uno de sus miem­bros, Agus­tín de Itur­bi­de, co­man­dan­te del Ejér­ci­to del Sur, con la con­sig­na de aca­bar con Gue­rre­ro. En vez de com­ba­tir­lo Itur­bi­de lan­zó el Plan de Igua­la, que de­cla­ró a Mé­xi­co país in­de­pen­dien­te, ca­tó­li­co, ho­gar de pe­nin­su­la­res, crio­llos, in­dios y ne­gros por igual.

De la unión de las fuer­zas de Gue­rre­ro e Itur­bi­de sur­gió el Ejér­ci­to Tri­ga­ran­te, que rá­pi­da­men­te se apo­de­ró de la Nue­va Es­pa­ña. Apo­da­ca fue des­ti­tui­do por su pro­pia guar­ni­ción y re­gre­só a Es­pa­ña. El nue­vo vi­rrey, don Juan de O’ Do­no­jú, só­lo lle­gó para fir­mar los Tra­ta­dos de Cór­do­ba, por los cua­les Es­pa­ña re­co­no­cía la In­de­pen­den­cia.

El 27 de sep­tiem­bre de 1821, Itur­bi­de en­tró en la ciu­dad de Mé­xi­co y con­su­mó así la in­de­pen­den­cia del país. Al año si­guien­te se pro­cla­mó em­pe­ra­dor de Mé­xi­co con el nom­bre de Agus­tín I, lo que pro­vo­có el enojo de los an­ti­guos in­sur­gen­tes, quie­nes se re­be­la­ron con­tra él . El pri­mer im­pe­rio ter­mi­nó un año des­pués con el exi­lio de Itur­bi­de.

Sí tam­bién ter­mi­na el man­da­to del pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nieto, su úl­ti­mo “gri­to” de in­de­pen­den­cia, es­ta­rá en bal­cón pre­si­den­cial con las hi­jas de su es­po­sa y sus hi­jos, sa­be en su con­cien­cia co­mo de­ja al país. ¿Por qué? las úl­ti­mas elec­cio­nes, no fa­vo­re­cie­ron a su par­ti­do. La cam­pa­ña que hi­zo al ini­cio de su man­da­to fue “Cruzada con­tra el ham­bre”, hoy hay más po­bres y des­pués del 19s, per­so­nas que per­die­ron su ca­sa si­guen igual, que ha­ce un año ¿Dónde que­da­ron los do­na­ti­vos?

Se­gui­re­mos es­cri­bien­do his­to­ria de Mé­xi­co, se­rá el úl­ti­mo pre­si­den­te priis­ta, qué pa­sa­ra con los go­ber­na­do­res, ra­te­ros, con fun­cio­na­rios trai­do­res a la pa­tria. Un se­xe­nio que ol­vi­do al pue­blo, en un con­su­mis­mo des­me­di­do.

El gri­to de­ses­pe­ra­do de Pe­ña Nieto, el úl­ti­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.