Con­fie­so que he vi­vi­do…

El Sol de Hermosillo - - Analisis - José Ig­na­cio Lo­vio

“Me pa­re­ció que la vi­da me ha­cía una ad­ver­ten­cia y me en­se­ña­ba pa­ra siem­pre una lec­ción: la lec­ción del honor es­con­di­do, de la fra­ter­ni­dad que no co­no­ce­mos, de la be­lle­za que flo­re­ce en la os­cu­ri­dad.” (Pa­blo Ne­ru­da)

Ha­ce unos me­ses leí el ar­tícu­lo “Me can­sé de pe­lear con­tra Whatsapp y Fa­ce­book: re­nun­cio”, de Leo­nar­do Ha­ber­korn, pro­fe­sio­nal y maes­tro uru­gua­yo. Es una car­ta que ex­pre­sa su mo­les­tia, en­fa­do y enojo por la apa­tía y dis­trac­ción que pro­vo­can las re­des so­cia­les en los es­tu­dian­tes.

Bas­ta ob­ser­var las au­las y a sus vi­si­tan­tes pa­ra re­cor­dar es­te ar­tícu­lo, que des­cri­be tan de­ta­lla­da­men­te el acon­te­cer dia­rio en el mun­do aca­dé­mi­co, y tam­bién en las em­pre­sas don­de se im­par­te ca­pa­ci­ta­ción y adies­tra­mien­to al per­so­nal: los asis­ten­tes es­tán ahí, pe­ro ab­sor­tos en sus ce­lu­la­res.

En es­ta so­cie­dad del es­pec­tácu­lo, es vi­tal pa­ra las per­so­nas es­tar co­nec­ta­das en cual­quier mo­men­to, dar li­ke, ha­cer un co­men­ta­rio o “ro­bar” un post. Sí, es difícil es­tar con­cen­tra­do en una ac­ti­vi­dad en el au­la de cla­se o en una sa­la de ca­pa­ci­ta­ción.

De­bo con­fe­sar que, en múl­ti­ples oca­sio­nes, he pen­sa­do en re­nun­ciar a es­ta ta­rea, pe­ro lue­go cam­bio de pa­re­cer cuan­do me pre­gun­to: ¿pa­ra qué reali­zo es­ta ac­ti­vi­dad?, ¿cuál es el pro­pó­si­to? En­ton­ces se re­nue­va mi fe en la la­bor de edu­car y for­mar a las per­so­nas in­tere­sa­das.

He apren­di­do a uti­li­zar di­ver­sas he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas en el pro­ce­so de en­se­ñan­za-apren­di­za­je, re­vi­so es­tra­te­gias y tác­ti­cas pa­ra ha­cer atrac­ti­vas las se­sio­nes, in­clu­yo anéc­do­tas, bus­co crear el apren­di­za­je con los asis­ten­tes. Ade­más, uti­li­zo has­ta el jue­go, es de­cir, de­tec­to a al­gún ab­sor­to y le so­li­ci­to que bus­que en tal di­rec­ción elec­tró­ni­ca un pun­to so­bre el te­ma que re­vi­sa­mos. Hay oca­sio­nes que ter­mino can­sa­do y fas­ti­dia­do.

Lo que re­fuer­za mi mo­ti­va­ción ha­cia es­te queha­cer es re­cor­dar a los maes­tros que in­flu­ye­ron en mí. Re­vi­vo mis ex­pe­rien­cias en cla­se con ellos, re­co­noz­co su pa­sión por en­se­ñar, el con­tac­to con sus es­tu­dian­tes, las pa­la­bras de alien­to en el mo­men­to justo… éra­mos va­rios los tre­men­dos en el au­la.

En­ton­ces vie­nen a mi men­te las imá­ge­nes de mis pro­fe­so­res: Car­me­li­ta Anguiano, Joaquín Vás­quez, Ós­car Palacios, Ce­lia Pa­tri­cia Mul­doon y Pi­lar Ocam­po, en­tre otros, que apor­ta­ron su gra­ni­to de are­na a mi in­te­rés por es­tu­diar, leer, bus­car nue­vos ca­mi­nos y emu­lar la ta­rea em­pren­di­da por ellos. Gra­cias por ese re­ga­lo y sus lec­cio­nes que ten­go tan pre­sen­tes.

Agra­dez­co y re­co­noz­co la va­len­tía y el arro­jo de Leo­nar­do Ha­ber­korn, por com­par­tir su sen­tir y pen­sar res­pec­to a lo que su­ce­de a su al­re­de­dor y con los es­tu­dian­tes. Aún no re­nun­cio, aun­que es des­gas­tan­te tra­ba­jar en ese con­tex­to. Lo que en al­gún mo­men­to he uti­li­za­do en el pro­ce­so de en­se­ñan­za-apren­di­za­je es el diá­lo­go, la con­fron­ta­ción, la re­fle­xión y has­ta los ce­lu­la­res.

En con­clu­sión, es­toy apren­dien­do con mis es­tu­dian­tes a uti­li­zar apps, ob­te­ner me­jo­res be­ne­fi­cios de mi celular, com­par­tir in­for­ma­ción con ellos a tra­vés de di­ver­sos me­dios. Es to­do un re­to desa­rro­llar ha­bi­li­da­des nue­vas pa­ra el pro­ce­so de en­se­ñan­za-apren­di­za­je, por­que aho­ra la aten­ción es­tá en el es­tu­dian­te y sus ne­ce­si­da­des.

Es pre­ci­so tra­ba­jar en un en­fo­que tri­ple pa­ra atraer a los alum­nos: fa­vo­re­cer el au­to­co­no­ci­mien­to, el au­to­con­trol de las emo­cio­nes y un pen­sa­mien­to sis­té­mi­co, pa­ra que ellos en­cuen­tren lo que le da sen­ti­do a su vi­da, y dis­fru­ten con pa­sión lo que ha­cen.

Los do­cen­tes ten­dre­mos más re­tos y desafíos en es­ta nue­va era, pues re­que­ri­mos desa­rro­llar ha­bi­li­da­des so­cia­les (co­mu­ni­ca­ción efec­ti­va, es­cu­cha ac­ti­va, aser­ti­vi­dad, so­lu­ción de pro­ble­mas, ma­ne­jo de con­flic­tos, re­tro­ali­men­ta­ción y crea­ti­vi­dad, en­tre otras), pa­ra acom­pa­ñar a los es­tu­dian­tes en su for­ma­ción.

Has­ta la pró­xi­ma, buen fin de se­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.