Juan Car­los Jai­mes

Bien lo di­jo Armando Bar­tra en su obra “El prin­ci­pio” que el cam­bio de pa­ra­dig­ma que im­pul­sa la 4T es “pri­me­ro los po­bres”, y que es pre­ci­sa­men­te lo que es­tá cau­san­do el em­pa­cho a de­ter­mi­na­dos sec­to­res y gru­pos de po­der: per­so­na­jes que cri­ti­can du­ra­men­te

El Sol de Cuernavaca - - Portada - Juan Car­los Jai­mes

Ló­pez Obra­dor al gra­do de ca­ta­lo­gar­lo co­mo el nue­vo lí­der au­to­ri­ta­rio en Amé­ri­ca La­ti­na.

Aho­ra, si bien es cier­to hay mu­chos te­mas en don­de el go­bierno de la 4T no ha lo­gra­do cum­plir los ob­je­ti­vos pro­me­ti­dos co­mo el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co así co­mo ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad pú­bli­ca, prin­ci­pal­men­te, tam­bién hay que re­sal­tar que se han efec­tua­do una se­rie de ac­cio­nes ten­dien­tes a 1) com­ba­tir el bi­no­mio corrupción-im­pu­ni­dad que ha per­mea­do en las ins­ti­tu­cio­nes al gra­do de acre­cen­tar la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da y por en­de vul­ne­rar el Es­ta­do de De­re­cho, y 2) en­fo­car­se en pro­gra­mas so­cia­les a fa­vor de los sec­to­res más vul­ne­ra­bles que per­mi­tan un desa­rro­llo eco­nó­mi­co, ba­jo el prin­ci­pio de la aus­te­ri­dad re­pu­bli­ca­na que ha si­do otra de las po­lí­ti­cas ob­je­to de crí­ti­cas en vir­tud de los re­cor­tes pre­su­pues­ta­les prin­ci­pal­men­te en ciencia y cul­tu­ra.

Se di­ce que Ló­pez Obra­dor es un per­so­na­je obs­ti­na­do, au­to­ri­ta­rio y una ame­na­za pa­ra la de­mo­cra­cia; sin em­bar­go, lo cier­to es que es un po­lí­ti­co que tie­ne cla­ro que pa­ra que su pro­yec­to de na­ción tras­cien­da y ten­ga con­ti­nui­dad más allá de su res­pec­ti­vo se­xe­nio de­be bo­rrar y re­di­se­ñar ins­ti­tu­cio­nes y le­yes de cor­te neo­li­be­ral que se ha­bían con­fi­gu­ra­do en los úl­ti­mos trein­ta años y que abo­na­ron a la de­sigual­dad so­cial y a la corrupción ins­ti­tu­cio­nal. De tal for­ma que An­drés Manuel Ló­pez Obra­dor, co­mo su­je­to ca­ris­má­ti­co en tér­mi­nos de We­ber, es ló­gi­co el ata­que por par­tes de otros agen­tes de po­der que ven en él y su mo­vi­mien­to co­mo un fac­tor que afec­ta sus in­tere­ses, y que no por na­da obs­ta­cu­li­za­ron su lle­ga­da a la pre­si­den­cia des­de el año 2006.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.