El al­coho­lis­mo co­mo en­fer­me­dad

El Sol de Durango - - Sociales -

Hoy es­ta­mos dis­pues­tos a acep­tar la idea de que, en lo que a no­so­tros con­cier­ne, el al­coho­lis­mo es una en­fer­me­dad, una en­fer­me­dad pro­gre­si­va que “nun­ca pue­de cu­rar­se” pe­ro, al igual que al­gu­nas otras en­fer­me­da­des, pue­de ser de­te­ni­da.

Es­ta­mos de acuer­do en que pa­de­cer una en­fer­me­dad no tie­ne na­da de ver­gon­zo­so, con tal que nos en­fren­te­mos al pro­ble­ma ho­nes­ta­men­te y tra­te­mos de ha­cer al­go pa­ra so­lu­cio­nar­lo.

Es­ta­mos per­fec­ta­men­te dis­pues­tos a ad­mi­tir que so­mos alér­gi­cos al al­cohol y que es sim­ple­men­te de sen­ti­do co­mún el ale­jar­nos de lo que pro­du­ce nues­tra aler­gia.

Aho­ra com­pren­de­mos que una per­so­na, una vez que ha­ya cru­za­do la fron­te­ra in­vi­si­ble en­tre be­ber mu­cho y be­ber con una ob­se­sión al­cohó­li­ca, siem­pre se­gui­rá sien­do al­cohó­li­ca.

Que se­pa­mos no­so­tros, no pue­de re­co­brar nun­ca la ca­pa­ci­dad pa­ra ser “be­be­dor so­cial o be­be­dor nor­mal”.

Te­ne­mos que vi­vir re­co­no­cien­do el sen­ci­llo he­cho de que “una vez al­cohó­li­co, al­cohó­li­co pa­ra siem­pre”.

He­mos apren­di­do tam­bién que hay po­cas al­ter­na­ti­vas pa­ra los al­cohó­li­cos. Si si­guen be­bien­do, su pro­ble­ma con­ti­nua­ra em­peo­ran­do pro­gre­si­va­men­te; pa­re­ce cier­to que están des­ti­na­dos a los ba­rrios ba­jos, los hos­pi­ta­les, las cár­ce­les u otras ins­ti­tu­cio­nes, o a una muer­te pre­ma­tu­ra.

La úni­ca al­ter­na­ti­va es de­jar de be­ber com­ple­ta­men­te, abs­te­ner­se de to­mar si­quie­ra la más mí­ni­ma can­ti­dad de al­cohol en cual­quier for­ma.

Si están dis­pues­tos a se­guir es­te cur­so, y a apro­ve­char la ayu­da que les es­tá dis­po­ni­ble, una nue­va vi­da pue­de abrir­se pa­ra los al­cohó­li­cos.

En nues­tra ca­rre­ra de be­be­do­res hu­bo oca­sio­nes en que es­tá­ba­mos con­ven­ci­dos de que pa­ra con­tro­lar la be­bi­da no te­nía­mos que ha­cer más que de­jar de be­ber des­pués del se­gun­do trago, o del quin­to, o cual­quier otro nú­me­ro.

Po­co a po­co lo­gra­mos dar­nos cuen­ta de que no era el quin­to ni el dé­ci­mo ni el vi­gé­si­mo el que nos em­bo­rra­cha­ba, sino el pri­me­ro.

El pri­mer trago era el que nos ha­cía da­ño. Con el pri­mer trago nos subía­mos al ca­rru­sel. Era el pri­mer trago el que desata­ba la reac­ción en ca­de­na del pen­sa­mien­to al­cohó­li­co que nos con­du­cía a be­ber de ma­ne­ra des­con­tro­la­da.

En Al­cohó­li­cos Anó­ni­mos (AA) te­ne­mos un refrán que lo ex­pre­sa: “Pa­ra un al­cohó­li­co un trago no es de­ma­sia­do y mil no son su­fi­cien­tes”.

Otra co­sa que mu­chos de no­so­tros apren­di­mos du­ran­te nues­tros días de be­be­do­res fue que la so­brie­dad for­za­da no era en ge­ne­ral una ex­pe­rien­cia agra­da­ble.

Al­gu­nos de no­so­tros de vez en cuan­do po­día­mos man­te­ner­nos so­brios du­ran­te un pla­zo de días, de se­ma­nas o in­clu­so de años.

Pe­ro no dis­fru­tá­ba­mos de nues­tra so­brie­dad. Nos sen­tía­mos co­mo már­ti­res. Nos em­pe­ñá­ba­mos en es­pe­rar la ho­ra en que pu­dié­ra­mos vol­ver a be­ber.

Aho­ra que es­ta­mos en Al­cohó­li­cos Anó­ni­mos (AA) te­ne­mos un nue­vo pun­to de vis­ta so­bre la so­brie­dad. Dis­fru­ta­mos de una sen­sa­ción de li­ber­tad, de ser li­be­ra­dos aun del de­seo de be­ber.

Ya que no po­de­mos es­pe­rar be­ber nor­mal­men­te en nin­gún tiem­po fu­tu­ro, nos con­cen­tra­mos en vi­vir una vi­da ple­na sin al­cohol hoy.

No hay na­da en ab­so­lu­to que po­da­mos ha­cer res­pec­to al día de ayer.

Y ma­ña­na nun­ca viene. Hoy es el úni­co día por el que te­ne­mos que preo­cu­par­nos.

Sa­be­mos por ex­pe­rien­cia que aun el “peor bo­rra­cho” pue­de pa­sar 24 ho­ras sin un trago.

Pue­de que ten­gan que apla­zar el pró­xi­mo trago por una ho­ra, o un minuto, pe­ro des­cu­bren que se pue­de apla­zar por al­gún pe­rio­do de tiem­po.

Cuan­do oí­mos hablar de Al­cohó­li­cos Anó­ni­mos (AA) por pri­me­ra vez, nos pa­re­ció un mi­la­gro que una per­so­na que ha­bía si­do un be­be­dor ver­da­de­ra­men­te des­con­so­la­do, pu­die­ra lo­grar la cla­se de so­brie­dad de la que ha­bla­ban los miem­bros ve­te­ra­nos de Al­cohó­li­cos Anó­ni­mos (AA).

Al­gu­nos de no­so­tros ten­día­mos a cree que nues­tro be­ber era de al­gún ti­po es­pe­cial, que nues­tras ex­pe­rien­cias ha­bían si­do dis­tin­tas”, que Al­cohó­li­cos Anó­ni­mos (AA) po­día dar re­sul­ta­dos pa­ra otra gen­te, pe­ro pa­ra no­so­tros no po­dría ha­cer na­da.

Otros que no su­fría­mos tan gra­ves he­ri­das por nues­tro be­ber, ra­zo­ná­ba­mos que, aun­que Al­cohó­li­cos Anó­ni­mos (AA) les fue­se de mu­cha ayu­da a los bo­rra­chos per­di­dos de los ba­rrios ba­jos, no­so­tros pro­ba­ble­men­te po­dría­mos tra­tar el pro­ble­ma por no­so­tros mis­mos.

Nues­tra ex­pe­rien­cia en Al­cohó­li­cos Anó­ni­mos (AA) nos ha en­se­ña­do dos co­sas im­por­tan­tes.

En pri­mer lu­gar, to­dos los al­cohó­li­cos se ven con­fron­ta­dos con los mis­mos pro­ble­mas bá­si­cos, ya sea que va­yan men­di­gan­do pa­ra po­der com­prar una cer­ve­ci­ta o tra­ba­jen co­mo eje­cu­ti­vos de al­gu­na em­pre­sa gran­de.

Se­gun­do, aho­ra sa­be­mos que el pro­gra­ma de Al­cohó­li­cos Anó­ni­mos (AA) de re­cu­pe­ra­ción da re­sul­ta­dos pa­ra ca­si cual­quier al­cohó­li­co que sin­ce­ra­men­te desee que los dé, sin im­por­tar cuá­les sean sus an­te­ce­den­tes, su pro­ce­den­cia o su cos­tum­bre par­ti­cu­lar de be­ber.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.