Ac­tuar so­cial y res­pon­sa­ble­men­te en re­la­cio­nes hu­ma­nas Al ex­pre­sar­nos y re­la­cio­nar­nos con

El Sol de Durango - - Analisis -

los de­más se­res hu­ma­nos re­fle­ja­mos lo que so­mos: to­do un cóc­tel de ex­pe­rien­cias, co­no­ci­mien­tos, emo­cio­nes, há­bi­tos, for­mas de ver el mun­do, ilu­sio­nes; no so­lo es nues­tra co­mu­ni­ca­ción un in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción, sino un pro­ce­so en el que es­ta­ble­ce­mos víncu­los de uni­dad, so­cia­bi­li­dad, res­pon­sa­bi­li­dad, pa­ra me­jo­rar nues­tra vi­da tan­to in­di­vi­dual co­mo fa­mi­liar y en so­cie­dad. Sa­ber ac­tuar so­cial y com­pro­me­ti­da­men­te con nues­tros se­me­jan­tes es una fór­mu­la inequí­vo­ca que me­jo­ra nues­tra ima­gen y da ori­gi­na­li­dad a nues­tras re­la­cio­nes hu­ma­nas.

Creo que ac­tual­men­te to­dos he­mos per­ci­bi­do que la vi­da so­cial se ha vuel­to más exi­gen­te y que ma­yor­men­te ne­ce­si­ta­mos de la edu­ca­ción. Pa­ra con­vi­vir ho­nes­ta­men­te en es­te mun­do co­ti­diano, cam­bian­te, ca­da día más di­ver­so, te­ne­mos que po­ner en mar­cha nues­tra com­pe­ten­cia co­mo se­res so­cia­les por­que el éxi­to de nues­tros pro­yec­tos de­pen­de de ello. Hay re­fle­xio­nes, con­se­jos, pau­tas que pue­den ser­vir de ba­se pa­ra orien­tar­nos, aun­que sin du­da ca­da quien tie­ne cri­te­rio pro­pio pa­ra ele­gir con dig­ni­dad lo que más le con­ven­ga sin afec­tar a na­die. Sus­ten­ta­dos en nues­tra experiencia y en el con­tex­to de nues­tro tiem­po, par­ta­mos de nues­tros va­lo­res éti­cos, de nues­tra cul­tu­ra, pa­ra lo­grar las me­jo­res re­la­cio­nes que nos lle­ven a co­exis­tir li­bre y sa­na­men­te.

Erró­nea­men­te, cuán­tas per­so­nas vi­ven con fal­ta

li­mi­tan­te del ser hu­mano es la ig­no­ran­cia, la fal­ta de co­no­ci­mien­to so­bre el pro­pio ser, con su im­po­si­bi­li­dad de ex­pe­ri­men­tar la li­ber­tad de elec­ción.

de con­cien­cia en su es­ta­do de áni­mo, en el des­co­no­ci­mien­to de otras ma­ne­ras de pro­ce­der, con fal­ta de op­cio­nes pa­ra es­co­ger su en­torno. Se so­me­ten a lo que creen que es su des­tino. Pa­de­cen una in­ca­pa­ci­dad pa­ra go­ber­nar sus re­la­cio­nes per­so­na­les y, por tan­to, sus vidas. Dis­po­nen de re­cur­sos de co­mu­ni­ca­ción li­mi­ta­dos, in­efi­ca­ces o equi­vo­ca­dos y no se plan­tean eva­luar­los, cam­biar­los ni am­pliar­los. Na­die es per­fec­to. La vi­da es un ca­mino de apren­di­za­je. To­dos te­ne­mos al­go que apren­der de ella.

Si es­ta­mos atentos, nos en­ri­que­ce­mos en ca­da re­la­ción, aun­que nos re­sul­te des­agra­da­ble. Por­que de es­ta experiencia ex­trae­re­mos al­gu­na en­se­ñan­za que nos se­rá vá­li­da aho­ra mis­mo o más ade­lan­te, pa­ra ac­tuar me­jor. Nos va­mos mol­dean­do y la di­fe­ren­cia es­tá en si de­ja­mos que nos for­jen las even­tua­li­da­des per­mi­tien­do que nos arras­tre la co­rrien­te o, nos con­ver­ti­mos en nues­tro pro­pio ar­qui­tec­to y de­ci­di­mos la for­ma que que­re­mos adop­tar y qué ti­po de ma­te­ria que­re­mos con­te­ner.

Lo más li­mi­tan­te del ser hu­mano es la ig­no­ran­cia, la fal­ta de co­no­ci­mien­to so­bre el pro­pio ser, con su im­po­si­bi­li­dad de ex­pe­ri­men­tar la li­ber­tad de elec­ción. Sin li­ber­tad no pue­de ha­ber res­pon­sa­bi­li­dad. Ejer­cer la res­pon­sa­bi­li­dad so­bre el pro­pio com­por­ta­mien­to nos ha­ce se­res más vi­ta­les, más po­si­ti­vos, por­que no de­pen­de­mos de la vo­lun­tad de los de­más o del azar. Nos con­vier­te en per­so­nas más ín­te­gras, pues co­no­ce­mos el va­lor de nues­tras op­cio­nes y las con­se­cuen­cias que po­de­mos es­pe­rar de ca­da una de nues­tras ac­cio­nes.

La res­pon­sa­bi­li­dad de nues­tros ac­tos tam­bién nos ha­ce más to­le­ran­tes con los de­más por­que les con­ce­de­mos el de­re­cho a equi­vo­car­se, igual que en­ten­de­mos que no­so­tros nos po­de­mos equi­vo­car.

In­clu­so lle­ga­mos a com­pren­der y acep­tar que su es­ta­do de con­cien­cia sea dis­tin­to al nues­tro. Au­to­con­cien­cia y com­pe­ten­cia co­mu­ni­ca­ti­va nos con­vier­ten en se­res más in­flu­yen­tes y agra­da­bles. Ade­más, las per­so­nas que ac­cio­nan con res­pe­to, ge­ne­ro­si­dad y ac­ti­tud po­si­ti­va tie­nen un ca­ris­ma es­pe­cial, un po­der que no pue­den al­can­zar los mez­qui­nos, los des­con­fia­dos o los va­ni­do­sos.

No po­de­mos en­ten­der la fe­li­ci­dad sin una tran­qui­li­dad de con­cien­cia, sin un ac­tuar rec­to, sin una sa­bi­du­ría derramada con sin­ce­ri­dad en nues­tras re­la­cio­nes hu­ma­nas. No se tra­ta de ob­te­ner una fe­li­ci­dad re­le­van­te, gran­dio­sa, mo­nu­men­tal. El bie­nes­tar no se con­si­gue con di­ne­ro, fa­ma o éxi­to pro­fe­sio­nal.

La fe­li­ci­dad es mu­cho más que es­to; es so­bre to­do vi­vir en paz con uno mis­mo, sa­bien­do que es­tás ha­cien­do en ca­da mo­men­to lo me­jor que pue­des pa­ra ti y pa­ra tu fa­mi­lia, pa­ra las per­so­nas con quie­nes te re­la­cio­nas ca­da día y, en ge­ne­ral con to­dos los ha­bi­tan­tes que sea po­si­ble.

Qui­zá se pien­se que es de ton­tos ir por la vi­da con el co­ra­zón en la mano. Que no to­do el mun­do es bueno y que es in­fan­til creer que se­re­mos co­rres­pon­di­dos en es­ta ma­ne­ra de pro­ce­der. Es cier­to que hay per­so­nas egoís­tas, crue­les y to­da­vía peores. Pe­ro te­ne­mos que con­vi­vir con ellas, tra­tar­las y, a ve­ces, so­por­tar­las, en el seno de nues­tras fa­mi­lias, co­mu­ni­da­des o en las em­pre­sas don­de tra­ba­ja­mos. No pa­ra cam­biar­las sino pa­ra iden­ti­fi­car­las y pro­te­ger­nos.

Por­que ser bueno y co­rrec­to no quie­re de­cir ser bo­bo o su­mi­so. La pa­cien­cia, la to­le­ran­cia y el si­len­cio só­lo son bue­nos en el mo­men­to opor­tuno y con la do­sis ade­cua­da. Por tan­to, hay que sa­ber li­diar si­tua­cio­nes com­pli­ca­das, bus­can­do la me­jor so­lu­ción, evi­tan­do siem­pre que sea po­si­ble, el con­flic­to y el ma­les­tar emo­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.