“¡El de­re­cho fa­mi­liar fe­de­ral no exis­te en Mé­xi­co!”

La his­to­ria es bre­ve. En 1932, el 1 de oc­tu­bre, se pu­so en vi­gor el que se lla­mó Có­di­go Ci­vil pa­ra el Dis­tri­to en Ma­te­ria Fe­de­ral y pa­ra to­da la

El Sol de Cuautla - - Análisis - Julián Güi­trón *Pro­fe­sor de Ca­rre­ra, con 53 años de Cá­te­dra inin­te­rrum­pi­da en De­re­cho Ci­vil y De­re­cho Fa­mi­liar, en la Fa­cul­tad de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad Nacional Au­tó­no­ma de Mé­xi­co.

Re­pú­bli­ca en Ma­te­ria Co­mún; evo­lu­cio­nó; des­apa­re­cie­ron los te­rri­to­rios fe­de­ra­les, y en 1974 ya no ha­bía ra­zón pa­ra que si­guie­ra sien­do, ex­cep­to por­que exis­tía el Dis­tri­to Fe­de­ral co­mo en­ti­dad ju­rí­di­ca, y ahí se te­nía que apli­car; por ello sus nor­mas de De­re­cho Fa­mi­liar y De­re­cho Su­ce­so­rio que gros­so mo­do abar­can del ar­tícu­lo 1 al 746 Bis, ha­blan­do del Có­di­go Ci­vil de la Ciu­dad de Mé­xi­co, y del 1281 al 1791 se pro­yec­tó al De­re­cho de las Su­ce­sio­nes; tes­ta­men­to, su­ce­sión le­gí­ti­ma, le­ga­dos, y otras ma­te­rias afi­nes.

CÓ­DI­GO CI­VIL FE­DE­RAL INAPLICABL­E EN DE­RE­CHO FA­MI­LIAR

El Có­di­go Ci­vil Fe­de­ral, que es el nom­bre ac­tual de es­te Cuer­po Nor­ma­ti­vo, adop­tó ese nom­bre por un De­cre­to que emi­tió Er­nes­to Ze­di­llo el 28 de ma­yo del año 2000, por­que ve­nía ya, y en­tra­ría en vi­gor el 1 de ju­nio de ese año el pri­mer Có­di­go Ci­vil pa­ra la Ciu­dad de Mé­xi­co, que en ese tiempo se lla­mó Dis­tri­to Fe­de­ral, y que co­mo sa­ben nues­tros dis­tin­gui­dos y cul­tos lec­to­res, a par­tir del año 2016 en que en­tró en vi­gor la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de la Ciu­dad de Mé­xi­co en el ar­tícu­lo 14 del De­cre­to emi­ti­do por Pe­ña Nie­to se es­ta­ble­ció que to­das las le­yes re­fe­ri­das a la Ciu­dad de Mé­xi­co te­nían que lle­var ese ca­li­fi­ca­ti­vo; “mu­ta­tis mu­tan­dis” lo tras­cen­den­te es ra­ti­fi­car que el De­re­cho Fa­mi­liar Fe­de­ral no exis­te. Si bien es cier­to que des­de 1932 con­te­nía to­das las nor­mas de re­gis­tro ci­vil, de ma­tri­mo­nio, de di­vor­cio, de tu­te­la, de eman­ci­pa­ción, de pa­tri­mo­nio fa­mi­liar, tam­bién lo es que eran só­lo des­de esa épo­ca pa­ra el Dis­tri­to Fe­de­ral y los Te­rri­to­rios Fe­de­ra­les que ha­bía en­ton­ces; co­mo de­cía­mos al des­apa­re­cer és­tos por man­da­to de la ley en el año 2000, el úni­co Te­rri­to­rio Fe­de­ral que que­da­ba a par­tir de esa épo­ca era el re­clu­so­rio de las Is­las Ma­rías; que hoy de­vino en un cen­tro tu­rís­ti­co, y en con­se­cuen­cia no hay dón­de apli­car las nor­mas del De­re­cho Fa­mi­liar a ni­vel fe­de­ral; ade­más co­mo ex­pli­ca­mos al prin­ci­pio de es­ta no­ta, no exis­ten las nor­mas fe­de­ra­les de De­re­cho Fa­mi­liar.

NO EXIS­TE EL DE­RE­CHO FA­MI­LIAR FE­DE­RAL

En una bre­ve es­tan­cia que tu­vi­mos cuan­do ocu­pa­mos el car­go de se­na­do­res de la Re­pú­bli­ca en el año 2012 al fi­nal de es­ta Le­gis­la­tu­ra, la pri­me­ra ini­cia­ti­va que pre­sen­té era un pro­yec­to de Có­di­go Fa­mi­liar Fe­de­ral pa­ra el país, bus­can­do la re­for­ma a los ar­tícu­los cons­ti­tu­cio­na­les que per­mi­tie­ran a la Cá­ma­ra de Dipu­tados y a la de Se­na­do­res en su mo­men­to, po­der re­ci­bir las fa­cul­ta­des que les per­mi­tie­ran le­gis­lar en la ma­te­ria; por­que co­mo es sa­bi­do, lo que no es­té ex­pre­sa­do en la Cons­ti­tu­ción son fa­cul­ta­des re­ser­va­das a los Es­ta­dos.

No lo­gra­mos que es­to se apro­ba­ra; tam­po­co que se mo­di­fi­ca­ran las cues­tio­nes pa­ra crear el De­re­cho Fa­mi­liar Fe­de­ral, y si­guen sien­do –es­to es im­por­tan­te ra­ti­fi­car­lo- 32 có­di­go ci­vi­les que el país tie­ne; de ellos, 8 han se­pa­ra­do las nor­mas de De­re­cho Fa­mi­liar pa­ra crear tus pro­pios Có­di­gos Fa­mi­lia­res, por ejem­plo Hi­dal­go des­de 1983; Za­ca­te­cas; Mo­re­los; San Luis Po­to­sí; Yu­ca­tán; So­no­ra; Si­na­loa; y en es­tos Es­ta­dos que no es­tá in­flui­do la Ciu­dad de Mé­xi­co ni el Dis­tri­to Fe­de­ral, por­que en su mo­men­to quie­nes pre­si­die­ron los tri­bu­na­les su­pe­rio­res de jus­ti­cia de la ciu­dad, y que des­gra­cia­da­men­te es­to sigue has­ta aho­ra, han acu­sa­do una im­pre­sio­nan­te ig­no­ran­cia, y se­gu­ra­men­te con­duc­tas do­lo­sas y de ma­la fe, por­que es inex­pli­ca­ble que la Ciu­dad de Mé­xi­co con 9 mi­llo­nes de habitantes, y 52 Juz­ga­dos Fa­mi­lia­res, de ellos 10 Ora­les...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.