|

El Sol de Cuernavaca - - Cultura -

La in­ter­ac­ción de la co­mu­ni­dad con el per­so­nal del INAH fue par­te im­por­tan­te pa­ra la apro­pia­ción del pa­tri­mo­nio. Se con­ta­bi­li­za­ron cer­ca de cua­tro mil vi­si­tan­tes en la pri­me­ra temporada de tra­ba­jo de cam­po del año 2016.

Tam­bién se desa­rro­lla­ron dia­ria­men­te breves char­las de di­vul­ga­ción, así co­mo aten­ción a me­dios de co­mu­ni­ca­ción, to­do con el va­lio­so apo­yo de las au­to­ri­da­des lo­ca­les y mu­ni­ci­pa­les de la en­ti­dad. A la ac­ti­vi­dad de es­tu­dian­tes y co­le­gas que con­for­ma­ron el gru­po coad­yu­van­te, por par­te del Cen­tro INAH Gue­rre­ro: Jo­sé Luis Ló­pez Suá­rez, Héc­tor To­rres Cal­de­rón, Lu­cio Suas­te­gui Her­nán­dez, Lau­ra Na­ti­vi­dad Sal­ga­do Gar­cía, Da­ya­na Rey­na Mo­li­na, Mi­guel Pé­rez Negrete, Citla­li Mo­re­na Ma­yo, Cuauh­té­moc Re­yes Ál­va­rez, y del Cen­tro INAH Mo­re­los: Vic­tor Ma­nuel Guz­mán Vi­lla, Ale­jan­dro Ávi­la Be­llo y Jor­ge Mo­ra­les Bri­to, cu­ya ac­ti­vi­dad en las di­ver­sas eta­pas de ex­plo­ra­ción, de lim­pie­za, de ha­bi­li­ta­ción del in­mue­ble per­mi­tie­ron que el pa­sa­do 23 de no­viem­bre de 2018, se abrie­ra el Mu­seo de la Ba­lle­na en la lo­ca­li­dad (fo­to 4 y 5).

Es­tas ac­ti­vi­da­des ge­ne­ra­ron un pro­ce­so de re­co­no­ci­mien­to del fó­sil co­mo pa­tri­mo­nio.

Fó­si­les co­mo el de es­ta ba­lle­na son mues­tra del pa­sa­do me­ga­di­ver­so con el que man­te­ne­mos una co­ne­xión ple­na, ya que to­dos so­mos la hue­lla de la vi­da en la tie­rra.

AL­GU­NAS PER­CEP­CIO­NES CUL­TU­RA­LES DE LAS BA­LLE­NAS

Los se­res hu­ma­nos tie­nen una fas­ci­na­ción por los ani­ma­les gi­gan­tes: los di­no­sau­rios, los ma­muts, los pe­re­zo­sos te­rres­tres y las ba­lle­nas, dan cuen­ta de ello. Sin con­tar los in­nu­me­ra­bles mons­truos que han po­bla­do los mi­tos y le­yen­das de di­ver­sos pueblos. Pe­ro, co­mo se­ña­ló el an­tro­pó­lo­go Le­vi­strauss, pa­ra que un ani­ mal sea usa­do por una cul­tu­ra, de­be ser pri­me­ro co­no­ci­do. De ese sa­ber, sur­gi­rá su apro­ve­cha­mien­to, des­de lo bá­si­co has­ta lo sim­bó­li­co.

Las in­te­rac­cio­nes en­tre los hu­ma­nos y las ba­lle­nas son an­ti­guas, pe­ro ini­cial­men­te es­tán aso­cia­das con los pueblos con eco­no­mías pes­que­ras y con há­bi­tat cos­te­ro, con una dis­po­ni­bi­li­dad in­me­dia­ta. Ya lue­go des­de el si­glo XIX, con la ma­si­fi­ca­ción de los pro­duc­tos, es­te co­no­ci­mien­to se di­fun­de y se amplía, prác­ti­ca­men­te a to­das las cul­tu­ras, a par­tir de los cuen­tos, no­ve­las, pe­lí­cu­las, en­tre otros me­dios. Es­to nos ha lle­va­do a co­no­cer la di­ver­si­dad de his­to­rias que las so­cie­da­des han ela­bo­ra­do al­re­de­dor de es­te gru­po ani­mal. Mo­ti­va­do por la re­cien­te inau­gu­ra­ción del Mu­seo de la Ba­lle­na, en Pun­ta Mal­do­na­do, Gue­rre­ro, es que se re­co­pi­lan al­gu­nas de ellas.

Una de las re­fe­ren­cias es­cri­tas más an­ti­guas so­bre el co­no­ci­mien­to de las ba­lle­nas es la de Aris­tó­te­les, quien gra­cias a sus via­jes con los ma­ri­ne­ros por el Me­di­te­rrá­neo lle­gó a co­no­cer a di­ver­sos ce­tá­ceos. A es­tos los re­la­cio­nó con los ma­mí­fe­ros, gra­cias a que ob­ser­vó que eran ani­ma­les que pa­rían al igual que los ma­mí­fe­ros te­rres­tres, cla­si­fi­có los gru­pos de ce­tá­ceos en ba­lle­nas, las que po­seen bar­bas y los que tie­nen dien­tes; ade­más, fue uno de los pri­me­ros que des­cri­bió a la ba­lle­na azul, el ma­mí­fe­ro más gran­de del pla­ne­ta. Tam­bién des­cri­bió a va­rios delfines, pe­ro, en ge­ne­ral, los grie­gos y los pueblos cos­te­ros del Me­di­te­rrá­neo co­no­cían de ba­lle­nas, ya que se en­cuen­tran re­pre­sen­ta­das en pin­tu­ras al fres­co en Cre­ta. Ade­más, exis­te el mi­to grie­go de que Per­seo de­rro­tó a una gran cria­tu­ra ma­ri­na lla­ma­da Ce­to, de don­de se des­pren­de la pa­la­bra “ce­tá­ceo”.

Los pueblos cos­te­ros des­cu­bren que las ba­lle­nas pue­den pro­veer­les de la gra­sa y la car­ne, así co­mo los hue­sos y las bar­bas, que po­dían trans­for­mar­se en he­rra­mien­tas. Las pri­me­ras evi­den­cias del apro­ve­cha­mien­to de ba­lle­nas se pue­den re­mon­tar en­tre 6 y 8 mil años an­tes del pre­sen­te (AP), tan­to en Co­rea co­mo en Ita­lia; mien­tras que en Alas­ka se ha­llan da­tos a par­tir de los 3 mil años AP. El mé­to­do prin­ci­pal de ca­ce­ría era muy ar­te­sa­nal, me­dian­te una es­pe­cie de aco­rra­la­mien­to, los pe­que­ños bo­tes ro­dea­ban al ani­mal y se in­ter­po­nían en­tre la cos­ta y mar, tra­tan­do de em­pu­jar­lo a tie­rra pa­ra que en­ca­lla­ra, don­de era sa­cri­fi­ca­do. Pos­te­rior­men­te, se co­men­za­ron a usar los ar­po­nes y las cuer­das, pa­ra he­rir­lo, y lue­go arras­trar­lo a la cos­ta, don­de fi­nal­men­te mo­ría.

/

COR­TE­SÍA

Los ves­ti­gios ex­pec­ta­ción/ en­con­tra­dos cau­sa­ron

Res­tos óseos de la ba­lle­na bar­ba­da en el MU­SEO/COR­TE­SÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.