Anexos de Ira­pua­to, sin apo­yo, di­cen los due­ños

El Sol de Cuernavaca - - Nacional - OS­CAR RE­YES/El

IRA­PUA­TO. En las per­so­nas que es­tán in­ter­na­das y que tra­ba­jan en cen­tros de reha­bi­li­ta­ción, co­no­ci­dos co­mo anexos, la he­ri­da aún es­tá abier­ta, pues no olvidan que ha­ce tres me­ses ocu­rrió una de las ma­sa­cres que más han cons­ter­na­do a los gua­na­jua­ten­ses, el ase­si­na­to de 27 per­so­nas que bus­ca­ban des­in­to­xi­car­se de las dro­gas a las que eran adic­tos.

“Na­da ha cam­bia­do, pa­re­cie­ra que quie­ren des­apa­re­cer a los anexos en vez de tra­ba­jar con no­so­tros”, di­jo Ni­co­lás Pé­rez Pon­ce, pre­si­den­te de los Cen­tros de Reha­bi­li­ta­ción Uni­dos del Ba­jío (CRUB), quien se­ña­ló que las se­ma­nas pos­te­rio­res al ata­que en el anexo Bus­can­do el ca­mino a mi recuperaci­ón, de la co­mu­ni­dad de Aran­das, en Ira­pua­to, en vez de es­ta­ble­cer un tra­ba­jo con­jun­to y di­se­ñar una es­tra­te­gia integral pa­ra tra­ba­jar en su re­gu­la­ri­za­ción e in­te­grar­los a las po­lí­ti­cas pú­bli­cas con­tra las adic­cio­nes, “se de­di­ca­ron a per­se­guir­nos”.

Pé­rez Pon­ce di­jo que son más de cin­co mil las per­so­nas con adic­cio­nes que son tra­ta­das en es­tos cen­tros de reha­bi­li­ta­ción “y ce­rrar es­tos lu­ga­res es echar­los a la ca­lle, de­jar­los a ex­pen­sas de la de­lin­cuen­cia, de­jar­los a su suer­te, con­de­nar­los a que ro­ben y has­ta con­de­nar­los a la muer­te”.

"Se tra­ba­ja con mie­do, pe­ro no po­de­mos de­jar so­las a las per­so­nas", fi­na­li­zó

DU­RAN­TE julio hu­bo va­rios anexos que ce­rra­ron tras el de Aran­das, pe­ro du­ran­te agos­to y sep­tiem­bre al­gu­nos re­to­ma­ron ac­ti­vi­da­des

/MAR­CO BE­DO­LLA

Se cum­plen tres me­ses del ata­que al anexo de Aran­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.