Ha­ce apro­xi­ma­da­men­te dos se­ma­nas

El Sol de Durango - - Analisis -

las re­des so­cia­les no des­can­sa­ron en des­acre­di­tar de al­gu­na for­ma u otra, las de­cla­ra­cio­nes que hi­cie­ra el pre­si­den­te mu­ni­ci­pal de Gua­na­jua­to, Ale­jan­dro Na­va­rro Saldaña, quien se que­ja­ba de que los tu­ris­tas lle­ga­ban a Gua­na­jua­to, pe­ro que ni se hos­pe­da­ban ni con­su­mían, pues al­gu­nos ya lle­va­ban sus ali­men­tos.

So­li­ci­ta­ba un tu­ris­mo que tu­vie­ra ma­yor derrama eco­nó­mi­ca, que in­gre­sa­ra a mu­seos y ad­qui­rie­ra las ar­te­sa­nías del lu­gar. In­du­da­ble­men­te, al­go que en to­dos los lu­ga­res es desea­do, so­lo que el mu­ní­ci­pe no tu­vo el tac­to apro­pia­do para co­men­tar­lo, cau­san­do un des­cré­di­to to­tal.

Al co­no­cer la no­ti­cia, de in­me­dia­to se men­cio­nó la fal­ta de “tac­to” para de­cir las co­sas por par­te del pre­si­den­te mu­ni­ci­pal en cues­tión, mien­tras los me­mes bur­lo­nes no ce­sa­ban en nin­gún mo­men­to.

Es pre­ci­sa­men­te “el tac­to” la ha­bi­li­dad con la que se de­be tra­tar a otras per­so­nas sin dar mo­ti­vo para que pue­dan sen­tir­se ofen­di­das, es­to es, sa­ber có­mo y cuán­do de­cir las co­sas.

Isaac Newton en al­gu­na oca­sión ma­ni­fes­tó: “el tac­to es la ac­ción de dar a en­ten­der tu pun­to de vis­ta sin ha­cer un nue­vo enemi­go”. Aca­tan­do bien la re­gla, “tac­to” es te­ner la ha­bi­li­dad de co­mu­ni­car nues­tro men­sa­je de una ma­ne­ra cla­ra, pe­ro sien­do sen­si­ble a aque­llos que son au­dien­cia, evi­tan­do siem­pre ofen­der­los. Con es­to no se quie­re de­cir que se ten­gan que ocul­tar nues­tros sen­ti­mien­tos y com­por­tar­nos hi­pó­cri­ta­men­te, sino pre­sen­tar nues­tros cri­te­rios en for­ma atrac­ti­va e inofen­si­va.

En las téc­ni­cas de con­ver­sa­ción siem­pre se ma­ni­fies­ta que es pre­ci­so ha­blar de lo que se co­no­ce y ya se pen­só, pues los co­men­ta­rios apre­su­ra­dos pue­den ser im­pru­den­tes, y ade­más, es muy im­por­tan­te or­de­nar las pa­la­bras para pre­sen­tar una me­jor ex­po­si­ción de lo que se desea plan­tear en la plá­ti­ca.

Paul J. Me­yer, uno de los au­to­res más leí­dos en el cam­po de de­sa­rro­llo per­so­nal y pro­fe­sio­nal, en su pro­gra­ma de “la Di­ná­mi­ca de la Ges­tión del Tiem­po Per­so­nal” se­ña­ló: “La co­mu­ni­ca­ción hu­ma­na es la cla­ve del éxi­to per­so­nal y pro­fe­sio­nal”, sien­do ne­ce­sa­rio que la co­mu­ni­ca­ción sea pre­ci­sa y con­gruen­te, que se ten­ga la se­gu­ri­dad de trans­mi­tir en for­ma co­rrec­ta el ver­da­de­ro men­sa­je que se desea ha­cer lle­gar; pe­ro en la ac­tua­li­dad he no­ta­do con ab­so­lu­ta tris­te­za, que pro­fe­sio­na­les y has­ta con doc­to­ra­dos di­ver­sos, des­co­no­cen lo que es la sin­ta­xis, que no es otra co­sa que el mo­do de com­bi­nar y or­de­nar las pa­la­bras y las ex­pre­sio­nes en un dis­cur­so.

Re­cuer­do que, en pri­me­ro de se­cun­da­ria, en la ma­te­ria de es­pa­ñol, se lle­va­ba el li­bro in­ti­tu­la­do “Gra­má­ti­ca In­duc­ti­va de la Len­gua Es­pa­ño­la”, de Mi­guel Sa­li­nas, en el que se de­fi­nía en ver­so lo que era la sin­ta­xis, y se se­ña­la­ba: “Sin­ta­xis es cons­truc­ción, ya pro­pia, ya fi­gu­ra­da; que or­de­na en for­ma ade­cua­da, las par­tes de la ora­ción”, pe­ro en la ac­tua­li­dad, ade­más de no sa­ber re­dac­tar ni ex­pre­sar­se con pro­pie­dad, tam­bién des­co­no­cen lo que es la sin­ta­xis.

Vie­ne a co­men­ta­rio lo si­guien­te, pues en for­ma muy con­ti­nua lee­mos ar­tícu­los o es­cu­cha­mos co­men­ta­rios que por la ma­la or­de­na­ción de las p a l a b ras se pro vo c a n

de con­ver­sa­ción siem­pre se ma­ni­fies­ta que es pre­ci­so ha­blar de lo que se co­no­ce y ya se pen­só, pues los co­men­ta­rios apre­su­ra­dos pue­den ser im­pru­den­tes.

se­rias con­fu­sio­nes, co­mo cuan­do el re­dac­tor de un acon­te­ci­mien­to ma­ni­fes­ta­ba: “Me tre­pé en la es­ca­le­ra has­ta el bor­de de la bar­da y di­vi­sé a un ni­ño jun­to al ca­ba­llo co­mo de ocho años de edad”.

En es­te ejem­plo, se tra­ta­ba de in­di­car que el que te­nía los ocho años de edad era el ni­ño, pe­ro por la ma­la or­de­na­ción de las pa­la­bras se ex­pre­só lo con­tra­rio y el que re­sul­tó de ocho años fue el ca­ba­llo. De igual ma­ne­ra, al ex­pre­sar­nos sin pen­sar en or­de­nar co­rrec­ta­men­te nues­tras ex­pre­sio­nes, da­mos a en­ten­der co­sas inapro­pia­das.

Mu­chas ve­ces ha­bla­mos in­ne­ce­sa­ria­men­te, pe­ro in­sis­ti­mos y re­dun­da­mos y siem­pre es me­jor ca­llar que ha­blar de lo que no se co­no­ce. Pla­tón nos le­gó la en­se­ñan­za: “Los hom­bres sabios ha­blan por­que tie­nen al­go que de­cir; los ne­cios por­que tie­nen que de­cir al­go”.

En cual­quier par­te es im­por­tan­te que, si va­mos a lle­var a ca­bo al­gu­nas ex­pre­sio­nes, ha­ya­mos es­co­gi­do las pa­la­bras con cui­da­do, bus­can­do la for­ma de no de­cir­las en for­ma ofen­si­va. Cuan­do el je­fe se per­ca­ta que un em­plea­do es len­to en sus la­bo­res, en lu­gar de de­cir­le: “No quie­ro que seas tan flo­jo”, co­men­tar­le en­tu­sias­ta­men­te: “Es­toy se­gu­ro que tu in­te­li­gen­cia ha­brá de en­con­trar la for­ma de rea­li­zar tus la­bo­res me­jor y con ma­yor agi­li­dad”.

Es de su­ma im­por­tan­cia tam­bién, ase­gu­rar que el len­gua­je cor­po­ral sea acor­de a las pa­la­bras que ex­pre­sa­mos, pues mu­chas ve­ces las ac­cio­nes di­cen más que las pa­la­bras y si se desea dar al­gu­na in­di­ca­ción evi­tar siem­pre se­ña­lar a las per­so­nas con el de­do ín­di­ce, eso es de muy ma­la edu­ca­ción y es has­ta agre­si­vo ha­cer­lo así; con­si­de­rar siem­pre la en­se­ñan­za de Ant­hony Rob­bins: -“La for­ma en que nos co­mu­ni­ca­mos con otros y con no­so­tros mis­mos, de­ter­mi­na la ca­li­dad de nues­tras vi­das”.

En to­da con­ver­sa­ción es ne­ce­sa­rio el res­pe­to y sa­ber es­cu­char; exis­te una fra­se de Pe­ter Druc­ker: -“Lo más im­por­tan­te en la co­mu­ni­ca­ción es es­cu­char lo que se nos di­ce”. Con­si­de­rar que los de­más tie­nen di­fe­ren­tes pun­tos de vis­ta y re­fle­xio­nar que en­tre los con­ver­san­tes, no exis­te la mis­ma pre­pa­ra­ción, edu­ca­ción o cul­tu­ra, pe­ro siem­pre es ne­ce­sa­rio mos­trar em­pa­tía y ser ab­so­lu­ta­men­te discretos.

Con la reunión de to­dos es­tos ar­gu­men­tos, con­si­de­ro que po­dre­mos te­ner con los de­más un ver­da­de­ro tac­to para lle­var a ca­bo un mag­ní­fi­co con­tac­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.