ASEN­TA­MIEN­TO

El Sol de Cuautla - - Cultura -

En no­viem­bre del año 2016, Ebe­ne­cer Ma­yo Ma­ri­che y Os­car Corona No­yo­la, cam­pe­si­nos de Pun­ta Mal­do­na­do “El Fa­ro” re­por­ta­ron un con­jun­to de hue­sos pe­tri­fi­ca­das so­bre el cau­ce del arro­yo La For­tu­na. Siem­pre ha­bían pa­sa­do por ahí, ellos o al­gu­nos otros, ha­bían usa­do “la ro­ca” co­mo un asien­to para to­mar re­po­so des­pués de sus la­bo­res. El día del ha­llaz­go, el tiem­po de la plá­ti­ca se ha­bía alar­ga­do y la tie­rra so­bre la ro­ca co­men­zó a ser re­mo­vi­da, has­ta que sal­to un pe­da­zo y se vio que te­nía otra con­sis­ten­cia. Es­to pi­có la cu­rio­si­dad y co­men­za­ron a abrir más, has­ta que vie­ron que eran pa­re­ci­dos a vér­te­bras, pe­ro de al­gún ti­po de ani­mal de gran ta­ma­ño. In­me­dia­ta­men­te die­ron par­te a las au­to­ri­da­des lo­ca­les, quie­nes so­li­ci­ta­ron la in­ter­ven­ción del INAH, ya que los res­tos se en­con­tra­ban muy de­te­rio­ra­dos de­bi­do a la ex­po­si­ción al sol, agua y a las ac­cio­nes hu­ma­nas, lo que con­lle­vó a rea­li­zar el tra­ba­jo para evi­tar su pér­di­da to­tal.

PUN­TA MAL­DO­NA­DO EL FA­RO

La co­mu­ni­dad es un pue­blo cos­te­ro que se lo­ca­li­za a sie­te ki­ló­me­tros di­rec­ción Su­roes­te de la ca­be­ce­ra mu­ni­ci­pal de Cua­ji­ni­cui­la­pa en la costa chi­ca de Gue­rre­ro y co­lin­da con el es­ta­do de Oa­xa­ca. El te­rreno que pre­va­le­ce es de ti­po alu­vial, se SE DIS­TRI­BU­YE so­bre la su­per­fi­cie del ca­bo lla­ma­do Pun­ta Mal­do­na­do, don­de se le­van­ta un acan­ti­la­do

con­for­ma de lo­me­ríos y mean­dros bos­co­sos que fue­ron crea­dos por ero­sión flu­vial.

El asen­ta­mien­to po­bla­cio­nal se dis­tri­bu­ye so­bre la su­per­fi­cie del ca­bo lla­ma­do Pun­ta Mal­do­na­do, a par­tir del cual se le­van­ta un acan­ti­la­do, con una al­tu­ra va­ria­ble en­tre los 30 y 40 m) el cual cir­cun­da a lo lar­go del li­to­ral (foto 1).

El ya­ci­mien­to pa­leon­to­ló­gi­co se si­túa a 500 me­tros del pue­blo y a 10 msnm, so­bre el cau­ce de un arro­yo in­ter­mi­ten­te que en tem­po­ra­da de se­cas es uti­li­za­do por ha­bi­tan­tes co­mo ru­ta de ac­ce­so a sus par­ce­las. Los ves­ti­gios se fue­ron ex­po­nien­do de­bi­do a la ero­sión del agua.

Los ves­ti­gios de la ba­lle­na se lo­ca­li­za­ron cuan­do la ca­pa de tie­rra que los cu­bría se ero­sio­nó por el pa­so de la co­rrien­te de agua, que­dan­do ex­pues­tos jun­to a un per­fil de nue­ve me­tros de al­tu­ra. La ex­ca­va­ción si­guió el pro­to­co­lo bá­si­co de una ex­ca­va­ción con­tro­la­da para ob­te­ner los da­tos de la es­tra­ti­gra­fía, así co­mo un de­ta­lla­do re­gis­tro de la ubi­ca­ción de las pie­zas. Los res­tos fo­si­li­za­dos se en­con­tra­ban al­ber­ga­dos en la ba­se ex­pues­ta del per­fil y

Vis­ta del per­fil es­te del arro­yo La For­tu­na y ele­men­tos óseos/CORTESÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.