La dispu­ta por 31 to­ne­la­das del oro ve­ne­zo­lano

El Sol de Cuernavaca - - Análisis - Héc­tor Mu­ñoz

No se tra­ta de un Ga­león hun­di­do en el océano con 31 to­ne­la­das de oro, se tra­ta de lo que en bre­ve, el Tri­bu­nal de Ape­la­cio­nes de Lon­dres de­be­rá de­ter­mi­nar si la Ad­mi­nis­tra­ción del pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro o si el opo­si­tor Juan Guai­dó, pue­den dis­po­ner del oro de Ve­ne­zue­la de­po­si­ta­do en el Ban­co de In­gla­te­rra (BoE), va­lo­ra­do en mil 300 mi­llo­nes de eu­ros y en el que se ha cen­tra­do la dispu­ta de los dos ri­va­les po­lí­ti­cos.

Ape­nas el jue­ves pa­sa­do, re­pre­sen­tan­tes le­ga­les de am­bas par­tes pre­sen­ta­ron los úl­ti­mos ale­ga­tos, y se abrió pa­so a la de­li­be­ra­ción pa­ra emi­tir un dic­ta­men, aun­que no se des­car­ta que el ca­so se tras­la­de pos­te­rior­men­te al Tri­bu­nal Su­pre­mo, má­xi­ma ins­tan­cia ju­di­cial en el Reino Uni­do.

Las au­to­ri­da­des ju­di­cia­les bri­tá­ni­cas tie­nen en sus ma­nos un asun­to con más tono po­lí­ti­co que mo­ne­ta­rio, ya que bas­ta re­cor­dar que el Reino Uni­do se su­mó en su mo­men­to al re­co­no­ci­mien­to de la pre­si­den­cia in­te­ri­na de Guai­dó, jun­to con medio cen­te­nar de naciones.

Uno de los ar­gu­men­tos que pre­ten­de ha­cer va­ler la de­fen­sa del lí­der opo­si­tor es que en ese en­ton­ces Lon­dres lo ad­mi­tió co­mo pre­si­den­te y je­fe de Es­ta­do en Ve­ne­zue­la, pe­ro su con­tra­par­te sos­tie­ne que se man­tie­nen las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas, ya que en la prác­ti­ca si­gue tra­tan­do con el ré­gi­men ac­tual y sus em­ba­ja­do­res.

De he­cho, el opo­nen­te al ré­gi­men ve­ne­zo­lano ya ob­tu­vo un fa­llo fa­vo­ra­ble en una pri­me­ra ins­tan­cia ape­nas ha­ce un par de me­ses, cuan­do el Tri­bu­nal Su­pe­rior Bri­tá­ni­co le con­ce­dió la po­tes­tad so­bre las 31 to­ne­la­das de oro, que tu­vo co­mo an­te­ce­den­te el re­cha­zo de BoE a aten­der una pe­ti­ción de Ma­du­ro pa­ra tras­pa­sar 930 mi­llo­nes de eu­ros de las re­ser­vas a un fon­do de la ONU pa­ra ser usa­dos en la lu­cha con­tra la Covid-19 en el país sud­ame­ri­cano.

La con­tro­ver­sia se ha cen­tra­do so­bre un re­cur­so de va­li­dez de la jun­ta del Ban­co Cen­tral de Ve­ne­zue­la (BCV), nom­bra­da por Ma­du­ro y pre­si­di­da por Ca­lix­to Or­te­ga, y otra de­sig­na­da por Guai­dó en su au­to­nom­bra­do in­te­ri­na­to y que el 2 de ju­lio fue re­co­no­ci­da por el Tri­bu­nal Su­pe­rior.

Co­mo par­te de su dic­ta­men, el Tri­bu­nal de Ape­la­cio­nes tam­bién de­be­rá de­ter­mi­nar si tie­ne ju­ris­dic­ción pa­ra exa­mi­nar en ba­se al de­re­cho ve­ne­zo­lano los nom­bra­mien­tos de Guai­dó en su país, in­clui­dos a la jun­ta del BCV, ya que fue­ron de­cla­ra­dos nu­los por la Jus­ti­cia de Ve­ne­zue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.