Pa­ra re­cor­dar la obra de Joy La­vi­lle

El tra­ba­jo y la ex­pre­sión ar­tís­ti­ca de la ar­tis­ta tras­cien­den tras dé­ca­das de de­di­ca­ción y vi­da pro­lí­fi­ca

El Sol de Hermosillo - - Cultura - LUIS MAR­TÍN LO­ZANO

El pa­sa­do 13 de abril fa­lle­ció la pin­to­ra y es­cul­to­ra Joy La­vi­lle. Vi­vió 94 años. Al­guien po­dría ar­gu­men­tar que fue una vi­da pro­lí­fi­ca, yo ten­dría que agre­gar que fue­ron dé­ca­das de una producción ar­tís­ti­ca su­bli­me, tan­to a los sen­ti­dos, co­mo al in­te­lec­to: de obras con una pre­sen­cia su­til, pe­ro ple­nas de re­ve­la­cio­nes ines­pe­ra­das; siem­pre dan­do pie a una re­fle­xión go­zo­sa.

Joy nos lle­gó del Reino Uni­do. De una is­la, pa­ra ser más pre­ci­sos. Yo creo que vino a Mé­xi­co bus­can­do la fe­li­ci­dad y, cier­ta­men­te, la en­con­tró en San Mi­guel de Allen­de cuan­do se enamo­ró del es­cri­tor me­xi­cano Jor­ge Ibar­güen­goi­tia (1928-1983); ellos tu­vie­ron una his­to­ria de amor que re­ba­só los lí­mi­tes que nos mar­ca la pre­sen­cia fí­si­ca. Pe­ro Joy La­vi­lle fue, ade­más, una gran pin­to­ra. Y no qui­sie­ra de­jar pa­sar es­to por al­to. Di­cen que era au­to­di­dac­ta, yo es­toy con­ven­ci­do de que era sa­bia por in­tui­ción. Su­po desa­rro­llar un es­ti­lo tan per­so­nal e inequí­vo­co en el ar­te me­xi­cano, que no se le pue­de com­pa­rar con nin­gún ar­tis­ta de es­tos lu­ga­res. Sin du­da que tu­vo in­fluen­cias, ad­mi­ra­ba a mu­chos pin­to­res y ya com­pa­rar­la con Hen­ri Ma­tis­se, me pa­re­ce de lu­gar co­mún. Pa­ra mí ella era mu­cho más so­fis­ti­ca­da de lo que los lec­to­res pu­die­ran ima­gi­nar­se. Te­nía, por ejem­plo, un sen­ti­do in­na­to de la com­po­si­ción: le en­con­tra­ba la cua­dra­tu­ra, al más per­fec­to círcu­lo. El equi­li­brio en sus obras eran sim­ple­men­te no­ta­ble.

No les fal­ta­ba, ni le so­bra­ba, na­da. To­dos los ele­men­tos en sus cua­dros pa­re­cían sos­te­ni­dos con al­fi­le­res de fra­gi­li­dad, pe­ro es­to no era cier­to; era tan cer­te­ra en su elección, que es­to se trans­fe­ría en una so­li­dez ele­men­tal y ex­tra­or­di­na­ria.

Des­de la pri­me­ra vez que vi un cua­dro su­yo, en 1988, su­pe que es­ta­ba frente a un ar­tis­ta ex­cep­cio­nal. Cuan­do en los años 60 se es­ta­ba bus­can­do un nue­vo pa­ra­dig­ma pa­ra la pin­tu­ra en Mé­xi­co y los ar­tis­tas se de­ba­tían entre una “cor­ti­na de no­pal”, se­gún Jo­sé Luis Cue­vas, y posturas de rup­tu­ra, se­gún al­gu­nos crí­ti­cos de ar­te, apa­re­ce

Joy La­vi­lle con sus pas­te­les, de pe­que­ño for­ma­to, y es se­lec­cio­na­da pa­ra el Sa­lón de Con­fron­ta­ción 66, or­ga­ni­za­do por el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Be­llas Ar­tes pa­ra mos­trar los avan­ces de la nue­va pin­tu­ra en Mé­xi­co; que­dan­do, re­co­no­ci­do, el lu­gar in­dis­cu­ti­ble de Joy en el pa­no­ra­ma del ar­te me­xi­cano, de la se­gun­da mi­tad del si­glo XX. Em­pe­ro, el con­jun­to del tra­ba­jo de Joy La­vi­lle per­te­ne­ce a una di­men­sión de lo ín­ti­mo y lo poé­ti­co, que se ocul­ta entre lo co­ti­diano. Su pin­tu­ra nos plan­tea fas­ci­nan­tes coin­ci­den­cias con la vi­da, por­que es­tá he­cha de esos mo­men­tos, bre­ves, pe­ro cier­tos, don­de se nos re­ve­la la fe­li­ci­dad de la exis­ten­cia;

de esos mo­men­tos fu­ga­ces co­mo cuan­do un bou­quet de flo­res nos re­suel­va la ar­mo­nía con la na­tu­ra­le­za; o cuan­do des­cu­bri­mos que te­ne­mos mo­ti­vos, de so­bra, pa­ra es­tar con­ten­tos, con el sim­ple re­fle­jo de nues­tra ima­gen an­te un es­pe­jo. La pin­tu­ra de Joy La­vi­lle tie­ne esa in­creí­ble ca­pa­ci­dad de re­cor­dar­nos el go­zo de es­tar vi­vos, de ser ama­dos, de ca­mi­nar en com­pa­ñía y que más bien, es­tá con­for­ma­da por ins­tan­tes. Yo creo que la re­la­ción que tu­vo Joy La­vi­lle con Jor­ge Ibar­güen­goi­tia de­bió de ser tan di­cho­sa, que la mar­có pa­ra el res­to de sus días. Gra­cias Joy. Des­can­sa en Paz jun­to a Jor­ge.

La ar­tis­ta fa­lle­ció en Jiu­te­pec, Mo­re­los a los 94 años. Na­ció en 1923 en la is­la de Wright en Gran Bre­ta­ña. Via­jó a Mé­xi­co a los 33 años

/ CORTESÍA

Co­no­ció a Jor­ge Ibar­güen­goi­tia en 1965 y fue has­ta 1973 que se ca­sa­ron

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.