Hoy ha­ce 50 años, Ale­jan­dro Páez Ur­qui­di rin­dió pro­tes­ta co­mo go­ber­na­dor de Du­ran­go El 16 de sep­tiem­bre de

El Sol de Durango - - Nacional -

1968, el in­ge­nie­ro Ale­jan­dro Páez Ur­qui­di rin­dió pro­tes­ta co­mo go­ber­na­dor del es­ta­do pa­ra el pe­río­do de 1968-1974, lue­go de una eta­pa con­vul­sa en la his­to­ria de la en­ti­dad, don­de hu­bo dos años an­tes, la úl­ti­ma des­apa­ri­ción to­tal de po­de­res de una en­ti­dad, un man­da­to pro­vi­sio­nal y ha­ber cum­pli­do su pa­la­bra de ter­mi­nar el se­xe­nio, pe­se a los au­gu­rios que se­ría de­pues­to.

secretario ge­ne­ral de go­bierno quien años más tar­de se­ría go­ber­na­dor, Án­gel Ser­gio Gue­rre­ro Mier. De­pu­so al an­te­rior, el abo­ga­do Je­sús Es­tra­da Chá­vez, cu­ya ho­no­ra­bi­li­dad fue in­ca­paz de re­sol­ver pro­ble­mas so­cia­les. Des­ti­tu­yó al Ma­yor Adal­ber­to Pal­ma co­mo Di­rec­tor de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca, cu­ya arro­gan­cia ofen­dió mu­cho. Al Te­nien­te Car­los Hidalgo Eddy, ar­bi­tra­rio y pre­po­ten­te. Del gru­po de co­la­bo­ra­do­res que im­por­tó, só­lo que­dó el Ca­pi­tán Edmundo Sa­li­nas, Je­fe de Ayu­dan­tes, a quien la so­cie­dad le re­co­no­ció el no­ble ges­to de do­nar el se­gu­ro de vi­da de sus hi­jos Edmundo y Car­los, que pe­re­cie­ron en trá­gi­co ac­ci­den­te en el an­ti­guo cam­po aé­reo y la es­cue­la “Her­ma­nos Sa­li­nas” la pa­gó ín­te­gra de su bol­si­llo. Con ex­cep­ción de ASGM, los de­más ci­ta­dos ya fa­lle­cie­ron.

De 1970 a 1972 Du­ran­go al­can­zó un gra­do de de­sa­rro­llo in­dus­trial sin pre­ce­den­te, aun cuan­do in­su­fi­cien­te pa­ra los sueños. Hu­bo cal­ma po­lí­ti­ca gra­cias al nue­vo con­cep­to de go­ber­nan­za, de la mano del pue­blo, no contra el pue­blo. En la ciu­dad se inau­gu­ra­ron nue­vas fac­to­rías, ho­te­les, co­mer­cios. Se abrió el ac­tual Bu­le­var Fran­cis­co Villa. El 6 de sep­tiem­bre co­men­zó la era del “jet”. Por sus ges­tio­nes se cons­tru­yó el ac­tual Ae­ro­puer­to que fue de­to­nan­te pa­ra la ex­pan­sión de la industria del cine ti­po wes­tern. Du­ran­te 38 años nun­ca hu­bo un per­can­ce y és­te lle­gó el pa­sa­do agos­to con la caída de un avión de Ae­ro­mé­xi­co.

En esos años se en­tre­ga­ron al pue­blo ins­ti­tu­cio­nes de sa­lud co­mo el IMSS e ISSS­TE. Se du­pli­có la ca­pa­ci­dad de ener­gía eléc­tri­ca y las es­cue­las al me­dio ru­ral, Se tri­pli­có el sub­si­dio fe­de­ral y hu­bo in­ver­sio­nes ex­ter­nas pa­ra asom­bro de to­dos. Im­pul­só el ma­yor apro­ve­cha­mien­to del bos­que en to­dos los cam­pos, sin em­bar­go fra­ca­só Pro­duc­tos Fo­res­ta­les Me­xi­ca­nos por mez­quin­da­des y ce­los de fun­cio­na­rios. Im­pul­só nue­vos cul­ti­vos co­mo la siem­bra de gi­ra­sol, pe­ro pu­die­ron más las tra­di­cio­nes de sem­brar maíz y fri­jol a pe­sar de la bo­nan­za que ofre­cían las se­mi­llas.

En 1973 se em­pe­zó a vis­lum­brar el ám­bi­to po­lí­ti­co de la su­ce­sión. Otra vez olea­das de pro­tes­tas e in­con­for­mi­dad so­cial. El res­pe­ta­ble cons­ti­tu­yen­te de 1917, Al­ber­to Te­rro­nes Be­ní­tez, asu­mió la in­sur­gen­cia del cam­bio y de­man­dó por se­gun­da vez lle­gar al pa­la­cio de go­bierno, hoy día Mu­seo F. Villa. Por cier­to, es­te man­da­ta­rio fue el pri­me­ro que aler­tó la fra­gi­li­dad co­mo au­tén­ti­co edi­fi­cio co­lo­nial. Las obras de reaco­mo­dos en los ci­mien­tos pro­vo­ca­ron otra cri­sis de cre­di­bi­li­dad, pues fue acu­sa­do de bus­car te­so­ros ocul­tos pa­ra que­dar­se con ellos (sic)-.

APU fue re­em­pla­za­do vía elec­cio­nes por el Doc­tor en Bio­lo­gía Héc­tor Ma­ya­goi­tia Do­mín­guez, quien go­ber­nó cin­co años tres me­ses por ha­ber si­do de­sig­na­do por el Pre­si­den­te M. De la Ma­drid, Di­rec­tor Ge­ne­ral del IPN. Úl­ti­mo fun­cio­na­rio du­ran­guen­se que es re­mo­vi­do de su car­go pa­ra otro en la ad­mi­nis­tra­ción fe­de­ral. Lo re­le­vó el doc­tor en me­di­ci­na ru­ral Sal­va­dor Gá­miz Fer­nán­dez. De ahí has­ta el pre­sen­te go­bierno hu­bo una mis­ma tó­ni­ca de go­bierno ema­na­da de la ideo­lo­gía, hoy cues­tio­na­da del PRI.

Al ter­mi­nar su man­da­to, APU re­gre­só a la Ciu­dad de Mé­xi­co don­de mu­rió. Nun­ca vol­vió a ocu­par car­gos pú­bli­cos. Re­to­mó sus em­pre­sas de cos­mé­ti­cos y ven­dió sus ac­cio­nes en otras. La ex­pro­pia­ción de los ban­cos na­cio­na­les fue ca­tas­tró­fi­ca pa­ra sus fi­nan­zas, sin em­bar­go nun­ca pro­tes­tó la me­di­da adop­ta­da en el úl­ti­mo año de go­bierno de Ló­pez Por­ti­llo.

Le so­bre­vi­ven sus hi­jos, Ale­jan­dra, Ali­cia, Lo­re­na y Ale­jan­dro, quien se­ría al­cal­de en San Pe­dro Gar­za, Nue­vo León por el PAN. Su es­po­sa Ali­cia Ara­gón fa­lle­ció cua­tro años más tar­de y están se­pul­ta­dos jun­tos en la Ciu­dad de Mé­xi­co.

¿QUIE­NES SUPERVIVEN AQUE­LLA TOR­MEN­TO­SA AD­MI­NIS­TRA­CIÓN?

Lic. Án­gel Ser­gio Gue­rre­ro Mier. Se­gun­do Secretario de Go­bierno.

Lic. Ar­man­do Es­pi­no­za Or­te­ga, Ofi­cial Ma­yor y su her­ma­na Pro­fra. Au­re­lia, pri­me­ra mu­jer que pre­si­dió una Le­gis­la­tu­ra en la his­to­ria de Du­ran­go.

Lic. Ma­rio Cha­va­rría Sán­chez. Secretario del Tra­ba­jo y Pre­vi­sión So­cial.

Lic. Juan Pa­blo Ba­di­llo So­to. Di­rec­tor Ge­ne­ral de Trán­si­to y Trans­por­te.

Sri­ta. Ro­sa­li­na Vi­lla­rreal de la Ho­ya. Se­cre­ta­ria Par­ti­cu­lar.

C.P. Adol­fo Dá­vi­la Mon­dra­gón. Se­gun­do Te­so­re­ro Ge­ne­ral.

Lic. Wl­frano Torres San­mar­tín. Di­rec­tor de Pren­sa y Re­la­cio­nes Pú­bli­cas.

Emi­lio Ma­tar Cer­van­tes, Fernando Meraz y Gui­ller­mo Ro­drí­guez G. Sub­di­rec­to­res.

Lic. Ce­ci­lia Torres La­rri­va. Di­rec­to­ra de Ci­ne­ma­to­gra­fía y Tu­ris­mo.

Sr. Ar­tu­ro Gon­zá­lez An­guiano. Se­gun­do Di­rec­tor de la Po­li­cía Ju­di­cial.

Arq. Luis Arias Cas­tro, yerno y Di­rec­tor de Obras Pú­bli­cas. Ra­di­ca en Cam­pe­che.

AL PA­SO DE LOS AÑOS MU­RIE­RON EN DI­FE­REN­TES FE­CHAS.

Ing. Ri­car­do Thom­pson. Di­rec­tor de Agri­cul­tu­ra. Ing. An­to­nio Asián Lo­ya. Sub­di­rec­tor de Obras Pú­bli­cas.

Ing. Héc­tor Ma­rio Gon­zá­lez. Di­rec­tor de Ca­tas­tro. Lic. Ro­que Cha­va­rría. Pro­cu­ra­dor de Jus­ti­cia.

Lic. Epi­fa­nio Ala­nís Ná­var. Secretario de Edu­ca­ción Pú­bli­ca.

Sra. Sil­via Ma­ya­goi­tia, Sub­di­rec­to­ra de Tu­ris­mo y Ci­ne­ma­to­gra­fía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.