Ca­ta­li­na No­rie­ga

Es in­te­li­gen­te, es pre­pa­ra­da y, so­bre to­do, há­bil en la po­lí­ti­ca. Clau­dia Shein­baum, to­mó pro­tes­ta, co­mo je­fa de Go­bierno de la Ciudad de Mé­xi­co, al es­ti­lo de su pa­trón, con un tono po­pu­la­che­ro.

El Sol de Cuautla - - Portada - Ca­ta­li­na No­rie­ga

Cer­ca­ní­si­ma a An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor y fiel guar­dián de sus se­cre­tos (En los tiem­pos en los que lo acom­pa­ñó en su ges­tión en el DF), le fue fá­cil con­se­guir la can­di­da­tu­ra. La fuer­za del ta­bas­que­ño hi­zo el res­to, ade­más del har­taz­go so­cial con­tra su pre­de­ce­sor, el mi­ni­Man­ce­ra y un PRD que des­ti­la­ba co­rrup­ción.

En es­te sen­ti­do, los de­le­ga­dos de Mo­re­na no se que­da­ron cor­tos. Tu­vie­ron es­cán­da­los tan se­rios, co­mo el de su man­da­más en Tláhuac –Sal­ga­do­, cuan­do se acri­bi­lló a un men­ta­do nar­co­me­nu­dis­ta, “El Ojos”, lo que sa­có a la luz una au­tén­ti­ca por­que­ri­za.

Con flo­ti­llas de mo­to­ci­cle­tas, la ven­ta y en­tre­ga de es­tu­pe­fa­cien­tes era –o es­ un ne­go­cio a la vis­ta. El de­le­ga­do de ma­rras sa­lió ai­ro­so del asun­to y lo pre­mia­ron con una dipu­tación.

Otro ener­gú­meno mo­re­na­co es­tu­vo a car­go de Xo­chi­mil­co. Las que­jas de sus ha­bi­tan­tes lle­ga­ron a las Quim­bam­bas, sin que el tal Ave­lino mo­vie­ra un de­do para re­sol­ver­las. En el te­rre­mo­to de sep­tiem­bre, la zo­na re­sul­tó de las más afec­ta­das, sin re­ci­bir la mí­ni­ma ayu­da.

El triun­fo arro­lla­dor, del pa­sa­do ju­lio, le dio a ese par­ti­do la ma­yo­ría de las aho­ra al­cal­días, ex­pe­rre­dis­tas, pin­ta­dos de mo­ra­do, ac­ce­die­ron a la nue­va fi­gu­ra ca­pi­ta­li­na, que les otor­ga más po­tes­ta­des. Se co­no­ce la co­rrup­ción de más de uno y, sin em­bar­go, gracias a los ofi­cios de “Andy” Ló­pez Bel­trán y quien se­rá la ca­be­za de los su­per­de­le­ga­dos, Ga­briel Her­nán­dez, re­pi­tie­ron en “desem­pe­ños”, que ha­bían ocu­pa­do en el re­cien­te pa­sa­do, a la som­bra del PRD.

Po­co pue­de es­pe­rar­se de aque­llos a los que se les co­no­cen las ma­ñas, bra­vos para la “gri­lla” y para me­ter­le mano al ca­jón. Di­fí­cil el que Shein­baum pue­da ni si­quie­ra in­ten­tar ama­rrar­les las ma­nos, o qui­zá tam­po­co le in­tere­se.

Los pro­ble­mas de una me­ga­ló­po­lis son fuer­tes y com­ple­jos. Do­tar de ser­vi­cios a tan­tí­si­mos ha­bi­tan­tes y peor, ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad. Con el mi­ni­Man­ce­ra se exa­cer­bó la de­lin­cuen­cia.

Te­pi­to es el me­jor ejem­plo de la vio­len­cia, que él ca­li­fi­ca­ba de nar­co­me­nu­deo. Los de­li­tos, de to­do gé­ne­ro, cre­cie­ron im­pa­ra­bles: asal­to en el trans­por­te y la vía pú­bli­ca, ro­bos a co­mer­cio –in­clu­so ex­tor­sio­nes­, se­cues­tro, ro­bo a ca­sa ha­bi­ta­ción y ho­mi­ci­dios.

Las gran­des ciu­da­des se con­vier­ten en fo­cos de atrac­ción para quie­nes vi­ven en una pe­que­ña. Ade­más de su­po­ner lu­ga­res con más y de ma­yor ca­li­dad, fuen­tes de tra­ba­jo, se tie­nen al al­can­ce es­cue­las, hos­pi­ta­les de pri­me­ra, uni­ver­si­da­des y en­tre­te­ni­mien­to de to­do ti­po.

La de Mé­xi­co, a la al­tu­ra de las gran­des me­tró­po­lis, ofre­ce un mundo des­co­no­ci­do para millones de per­so­nas que de­ci­den emi­grar.

La cer­ca­nía con el Es­ta­do de Mé­xi­co fa­vo­re­ce el que, día con día, millones de ciu­da­da­nos ven­gan a tra­ba­jar, a los que tam­bién se les tie­nen que dar ser­vi­cios y trans­por­te.

El Me­tro es­tá sa­tu­ra­do y es ur­gen­te am­pliar­lo, cos­to que le da un buen mor­dis­co al pre­su­pues­to. Con un sin­di­ca­to ma­ni­pu­la­do por el sá­tra­pa de Es­pino (Aho­ra tam­bién Mo­reno), las fu­gas en re­fac­cio­nes y otros ru­bros, achi­can los ma­gros in­gre­sos.

Clau­dia Shein­baum ha he­cho el com­pro­mi­so de me­jo­rar la se­gu­ri­dad, la mo­vi­li­dad, la ca­li­dad de vi­da y la cultura, en­tre otros. Al ser la pri­me­ra mu­jer en ac­ce­der a esa res­pon­sa­bi­li­dad, es­pe­re­mos que lo­gre cum­plir par­te de la ofer­ta y que los ca­pi­ta­li­nos, cuan­do me­nos, re­cu­pe­re­mos la tran­qui­li­dad. ca­ta­li­[email protected]­mail.com @ca­ta­li­nanq

El triun­fo

arro­lla­dor le dio a ese par­ti­do la ma­yo­ría de las aho­ra al­cal­días, ex­pe­rre­dis­tas, pin­ta­dos de mo­ra­do, ac­ce­die­ron a la nue­va fi­gu­ra ca­pi­ta­li­na, que les otor­ga más po­tes­ta­des. Se co­no­ce la co­rrup­ción de más de uno y, sin em­bar­go, gracias a los ofi­cios de “Andy” Ló­pez Bel­trán y Ga­briel Her­nán­dez, re­pi­tie­ron en “desem­pe­ños”, que ha­bían ocu­pa­do a la som­bra del PRD.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.