Por con­ve­nien­cia y co­mo­di­dad quién no es hua­chi­co­le­ro

El Sol de Durango - - Analisis - Je­sús Mier Flo­res

Por con­ve­nien­cia na­die es­ca­pa a

ser “hua­chi­co­le­ro”, ya que ha­bien­do mo­do de con­se­guir el com­bus­ti­ble más ba­ra­to ahí va­mos, por­que inocen­te­men­te cree­mos que nos aho­rra­mos al­go de lo mis­mo que nos ro­ban, aque­llos que han si­do en gran par­te la cau­sa de su al­to cos­to.

Pe­ro a la con­ve­nien­cia se su­ma la co­mo­di­dad, que la­men­ta­ble­men­te ha si­do la for­ma más ruin y co­bar­de de to­dos los me­xi­ca­nos, ya que pre­fe­ri­mos en­trar­le al ne­go­cio, que te­ner los arres­tos su­fi­cien­tes pa­ra de­nun­ciar y se­ña­lar los es­ta­ble­ci­mien­tos que se de­di­can a di­cho gi­ro, da­do que por un la­do nos sa­le “más ba­ra­to” el ener­gé­ti­co y por otro nos con­ver­ti­mos en cóm­pli­ces y ta­pa­de­ras de los so­cios del cri­men or­ga­ni­za­do, cau­san­tes del ro­bo más es­can­da­lo­so que por dé­ca­das ha pa­de­ci­do Pe­tró­leos Me­xi­ca­nos (Pe­mex).

Lo an­te­rior lo des­cri­bo aquí don­de vi­vo, con su­fi­cien­te co­no­ci­mien­to de cau­sa, sin la pre­sun­ción ocio­sa de apan­ta­llar o sor­pren­der a mis lec­to­res, jac­tán­do­me de que con­ta­ría con evi­den­cias que la ciu­da­da­nía no co­no­cie­ra. Ya que exis­ten pun­tos na­da dis­cre­tos que no po­drían de­cir­se clan­des­ti­nos, por­que go­zan de la con­fian­za de to­do el pú­bli­co, que no con­for­me con sa­tis­fa­cer su ne­ce­si­dad del com­bus­ti­ble; re­cio y que­di­to re­co­mien­dan que hay que acu­dir a di­chos lu­ga­res, por­que ahí les dan 20 li­tros por trescientos pe­sos.

Aun­que es­to ya no es ex­clu­si­vo de los pun­tos que men­ciono, por­que aho­ra con lo que se ha des­cu­bier­to ba­jo la ta­pa de se­me­jan­te cloa­ca, se ha de­mos­tra­do que las ga­so­li­ne­ras que pre­su­mían pro­duc­to de im­por­ta­ción, tam­bién pa­de­cían el tu­fo del “hua­chi­col”.

Pe­ro ade­más hay per­so­na­jes de las di­fe­ren­tes ad­mi­nis­tra­cio­nes im­pli­ca­dos en es­te ne­go­cio, cu­yo ru­bro ope­ra ba­jo la fran­qui­cia de pres­ta­nom­bres o fa­mi­lia­res, cu­yo des­ca­ro no tie­ne lí­mi­tes, por­que en el áni­mo de ha­cer cre­cer el ne­go­cio ofer­tan a ter­ce­ros la dis­tri­bu­ción ru­ral del “hua­chi­col”, con to­das las ga­ran­tías de la pro­tec­ción le­gal; ne­go­cio que en bro­ma so­li­ci­té a quien me con­ta­ra las gran­des bon­da­des de di­cho mo­vi­mien­to.

Es­tas son las cre­den­cia­les de los que pre­su­men de em­pren­de­do­res en es­te ra­mo. Co­rrom­pi­dos has­ta la mé­du­la, don­de no hay es­crú­pu­los pa­ra ga­nar to­do lo que se pue­da a cor­to pla­zo. De ahí que de la no­che a la ma­ña­na apa­rez­can ru­fia­nes con ca­de­nas de ga­so­li­ne­ras por to­do el es­ta­do; ca­de­nas de res­tau­ran­tes, don­de los ex­ce­sos de la os­ten­ta­ción y ex­hi­bi­cio­nis­mo es­tra­fa­la­rio, ra­yan en el es­cán­da­lo: don­de las ex­ten­sio­nes de los gran­des ran­chos no so­por­tan la más mí­ni­ma ló­gi­ca de con­gruen­cia con lo que ini­cia­ron y lo que aho­ra ma­ne­jan.

La ven­ta­ja de con­tar con la pro­tec­ción gu­ber­na­men­tal en to­do es­te ti­po de ne­go­cios, es que por un la­do el ries­go de ser cap­tu­ra­do es nu­lo y por el otro, los már­ge­nes de ga­nan­cia son enor­mes. De ahí el amor y la vo­ca­ción de per­te­ne­cer al cri­men or­ga­ni­za­do, don­de el ne­go­cio re­don­do es una ga­ran­tía y la im­pu­ni­dad una reali­dad.

Des­de lue­go que la es­tra­te­gia que es­tá to­man­do el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca no es per­fec­ta, pe­ro se va­le que sus crí­ti­cos di­gan, cual es la que co­rre me­nos ries­gos. Por­que es muy fácil des­ca­li­fi­car las me­di­das que ha to­ma­do, ob­via­men­te con las con­se­cuen­cias que sal­tan a la vis­ta en los es­ta­dos, don­de la au­sen­cia del “hua­chi­col” es la que es­tá ge­ne­ran­do es­tra­gos y la so­lu­ción que exi­gen los pria­nis­tas, es que se re­gre­se al mis­mo es­ta­do de co­sas, pa­ra no las­ti­mar el áni­mo de los em­pren­de­do­res.

La ven­ta­ja

de con­tar con la pro­tec­ción gu­ber­na­men­tal en to­do es­te ti­po de ne­go­cios, es que por un la­do el ries­go de ser cap­tu­ra­do es nu­lo y por el otro, los már­ge­nes de ga­nan­cia son enor­mes.

Di­cen por ahí que pa­ra gran­des pro­ble­mas, gran­des soluciones, y si las que es­tá to­man­do el se­ñor Pre­si­den­te no son del ta­ma­ño que ame­ri­ta el pi­lla­je de com­bus­ti­ble; si cu­bre la idea más in­te­li­gen­te de ce­rrar los duc­tos, por­que di­cha me­di­da sin ma­sa­crar a na­die, so­li­ta es­tá ex­hi­bien­do a los la­dro­nes de cue­llo blan­co, que ma­ño­sa­men­te es­tán aban­do­nan­do o can­ce­lan­do las ga­so­li­ne­ras, sin dar más ex­pli­ca­ción que cul­par al pre­si­den­te y aban­do­nar el bar­co cual ra­tas as­que­ro­sas.

Pe­se a la emer­gen­cia na­cio­nal que vi­ve el país, pe­se tam­bién a la re­ser­va mo­ral que se ha des­per­ta­do en la ciu­da­da­nía y que exi­ge un cam­bio mo­ral en la vi­da po­lí­ti­ca, los pa­nis­tas y priis­tas pa­re­cen cie­gos y sor­dos. Em­pe­ci­na­dos en sus po­ses fal­sas de re­den­to­res del pue­blo.

En­ce­rra­dos en esa fran­ja in­to­ca­da de la reali­dad co­rrup­ta que pro­fe­san, de sus pri­vi­le­gios y de su bur­bu­ja de cla­se, han per­di­do de vis­ta que la ciu­da­da­nía es­tá in­for­ma­da de sus sim­pa­tías ha­cia el cri­men or­ga­ni­za­do y que sus exi­gen­cias a que no se mue­va na­da, confirma lo que el pue­blo sos­tie­ne en torno a di­cha dis­tin­ción.

Y las du­das del in­vo­lu­cra­mien­to de mu­chos pria­nis­tas en el “hua­chi­co­leo”, aún se des­pe­jan más, cuan­do po­nen el gri­to en el cie­lo so­bre la es­ca­sez de la ga­so­li­na en los es­ta­dos. Con di­chos as­pa­vien­tos lo úni­co que pre­ten­den es le­van­tar una gran cor­ti­na de hu­mo, pa­ra des­viar la aten­ción y tra­tar de in­ci­tar a los usua­rios a que exi­jan su de­re­cho a con­tar con el com­bus­ti­ble sin im­por­tar el ori­gen de don­de pro­ven­ga.

Afor­tu­na­da­men­te el pue­blo no les ha creí­do ni lo han he­cho caer en el gar­li­to, por­que es­tá cons­cien­te de que hay que ce­rrar fi­las en tor­na al se­ñor Pre­si­den­te y ajus­tar­les cuen­tas a los ban­di­dos de es­te país, que aga­rra­dos del pre­tex­to de su pro­gre­so, aho­ra in­ten­tan ha­cer­se las víc­ti­mas de que AMLO ha desata­do la gue­rra con­tra los em­pre­sa­rios em­pren­de­do­res, que só­lo bus­can el bien de Mé­xi­co.

Bien que só­lo ellos se em­bol­san, ya que ha­blar de casi 80 mil mi­llo­nes de pe­sos anua­les; eran su­fi­cien­tes pa­ra mon­tar ga­so­li­ne­ras pa­ti­to, que anun­cia­ban su pro­duc­to im­por­ta­do del extranjero. Se­ñal que a los me­xi­ca­nos da­ba la idea per­fec­ta de la quie­bra real de Pe­mex y la exen­ción de sos­pe­cha a los pe­ces gor­dos del “hua­chi­co­leo”.

A to­dos aque­llos que han pre­ten­di­do mi­ni­mi­zar los ta­ma­ños de AMLO, adu­cien­do que eso del “hua­chi­col” to­do mun­do lo sa­bía; pon­gá­mo­nos en esa po­si­ción y ar­gu­men­te­mos sin te­mor al­guno, que el pue­blo no ig­no­ra­ba la com­pli­ci­dad de los pria­nis­tas con los “hua­chi­co­le­ros”.

Sus de­cla­ra­cio­nes por su pro­pio pe­so caen, al ma­ni­fes­tar cí­ni­ca­men­te que es buena la in­ten­ción pe­ro pé­si­ma la es­tra­te­gia pa­ra con­tro­lar el “hua­chi­co­leo”. Por lo tan­to pa­ra que las co­sas se nor­ma­li­cen de­ben de­jar­se co­mo es­tán. Po­si­ción inau­di­ta de ci­nis­mo al pre­ten­der le­gi­ti­mar de esa ma­ne­ra el ro­bo de com­bus­ti­ble, ob­via­men­te en­ten­di­ble por­que son ellos los la­dro­nes.

Si los pria­nis­tas creen que eso es de­mo­cra­cia y le­gi­ti­mi­dad, en­ton­ces hay que acep­tar que su ci­nis­mo se trans­for­ma en oli­go­fre­nia, pa­ra des­pis­tar su com­pli­ci­dad, si­mu­lan­do di­cha pa­to­lo­gía, que po­co les ayu­da­rá, por­que ya les que­dó cla­ro que el dolor que fin­gie­ron al­re­de­dor del avio­na­zo no hi­zo pren­der a su fa­vor los áni­mos de la so­cie­dad.

An­te di­cha sa­cu­di­da pre­si­den­cial, a los pria­nis­tas ya se les ol­vi­dó la muer­te de Moreno Va­lle, ya no exi­gen que se es­cla­rez­ca su muer­te, sino que se ocul­te to­do lo que pue­da in­vo­lu­crar­lo en es­te asun­to. A tal gra­do es su do­ble mo­ral que ya no pi­den jus­ti­cia pa­ra el se­na­dor ac­ci­den­ta­do, sino le­gi­ti­mi­dad pa­ra los “hua­chi­co­le­ros”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.