Ins­ti­tu­to pa­ra ¿De­vol­ver? al Pue­blo lo Ro­ba­do

El Sol de Cuernavaca - - Análisis - Ro­dri­go Al­pí­zar Em­pre­sa­rio

Las re­nun­cias

y cam­bios en las ad­mi­nis­tra­cio­nes fe­de­ra­les no son una co­sa po­co co­mún. Es los paí­ses de­mo­crá­ti­cos es usual que, cuan­do un fun­cio­na­rio en­fren­ta una si­tua­ción muy es­can­da­lo­sa, sea re­mo­vi­do del car­go. Tam­bién, las di­fe­ren­cias po­lí­ti­cas con otros miem­bros del ga­bi­ne­te o con la pro­pia Pre­si­den­cia son fac­to­res pa­ra lle­var a la di­mi­sión de los ti­tu­la­res de de­pen­den­cias.

Sin em­bar­go, hay una se­ñal de aler­ta cuan­do las re­nun­cias van acom­pa­ña­das de de­nun­cias de co­rrup­ción y con­flic­to de in­te­rés con­tra el ac­tual go­bierno o cuan­do se re­nun­cia por con­si­de­rar que las po­lí­ti­cas prin­ci­pa­les del man­da­ta­rio en cur­so, ca­re­cen de sus­ten­to.

En la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción hay dos ca­sos muy re­le­van­tes al res­pec­to. Cuan­do Car­los Ur­zúa re­nun­ció a la Se­cre­ta­ria de Ha­cien­da, hi­zo pú­bli­ca una car­ta don­de se con­fir­ma­ba lo que mu­chos ex­per­tos ha­bían se­ña­la­do des­de la cam­pa­ña: no se pue­de ase­gu­rar el fun­cio­na­mien­to del go­bierno a par­tir de una po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca ex­tre­mis­ta y ba­jo la anacró­ni­ca ban­de­ra ideo­ló­gi­ca de la aus­te­ri­dad re­pu­bli­ca­na. Ape­nas ha­bían pa­sa­do 6 me­ses de la to­ma de pro­tes­ta y el ce­re­bro eco­nó­mi­co de la Pre­si­den­cia re­nun­cia­ba por no en­con­trar con­cor­dan­cia en­tre lo pro­pues­to y lo de­ci­di­do.

El otro ca­so la re­cien­te es la re­nun­cia de Jai­me Cár­de­nas Gar­cía al Ins­ti­tu­to pa­ra De­vol­ver al Pue­blo lo Ro­ba­do (IN­DEP), lue­go de es­ca­sos tres me­ses en el car­go. Se su­po­ne que el IN­DEP se­ría la ins­ti­tu­ción que ope­ra­ría la gran pro­me­sa de que los bie­nes y re­cur­sos in­cau­ta­dos a fun­cio­na­rios co­rrup­tos y de­co­mi­sa­dos al cri­men or­ga­ni­za­do, se re­gre­sa­rían a la gen­te. Hoy, ese Ins­ti­tu­to pre­sen­ta “irre­gu­la­ri­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas” ta­les co­mo con­tra­tos a mo­do pa­ra em­pre­sas cer­ca­nas a la ad­mi­nis­tra­ción ac­tual, co­rrup­ción de par­te de ser­vi­do­res pú­bli­cos y otras fal­tas que aten­tan con­tra la su­pues­ta mi­sión de co­rre­gir da­ños pa­tri­mo­nia­les del pa­sa­do.

Am­bas re­nun­cias lla­man la aten­ción par­ti­cu­lar­men­te por­que las hi­cie­ron dos in­te­lec­tua­les res­pe­ta­dos en sus áreas, sin es­cán­da­los po­lí­ti­cos y con­fia­bles an­te la opi­nión pú­bli­ca: Car­los Ur­zúa, quien sí en­ten­dió la te­sis de Da­ni Ro­drik so­bre las ba­ses de una po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca exi­to­sa y bus­có apli­car­la a las pro­pues­tas de la 4T, y Jai­me Cár­de­nas, quien en 2012 do­cu­men­tó y de­nun­ció an­te el hoy INE, la trans­fe­ren­cia

Es­ta­mos a me­nos de 40 días de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en Es­ta­dos Uni­dos y no po­de­mos de­jar pa­sar és­ta ál­gi­da com­pe­ten­cia que sue­le dar gi­ros sor­pre­si­vos en oc­tu­bre, ya sea por la fil­tra­ción de al­gu­na nota es­can­da­lo­sa que in­vo­lu­cre a los can­di­da­tos de am­bos par­ti­dos.

de re­cur­sos de cam­pa­ña del en­ton­ces can­di­da­to Pe­ña Nie­to a be­ne­fi­cia­ros de pro­gra­mas so­cia­les, me­dian­te el ver­gon­zo­so Mo­nex­ga­te.

Cuan­do los per­fi­les más res­pe­ta­dos em­pie­zan a ba­jar­se del bar­co y so­lo se que­dan los in­con­di­cio­na­les del pre­si­den­te, no so­lo se aten­ta con­tra la bue­na con­duc­ción del país, sino que se cie­rra la po­si­bi­li­dad de­mo­crá­ti­ca de di­sen­tir.

¿QUÉESLASOR­PRESADE OC­TU­BRE Y PORQ UE DE­BE INTERESARN­OS?

Por otra par­te, es­ta­mos a me­nos de 40 días de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en Es­ta­dos Um­ni­dos y no po­de­mos de­jar pa­sar és­ta ál­gi­da com­pe­ten­cia que sue­le dar gi­ros sor­pre­si­vos en el mes de oc­tu­bre, ya sea por la fil­tra­ción de al­gu­na nota es­can­da­lo­sa que in­vo­lu­cre a los can­di­da­tos y a su círcu­lo más cer­cano o por­que el pre­si­den­te-can­di­da­to to­mé una de­ci­sión drás­ti­ca que le ayu­de a re­mon­tar en las en­cues­tas. Es­te mes siem­pre es de gran ex­pec­ta­ti­va por­que sue­le in­cli­nar la ba­lan­za en fa­vor de al­gún can­di­da­to.

A es­to se le lla­ma “la sor­pre­sa de oc­tu­bre” y ya es un clá­si­co de las elec­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses. En su­ma, hay ele­men­tos pa­ra pen­sar que el pró­xi­mo mes ve­re­mos un mo­vi­mien­to com­ple­jo que po­dría mo­ver los ya ten­sos hi­los que su­je­tan al es­ce­na­rio in­ter­na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.