In­cor­po­ra­dos a una co­mu­ni­dad

El Sol de Durango - - Analisis - Pbro. Víc­tor Ma­nuel So­lís

Ce­rra­mos el tiem­po de Na­vi­dad con la fies­ta del Bau­tis­mo del Se­ñor, con­me­mo­ra­ción que nos lle­va a re­cor­dar nues­tro pro­pio Bau­tis­mo. Cuan­do Je­sús se dis­po­ne a co­men­zar su vi­da pú­bli­ca se pre­sen­ta an­te Juan Bau­tis­ta, co­no­ci­do en la co­mar­ca por su vi­da aus­te­ra y por bau­ti­zar pre­di­can­do la con­ver­sión.

La gran pregunta que po­dría­mos ha­cer­nos es por qué Je­sús, sin pe­ca­do al­guno, se so­me­te a un Bau­tis­mo que es­ta­ba di­ri­gi­do a acre­cen­tar el es­pí­ri­tu de pe­ni­ten­cia y a pe­dir per­dón de los pro­pios pe­ca­dos. La res­pues­ta a es­ta cues­tión la po­de­mos ha­llar en el sen­ti­do de la mi­sión de Je­sús. En efec­to, Je­sús ha ve­ni­do no só­lo a vi­vir en­tre no­so­tros o a con­so­lar­nos con su pre­sen­cia. El Se­ñor vie­ne, an­te to­do, a es­tar en­tre no­so­tros en cuan­to pe­ca­do­res, pa­ra com­par­tir nues­tra suer­te y trans­for­mar­la.

Es sig­ni­fi­ca­ti­vo que, a pun­to de co­men­zar la pre­di­ca­ción y la vi­da pú­bli­ca, Je­sús bus­ca­ra es­ta co­mu­ni­dad con­cre­ta de pe­ca­do­res. Po­dría ha­ber­se lan­za­do a la mi­sión de una ma­ne­ra in­de­pen­dien­te o con al­gún ayu­dan­te. Sin em­bar­go, quie­re una co­mu­ni­dad con­cre­ta. Es­ta bús­que­da no es cir­cuns­tan­cial, ya que di­ce mu­cho a cer­ca de lo que es una co­mu­ni­dad de bau­ti­za­dos que vi­ven juntos la mis­ma fe.

La ce­le­bra­ción del Bau­tis­mo del Se­ñor nos con­du­ce inevi­ta­ble­men­te a pen­sar en nues­tro pro­pio Bau­tis­mo. Cuan­do so­mos bau­ti­za­dos so­mos in­ser­ta­dos en una co­mu­ni­dad con­cre­ta, en una com­pa­ñía de ami­gos que no nos aban­do­na­rá nun­ca, ni en la vi­da ni en la muer­te. Es más, pa­ra lle­var ade­lan­te nues­tra vi­da cris­tia­na ne­ce­si­ta­mos con­tar con esa igle­sia-co­mu­ni­dad que nos sos­tie­ne y nos

ali­men­ta.

El he­cho de que Je­su­cris­to co­mien­ce su iti­ne­ra­rio pú­bli­co en­tre el gru­po de los dis­cí­pu­los del Bau­tis­ta, nos ha­ce caer en la cuen­ta de que no­so­tros tam­bién co­men­za­mos la vi­da eter­na in­tro­du­cién­do­nos en el gru­po con­cre­to de nues­tra co­mu­ni­dad, en la cual re­ci­bi­mos las in­di­ca­cio­nes con­cre­tas pa­ra se­guir en es­ta vi­da, a tra­vés de la luz de la Pa­la­bra y de la gra­cia de los sa­cra­men­tos.

El co­mien­zo de un iti­ne­ra­rio aun­que el Bau­tis­mo cris­tiano en el es­pí­ri­tu es de na­tu­ra­le­za dis­tin­ta al Bau­tis­mo

de ca­rác­ter pe­ni­ten­cial, que re­ci­bían los se­gui­do­res de Juan, am­bos com­par­ten el de­seo de un cam­bio de vi­da, re­pre­sen­ta­do en la in­mer­sión en el agua, y el ini­cio de la vi­da eter­na.

Des­de an­ti­guo se re­nun­cia a la fal­sa pro­me­sa de la abun­dan­cia o a la apa­ren­te li­ber­tad que ofre­ce el mun­do pa­gano. Hoy, por eso, el que acep­ta ca­mi­nar en el gru­po de bau­ti­za­dos se in­tro­du­ce en la vi­da ver­da­de­ra, que va uni­da a Je­su­cris­to, ven­ce­dor del pe­ca­do y de la muer­te. Los mis­mos man­da­mien­tos su­po­nen un sí a es­ta nue­va vi­da.

Le­jos de ser un pa­que­te de prohi­bi­cio­nes re­pre­sen­tan lo me­jor a lo que el hom­bre pue­de as­pi­rar: un sí a Dios, que da sen­ti­do al hom­bre; un sí a la fa­mi­lia, un sí a la vi­da, un sí al amor res­pon­sa­ble, a la so­li­da­ri­dad, a la jus­ti­cia, a la ver­dad y al res­pe­to al otro. El Bau­tis­mo de Je­sús es an­ti­ci­pa­ción de su mis­te­rio de muer­te y re­su­rrec­ción.

En aquel tiem­po, el Bau­tis­mo se prac­ti­ca­ba su­mer­gien­do a quien era bau­ti­za­do en el agua y lue­go sa­cán­do­lo de ella. Por eso, el ser in­tro­du­ci­do en el agua, no só­lo sig­ni­fi­ca ser pu­ri­fi­ca­do del pe­ca­do, sino com­par­tir la muer­te de Je­su­cris­to pa­ra re­sur­gir de nue­vo co­mo él. La pre­sen­cia del Es­pí­ri­tu San­to en es­te epi­so­dio, cons­ta­ta que el Bau­tis­mo ad­quie­re aho­ra un sen­ti­do nue­vo, dis­tin­to del que te­nía en la ac­ti­vi­dad ha­bi­tual de Juan Bau­tis­ta. Je­sús es bau­ti­za­do pa­ra la mi­sión, y el Es­pí­ri­tu le im­pul­sa pa­ra es­te co­me­ti­do.

Del mis­mo mo­do, quie­nes he­mos re­ci­bi­do el Bau­tis­mo cris­tiano, no te­ne­mos es­te don co­mo un bien des­ti­na­do a nues­tro pro­pio dis­fru­te, sino al ser­vi­cio de nues­tra mi­sión de cris­tia­nos.

Cuan­do so­mos

bau­ti­za­dos so­mos in­ser­ta­dos en una co­mu­ni­dad con­cre­ta, en una com­pa­ñía de ami­gos que no nos aban­do­na­rá nun­ca, ni en la vi­da ni en la muer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.