El gri­to de los ni­ños; los muertos vi­vien­tes; elec­cio­nes en la Fra­ter­ni­dad y un chis­to­re­te No só­lo por ser sep­tiem­bre

El Sol de Durango - - Analisis -

el mes pa­trio, sino du­ran­te to­do el año, es ne­ce­sa­rio in­cul­car en los ni­ños el amor a es­te ma­ra­vi­llo­so país que nos enor­gu­lle­ce y nos enamo­ra a pe­sar de to­do, por ello dé­jen­me con­tar­les que el pa­sa­do vier­nes, al re­co­ger a mi nie­te­ci­ta en la Es­cue­la Ane­xa a la Nor­mal, sa­lu­dé a la efi­cien­te y muy gua­pa di­rec­to­ra Mtra. Paty Ca­ma­cho, con su ves­tua­rio y es­pí­ri­tu me­xi­cano, pues la oca­sión lo ame­ri­ta­ba, pues co­mo ca­da año, des­de un bal­cón que da al pa­tio de re­creo se es­ce­ni­fi­có la ce­re­mo­nia del gri­to de In­de­pen­den­cia, o sea la pri­me­ra trans­for­ma­ción, a car­go de la pro­pia di­rec­to­ra, aún emo­cio­na­da me pla­ti­có la for­ma tan en­tu­sias­ta y vi­go­ro­sa con que co­rea­ban con ¡vi­vas! la men­ción de Hidalgo, Mo­re­los, Aldama, la Co­rre­gi­do­ra, Allende, Aba­so­lo e Itur­bi­de, que ca­si per­día la voz por un nu­do en su gar­gan­ta al oír los gri­tos de sus ni­ños y su muy me­xi­cano atuen­do,… ¡Fe­li­ci­da­des Maestra!, el pa­trio­tis­mo es par­te de la en­se­ñan­za.

LOS MUERTOS VI­VIEN­TES.- Que no se tra­ta de tan­tos priis­tas que ma­ta­ron a su par­ti­do y aho­ra tra­tan de “re­vi­vir­lo” con los mis­mos “ma­tao­res”. Lo que voy a co­men­tar es so­bre una se­rie te­le­vi­si­va en que mi­les de “zom­bies” o sea muertos vi­vien­tes, muy ma­la­ca­rien­tos y fa­chien­tos, avan­zan sin rum­bo de­fi­ni­do, gru­ñen­do y des­tro­zan­do to­do a su pa­so, cual mar­cha de maes­tros de la CNTE, sin que na­die se­pa de qué pan­teo­nes sa­lie­ron y el por­qué desean ma­tar a otros en vez de ma­tar­se en­tre ellos, qui­zá por­que ello se­ría con­tra­dic­to­rio pues ya están “mo­ri­dos” ( Pe­ña Nie­to di­xit), aun­que co­mo di­cen en las pe­lí­cu­las, cual­quier pa­re­ci­do en­tre los muertos vi­vien­tes y los par­ti­dos, es pura coin­ci­den­cia.

ELEC­CIO­NES EN LA FRA­TER­NI­DAD JUÁREZ.- De con­for­mi­dad a sus es­ta­tu­tos y en vir­tud de ha­ber trans­cu­rri­do con ex­ce­so los dos años que de­be du­rar la me­sa di­rec­ti­va, se es­tá di­fun­dien­do en­tre sus in­te­gran­tes ac­ti­vos, que su­pe­ran la ci­fra de 35 fra­ter­nos, la con­vo­ca­to­ria a una Asam­blea pa­ra la elec­ción de nue­vos di­rec­ti­vos en fe­cha aún

por con­fir­mar, lo cual nos da gus­to pues es ne­ce­sa­rio re­co­brar las ac­ti­vi­da­des y el pres­ti­gio del gru­po que mu­chos du­ran­guen­ses iden­ti­fi­ca­ban co­mo el más re­pre­sen­ta­ti­vo del Jua­ris­mo, si es us­ted fra­terno y desea reac­ti­var­se acu­da a la Li­bre­ría Vargas o lla­me al 8-11-65-19 con el sus­cri­to.

EL CHIS­TE DE HOY.- Con mo­ti­vo de la Re­for­ma Edu­ca­ti­va lle­gó un ins­pec­tor a rea­li­zar una eva­lua­ción sorpresa a una es­cue­la pri­ma­ria, con­sis­ten­te en la iden­ti­fi­ca­ción de co­lo­res y pre­gun­ta­ba en­se­ñan­do tar­je­tas muy co­lo­ri­das: -A ver ni­ños, ¿qué co­lor es és­te? –Ama­ri­llo, con­tes­ta­ba una ni­ña-. ¿ Ama­ri­llo qué? -in­sis­tía. -¡Ama­ri­llo ca­na­rio! Bien ni­ña, aho­ra ¿ quién me di­ce de qué co­lor es es­ta tar­je­ta? -Ver­de -de­cía otro ni­ño. ¿Ver­de qué? -ver­de pe­ri­co... Así fue­ron iden­ti­fi­ca­dos los co­lo­res y sus to­nos, y en­ton­ces de dio cuen­ta el ins­pec­tor, que era muy mo­reno, que no le ha­bía pre­gun­ta­do a Pe­pi­to a pe­sar de que le­van­ta­ba la mano. Co­mo ya no ha­bía tar­je­tas, le pre­gun­tó el Pro­fe.: - A ver ni­ño, ¿ de qué co­lor soy yo? - Ne­gro- res­pon­de Pe­pi­to. El maes­tro in­sis­te -¿ne­gro qué? -Ne­gro hi­jo de su pe­lo­na… ¡Has­ta quio­ras se le an­to­jó pre­gun­tar­me!

HAS­TA LA PRÓ­XI­MA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.