Gra­ve aco­so contra triun­fos de­mo­crá­ti­cos an­tor­chis­tas En un so­lo día, el

El Sol de Durango - - Nacional -

diez de sep­tiem­bre, apa­re­cie­ron dos ata­ques me­diá­ti­cos en contra de dos mu­ni­ci­pios en los cua­les triun­fa­ron los can­di­da­tos an­tor­chis­tas a las al­cal­días res­pec­ti­vas: Chi­mal­hua­cán, en el Es­ta­do de Mé­xi­co y San­ta Cla­ra Oco­yu­can, en Pue­bla. Men­ciono es­tos dos ata­ques por ser los más re­cien­tes, pe­ro acla­ro que no son los pri­me­ros ni los úni­cos.

que per­mi­te pre­su­mir que se tra­tó de un bo­le­tín re­dac­ta­do y en­via­do a to­da la pren­sa por una mis­ma mano. Co­mien­za así: “Por la in­se­gu­ri­dad y vio­len­cia, po­bla­do­res ama­ga­ron toma de la al­cal­día de Oco­yu­can”. Lue­go de­ta­lla: “Ase­si­na­tos, se­cues­tros, ro­bos con vio­len­cia e in­go­ber­na­bi­li­dad vi­ven los ha­bi­tan­tes de San­ta Cla­ra Oco­yu­can, por es­ta ra­zón es­te do­min­go efec­tua­ron una reunión en la pla­za cen­tral, don­de ad­vir­tie­ron la toma in­de­fi­ni­da de las ins­ta­la­cio­nes de la pre­si­den­cia mu­ni­ci­pal si el al­cal­de no atien­de la pro­ble­má­ti­ca”. Nó­te­se que se ha­bla de “los ha­bi­tan­tes de San­ta Cla­ra Oco­yu­can”, de­jan­do en­ten­der que se tra­ta de to­dos, o al me­nos de la in­men­sa ma­yo­ría, lo cual es un tru­co muy co­no­ci­do pa­ra in­flar un pro­ble­ma y el pe­li­gro que en­cie­rra de no ser aten­di­do. En se­gun­do lu­gar, nó­te­se que la vio­len­cia que se denuncia no se pre­ci­sa ni cuan­ti­fi­ca pa­ra Oco­yu­can, se men­cio­na en ge­ne­ral, por lo que re­sul­ta ser la mis­ma que vi­ven mu­chí­si­mos mu­ni­ci­pios y es­ta­dos com­ple­tos del país. Y es, por tan­to, una lo­cu­ra o una per­ver­sa y ma­lig­na ma­nio­bra, exi­gir a un mo­des­to al­cal­de co­mo el de Oco­yu­can que re­suel­va de raíz un pro­ble­ma que no ha po­di­do re­sol­ver el Go­bierno de la Re­pú­bli­ca, con to­do su po­de­río y re­cur­sos.

Sigue la no­ta: “Al me­dio día los po­bla­do­res (¿quié­nes? ¿cuán­tos?) se con­gre­ga­ron pa­ra de­nun­ciar que el ex can­di­da­to de MO­RE­NA (¡Por fin apa­re­ce la ma­dre del cor­de­ro! Son los pseu­do­mo­re­nis­tas y no “los ha­bi­tan­tes” de Oco­yu­can los que están mo­vien­do el pan­de­ro) a la al­cal­día de Oco­yu­can, Pas­cual Te­nahua, fue ama­ga­do al in­te­rior de su do­mi­ci­lio, en don­de lo gol­pea­ron has­ta de­jar­lo in­cons­cien­te a él y a su fa­mi­lia.” (¿Qué autoridad com­pe­ten­te dio fe de los he­chos? ¿O có­mo res­pal­dan los acu­sa­do­res es­ta denuncia, car­ga­da de odio pa­ra exa­cer­bar los áni­mos y ha­cer es­ta­llar la vio­len­cia ase­si­na en­tre los oco­yu­quen­ses?). “Te­nahua Villa ha­bía si­do ame­na­za­do de muer­te unos días an­tes (¿Por quién? ¿Dón­de? ¿Quién dio fe del he­cho?) por su opo­si­ción al ac­tual go­bierno ad­mi­nis­tra­do por la agru­pa­ción fi­lial al PRI, An­tor­cha Cam­pe­si­na”. (Fal­tó aña­dir: y cu­yo can­di­da­to triun­fó en la pa­sa­da elec­ción, lo que es una prue­ba irre­ba­ti­ble de que “los ha­bi­tan­tes” de Oco­yu­can están satisfechos

con el tra­ba­jo de esa or­ga­ni­za­ción). “Por es­ta ra­zón, Te­nahua Villa y Ar­tu­ro Ro­bles He­rre­ra exi­gie­ron al go­bierno del es­ta­do asu­mir el con­trol de la se­gu­ri­dad del mu­ni­ci­pio, an­te la omi­sión de las au­to­ri­da­des lo­ca­les”. (¿Omi­sión so­la­men­te y no co­mi­sión? ¿Tan pron­to se les ol­vi­da­ron los de­li­tos que más arri­ba les impu­tan? Y ¿de veras es­tos se­ño­res le plan­tan ca­ra al go­bierno? ¿O más bien le pi­den au­xi­lio pa­ra ha­cer­se con el po­der mu­ni­ci­pal que no ga­na­ron en las ur­nas?)

Has­ta aquí los ata­ques. Ca­be pre­gun­tar­se: ¿por qué Chi­mal­hua­cán y Oco­yu­can? ¿Qué tie­nen esos mu­ni­ci­pios que los vuel­ve tan co­di­cia­dos pa­ra los “iz­quier­dos?”

Chi­mal­hua­cán es una pie­za de ca­za ma­yor. Sus ocho­cien­tos mil ha­bi­tan­tes lo con­vier­ten en una gran ciu­dad y en un po­de­ro­so bas­tión po­lí­ti­co; en un gran re­ser­vo­rio de re­cur­sos hu­ma­nos, eco­nó­mi­cos, co­mer­cia­les y ma­te­ria­les, so­bre to­do de los em­plea­dos en la cons­truc­ción, hoy tan de­man­da­dos por el nue­vo ae­ro­puer­to. Ade­más, no de­be ol­vi­dar­se que se ubi­ca en la zo­na orien­te del Es­ta­do de Mé­xi­co, pe­ga­di­to a la ca­pi­tal del país y tam­bién al nue­vo ae­ro­puer­to. Es­to bas­ta­ría pa­ra ex­pli­car el aco­so de vi­va­les que hoy se des­ga­ñi­tan contra los an­tor­chis­tas, cuan­do en el pa­sa­do con­vi­vie­ron en bue­na paz y com­pa­ñía con el des­go­bierno co­rrup­to, la­drón y ase­sino de la afa­ma­da “Lo­ba de Chi­mal­hua­cán”. Pe­ro hay más. El nue­vo ae­ro­puer­to ele­va­rá a la enési­ma po­ten­cia el va­lor de los te­rre­nos co­lin­dan­tes, y ahí en­tran las 200 hec­tá­reas que le han si­do le­gí­ti­ma­men­te re­co­no­ci­das a Chi­mal­hua­cán pa­ra un pro­yec­to de de­sa­rro­llo in­dus­trial, co­mer­cial, edu­ca­ti­vo, de­por­ti­vo y de res­ca­te eco­ló­gi­co en be­ne­fi­cio de la po­bla­ción más vul­ne­ra­ble de es­te mu­ni­ci­pio. El Cen­tro Es­tra­té­gi­co de Re­cu­pe­ra­ción Ambiental del Orien­te (CERAO) de Chi­mal­hua­cán, pue­de con­ver­tir­se en un ver­da­de­ro po­lo de de­sa­rro­llo, de atrac­ción de in­ver­sión y de crea­ción de em­pleos bien pa­ga­dos pa­ra la gen­te; pe­ro tam­bién en un ju­go­so ne­go­cio en ma­nos de los vo­ra­ces es­pe­cu­la­do­res que pu­lu­lan por to­das par­tes. De ahí la alian­za de Lue­ge Ta­mar­go (ex­tre­ma de­re­cha) y el pre­si­den­te del PRD chi­mal­hua­cano (“ex­tre­ma iz­quier­da”) pa­ra sa­car a An­tor­cha del po­der y al­zar­se con los gran­des ne­go­cios que ofre­ce Chi­mal­hua­cán.

Oco­yu­can es al­go pa­re­ci­do. Las gran­des in­ver­sio­nes y los gran­des desa­rro­llos in­mo­bi­lia­rios, co­mer­cia­les y ur­ba­nís­ti­cos de Pue­bla han cre­ci­do ha­cia los lí­mi­tes con es­te mu­ni­ci­pio ve­cino a la ca­pi­tal, lo que ha ele­va­do enor­me­men­te el va­lor de sus tie­rras ejida­les. An­tor­cha, por su­pues­to, no es enemi­ga de es­te de­sa­rro­llo que aca­rrea pro­gre­so, pe­ro sí de­fien­de a los hu­mil­des co­mu­ne­ros pa­ra que ven­dan so­lo si esa es su vo­lun­tad, y no por pre­sio­nes y ame­na­zas; y pa­ra que re­ci­ban lo justo por sus tie­rras. Pe­ro están los Te­nahuas y los Ro­bles He­rre­ra que se fro­tan las ma­nos por tra­fi­car con esos te­rre­nos, re­ma­tán­do­los a pre­cio de re­ga­lo a cam­bio de ju­go­sas “mor­di­das” pa­ra ellos. A esos se­ño­res les es­tor­ba An­tor­cha en el go­bierno mu­ni­ci­pal. Y hoy, con la vic­to­ria aplas­tan­te de MO­RE­NA a es­ca­la na­cio­nal, creen po­der in­ti­mi­dar a tri­bu­na­les elec­to­ra­les y go­bier­nos es­ta­ta­les pa­ra que fa­llen en su fa­vor, pi­so­tean­do la ley y es­tu­pran­do a la de­mo­cra­cia, pa­ra en­tre­gar­les un po­der que no ga­na­ron en las ur­nas.

Es­to es to­do. Pe­ro bas­ta y so­bra pa­ra ex­pli­car los es­can­da­lo­sos ata­ques en contra nues­tra. Lla­mo a los an­tor­chis­tas y a las ma­sas po­pu­la­res de Chi­mal­hua­cán y de Oco­yu­can a que no se de­jen en­ga­ñar ni in­ti­mi­dar; a que de­fien­dan lo su­yo con te­na­ci­dad y va­lor, lo que en jus­ti­cia les per­te­ne­ce. Y tam­bién a sus pre­si­den­tes mu­ni­ci­pa­les an­tor­chis­tas, que se están ju­gan­do la vi­da a su la­do por de­fen­der­los de los lobos con piel de cor­de­ro, esos que los quie­ren de­jar en cue­ros mien­tras ellos se llenan los bol­si­llos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.