Los con­se­jos de Fa­cun­do

El Sol de Hermosillo - - Analisis - Hi­la­rio Olea Las opi­nio­nes ex­pre­sa­das aquí son res­pon­sa­bi­li­dad del au­tor y no ne­ce­sa­ria­men­te re­fle­jan la po­si­ción de

Se les pa­sa la mano… El can­tau­tor ar­gen­tino Fa­cun­do Ca­bral so­lía ha­blar de su abue­lo, un co­ro­nel que ha­bía es­ta­do en la gue­rra y de­cía que no le te­nía mie­do a na­da, sal­vo a una co­sa: A los pen­de­jos, por­que son mu­chos… y pue­den co­me­ter gran­des pen­de­ja­das.

Ymi­ren, pa­re­ce que fue pro­fé­ti­co pa­ra Mé­xi­co, por­que no ca­be du­da que ac­tual­men­te hay mu­chos en el Go­bierno que es­tán abu­san­do del sa­cro­san­to de­re­cho a ser pen­de­jo, co­mo di­ría Pan­cho Her­nán­dez To­rres. Y car­ga­dos de “en­tu­sias­mo” co­mo lo jus­ti­fi­có el pró­xi­mo se­cre­ta­rio de Ha­cien­da, Carlos Ur­zúa, es­tán pro­vo­can­do ca­da bron­ca que se tra­du­ce en pér­di­das de mi­les de mi­llo­nes de pe­sos. Y lo peor, que pa­re­ce que van a se­guir, por­que só­lo les dan una nal­ga­da. Por eso Fa­cun­do Ca­bral ha­bla­ba de cui­dar­se mu­cho de ese ti­po de per­so­na­jes por­que nun­ca se sa­be có­mo van a reac­cio­nar. Por eso de­cía aquel po­lí­ti­co, que Dios me libre de los pen­de­jos con ini­cia­ti­va.

Mu­cho en­tu­sias­mo… Des­pués de la ocu­rren­cia de Ri­car­do Mon­real de per­mi­tir que se anun­cia­ra que iban a qui­tar las co­mi­sio­nes ban­ca­rias por de­cre­to, se co­men­ta que hu­bo una reunión con el pre­si­den­te elec­to Andrés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, el pro­pio Mon­real y Carlos Ur­zúa, pró­xi­mo se­cre­ta­rio de Ha­cien­da, y lue­go de re­vi­sar lo que al­gu­nos con­si­de­ran co­mo una reac­ción re­van­chis­ta de los ban­cos y un ata­que de his­te­ria de los in­ver­sio­nis­tas, se de­ter­mi­nó que Ur­zúa sa­lie­ra a cal­mar los ner­vios de ban­que­ros y fi­nan­cie­ros. Tam­bién se di­ce que el pro­pio AM­LO le re­cla­mó a Mon­real su me­ti­da de pa­ta y por eso le pi­dió que cui­den las pen­de­ja­das que pro­po­nen. Al fi­nal, el se­cre­ta­rio de Ha­cien­da jus­ti­fi­có la ton­te­ría di­cien­do que el cam­bio de ad­mi­nis­tra­ción ha ge­ne­ra­do un gran en­tu­sias­mo en un nú­me­ro de ac­to­res de la so­cie­dad me­xi­ca­na, in­clu­yen­do a los le­gis­la­do­res.

Se fue por la libre… Por otro la­do, mu­chos de plano no creen que Ri­car­do Mon­real se ha­ya de­ja­do arre­ba­tar por un arran­que de en­tu­sias­mo y anun­cia­do lo de las co­mi­sio­nes ban­ca­rias sin con­sul­tar. Me­nos con un pre­si­den­te tan con­tro­la­dor co­mo AM­LO. Es ob­vio que man­da­ron a un chan­go de ter­cer ni­vel pa­ra da­do el ca­so po­der des­men­tir­lo y echar pa­ra atrás las co­sas sin pro­ble­mas. Lo ma­lo, que con los mer­ca­dos no se pue­de ju­gar y el chis­te­ci­to o ex­pe­ri­men­to ya cos­tó cien mil mi­llo­nes de pe­sos que de­be­rán sa­lir de al­gún la­do, por­que es ob­vio que los ri­cos y los em­pre­sa­rios no lo van a po­der de su bol­sa. Me­nos los ban­que­ros. De mo­do que ya se ima­gi­na­rán quié­nes van a ser los pa­ga­nos de es­te “en­tu­sias­mo le­gis­la­ti­vo”. Cla­ro, to­dos los que es­tán pa­gan­do afo­res en es­te mo­men­to, que so­mos el res­to de los me­xi­ca­nos. Aho­ra que de acuer­do a la cla­si­fi­ca­ción del PUP, so­mos pen­de­jos por con­ta­gio. Quién nos man­da.

El pen­de­jo soy yo… Es ob­vio que des­pués de es­ta me­ti­da de pa­ta, na­die qui­so pre­su­mir la au­to­ría de la es­tu­pi­dez del anun­cio de que iban con­tra las co­mi­sio­nes ban­ca­rias. De en­tra­da, Yeidc­kol Po­levnsky, la di­ri­gen­te de Mo­re­na, se la­vó las ma­nos y ade­más se co­bró el desai­re de Ri­car­do Mon­real al de­cir que esa fue idea del se­na­dor y no de su par­ti­do. Re­cor­dar que cuan­do la di­ri­gen­te de Mo­re­na di­jo que los dipu­tados y se­na­do­res pa­ga­rían la con­sul­ta, Mon­real la des­min­tió. Hoy se co­bró el pen­dien­te. Pe­ro lo peor vino más tar­de, cuan­do el pro­pio AM­LO di­jo que en los pró­xi­mos tres años no se to­ca­rían el te­ma de las co­mi­sio­nes ban­ca­rias. O sea, que los co­co­dri­los vue­lan ba­ji­to y Mon­real ten­drá sa­lir a de­cir, en es­to, “el pen­de­jo soy yo”. An­di­ca­brón.

Tie­nen ra­zón… El em­pre­sa­rio Clau­dio X. Gon­zá­lez, que tie­ne raí­ces so­no­ren­ses por­que su pa­dre del mis­mo nom­bre es ori­gi­na­rio de Ca­na­nea, re­su­mió lo que pa­sa en un ati­na­do twit­ter: Mo­re­na es­tá go­ber­nan­do de ma­ne­ra im­pul­si­va. De ocu­rren­cia en ocu­rren­cia, de pi­fia en pi­fia, de de­cla­ra­ción en de­cla­ra­ción, se com­pli­ca el pa­no­ra­ma.

En fin, por lo pron­to me­jor se me por­tan bien y re­cuer­den lo que de­cía Pán­fi­lo el Pe­cho­cho, el que na­ce pa’ta­mal, le dan cham­ba en el Go­bierno. Sa­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.