Ta­rea de to­dos No se ha­bla mu­cho del he­cho esen­cial

El Sol de Durango - - Analisis -

(aca­so por­que no se pien­sa mu­cho en él, o por­que no se per­ci­be bien), de que sin du­da nin­gu­na, el ele­men­to más im­por­tan­te que com­por­ta el pro­yec­to po­lí­ti­co ge­ne­ral de la lla­ma­da Cuar­ta Trans­for­ma­ción de la Re­pú­bli­ca, sea la re­cu­pe­ra­ción pú­bli­ca y ge­ne­ral en el ám­bi­to de nues­tra cul­tu­ra de con­vi­ven­cia, del vie­jo y tra­di­cio­nal con­cep­to de la so­li­da­ri­dad cons­ti­tu­cio­nal.

Ello, pre­vis­to y es­ta­ble­ci­do co­mo doc­tri­na de ba­se en nues­tra Car­ta Ju­rí­di­ca Fun­da­men­tal en la que se con­si­de­ra a la de­mo­cra­cia, no só­lo co­mo for­ma de go­bierno, sino co­mo es­ti­lo de vi­da en­tre los me­xi­ca­nos.

Se tra­ta, en efec­to, -se­gún se ha pro­me­ti­do-, de apli­car des­de las ac­cio­nes de go­bierno, un ejer­ci­cio po­lí­ti­co que en el fon­do ha­brá de tra­du­cir­se, tar­de que tem­prano, en una res­tau­ra­ción del sen­ti­do de co­mu­ni­dad y del sen­ti­mien­to de so­li­da­ri­dad so­cial, en gran par­te per­di­do y ol­vi­da­do por más de tres de­ce­nios a cau­sa prin­ci­pal­men­te, de la sub- cul­tu­ra del neo- li­be­ra­lis­mo, o me­jor di­cho del fa­na­tis­mo re­la­ti­vo al cul­to del li­bre mercado; doc­tri­na que fue pues­ta en prác­ti­ca y lle­va­da a tér­mino has­ta sus úl­ti­mas con­se­cuen­cias en ca­li­dad de modelo eco­nó­mi­co, po­lí­ti­co y so­cial, por los re­gí­me­nes gu­ber­na­men­ta­les de nues­tro país, y de otros paí­ses en sub­de­sa­rro­llo, pro­cli­ves a tal sis­te­ma, y en la que la exal­ta­ción del in­di­vi­dua­lis­mo ex­tre­mo, la ga­nan­cia a ul­tran­za y la com­pe­ten­cia an­ti- éti­ca, son los mó­vi­les prin­ci­pa­les.

El sen­ti­mien­to de co­mu­ni­dad, por el con­tra­rio, se­gún lo ha de­fi­ni­do el pres­ti­gia­do so­ció­lo­go nor­te­ame­ri­cano Sey­mour B. Sa­ra­son, ( 1919- 2010, pro­fe­sor emé­ri­to de la Uni­ver­si­dad de Ya­le), “es una ex­pe­rien­cia sub­je­ti­va de per­te­nen­cia a una co­lec­ti­vi­dad ma­yor y un sen­ti­mien­to de for­mar par­te de una red de re­la­cio­nes hu­ma­nas de apo­yo mu­tuo, en la que se pue­de te­ner con­fian­za”.

Los ele­men­tos que dan sus­ten­to a es­ta con­vic­ción per­so­nal son, se­gún el pen­sa­dor ci­ta­do: “la per­cep­ción de la se­me­jan­za con otros; el re­co­no­ci­mien­to de la in­ter­de­pen­den­cia con los de­más, y la vo­lun­tad y el de­seo de man­te­ner esa in­ter­de­pen­den­cia, ha­cien­do por otros, lo mis­mo que uno es­pe­ra de ellos”.

Y en es­te úl­ti­mo ele­men­to de la sub­je­ti­vi­dad so­cial es en don­de re­si­de la na­tu­ra­le­za de la so­cie­dad po­lí­ti­ca pro­pia­men­te di­cha, pues en tan­to que la “co­mu­ni­dad” es el pro­duc­to de la in­ter­de­pen­den­cia y la com­ple­men­ta­ción na­tu­ral de las vo­lun­ta­des hu­ma­nas, la “aso­cia­ción” es un acuer­do po­lí­ti­co que com­pro­me­te a los in­di­vi­duos en el man­te­ni­mien­to de la cohe­sión y de la uni­dad del gru­po del que for­man par­te.

Y Así, en tan­to que el neo- li­be­ra­lis­mo es una doc­tri­na que exal­ta el in­di­vi­dua­lis­mo ex­ce­si­vo; re­du­ce el pa­pel de la fun­ción gu­ber­na­men­tal a la de la ge­ren­cia cor­po­ra­ti­va de las gran­des em­pre­sas, y co­mer­cia­li­za la vi­da po­lí­ti­ca y so­cial, el sen­ti­do de co­mu­ni­dad y la teo­ría cons­ti­tu­cio­nal de la so­li­da­ri­dad so­cial y de la vi­da de­mo­crá­ti­ca, atien­de al con­jun­to de re­la­cio­nes hu­ma­nas que se fun­da­men­tan en los sen­ti­mien­tos de se­me­jan­za y de mu­tua­lis­mo, y que se pro­du­cen tan­to en­tre los go­ber­na­dos en­tre sí, co­mo en­tre és­tos y sus go­ber­nan­tes.

Pro­vo­can y es­ti­mu­lan el sen­ti­mien­to de la co­mu­ni­dad hu­ma­na, en­tre otros fac­to­res de la psi­co­lo­gía in­di­vi­dual y so­cial, se­gún Sey­mour B. Sa­ra­son, en­tre otros, los si­guien­tes; que el pen­sa­dor ci­ta­do con­si­de­ra los más im­por­tan­tes : 1). El Sen­ti­mien­to de Per­te­nen­cia, - que es la con­cien­cia de for­mar par­te de un cuer­po co­lec­ti­vo con el que exis­te un víncu­lo de re­la­ción a cau­sa de po­seer un ori­gen y un des­tino co­mún con los de­más miem­bros del gru­po: 2). Un

y es­té­ril el es­fuer­zo de tra­tar de cons­truir una ver­dad po­lí­ti­ca y una teo­ría del bie­nes­tar ge­ne­ral, sin co­mu­ni­ca­ción con la gen­te.

Gra­do de In­fluen­cia,- que es el fac­tor que re­co­no­ce, el in­di­vi­duo, en el pre­do­mi­nio o la fuer­za mo­ral que so­bre sí, y su pro­ce­so de edu­ca­ción y de so­cia­li­za­ción, obra y ejer­ce la cul­tu­ra del gru­po al que per­te­ne­ce. 3). in­te­gra­ción y sa­tis­fac­ción de ne­ce­si­da­des, - que es el que tie­ne que ver con el im­pe­ra­ti­vo de la pro­pia sub­sis­ten­cia en el or­den de lo ma­te­rial y de la rea­li­za­ción per­so­nal y co­lec­ti­va en el or­den de los va­lo­res sen­ti­men­ta­les y es­pi­ri­tua­les de los in­di­vi­duos y de los gru­pos que se aso­cia­ción para pro­cu­rar en lo co­mún, los me­jo­res ni­ve­les de bie­nes­tar po­si­bles-.

Y, fi­nal­men­te: 4). El Fac­tor de la Re­la­ción Emo­cio­nal Compartida, - que es el que alu­de a los víncu­los de iden­ti­dad que her­ma­nan a los se­res hu­ma­nos en ra­zón de sus ex­pe­rien­cias mu­tuas a lo lar­go de una his­to­ria co­mún, lo mis­mo que un nú­cleo de an­he­los con­cu­rren­tes y sus­cep­ti­bles de par­ti­ci­pa­ción.

El tras­la­do de la teo­ría re­la­ti­va al sis­te­ma de la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va tra­di­cio­nal en el dis­cur­so po­lí­ti­co de los úl­ti­mos tiem­pos, ha­cia un ma­yor y más prác­ti­co con­te­ni­do real de de­mo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va que se pre­ten­de lle­var a tér­mino en el fu­tu­ro in­me­dia­to de nues­tro país, tie­ne que ver, en­ton­ces, con el pro­pó­si­to de crear y or­ga­ni­zar las con­di­cio­nes para pen­sar y ac­tuar en co­mún, - en “co­mu­ni­dad”-. Se­ría in­fe­cun­do y es­té­ril el es­fuer­zo de tra­tar de cons­truir una ver­dad po­lí­ti­ca y una teo­ría del bie­nes­tar ge­ne­ral, sin co­mu­ni­ca­ción con la gen­te.

El vo­ca­blo co­mu­ni­ca­ción, su­gie­re el tra­to y la re­la­ción en­tre dos o más per­so­nas, gru­pos o en­ti­da­des, sus­cep­ti­bles de acuer­do y co­rres­pon­den­cia.

Se tra­ta en­ton­ces, de re­co­no­cer que el sen­ti­mien­to de co­mu­ni­dad es­tá pro­fun­da­men­te co­nec­ta­do con una lar­ga y no­ble tradición de pen­sa­mien­to de­mo­crá­ti­co, y al mis­mo tiem­po, en­cuen­tra su ori­gen y su ra­zón de ser, en los ras­gos más dis­tin­ti­vos de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na.

La re­ins­ta­la­ción de nues­tra vi­da po­lí­ti­ca en sus cau­ces na­tu­ra­les, se­rá por su­pues­to, ta­rea fun­da­men­tal de la Cuar­ta Trans­for­ma­ción. Y esa, es una ta­rea de to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.