Ig­na­cio Lo­vio

“La ma­yo­ría de los hom­bres mo­der­nos vi­ve en un ‘tran­ce ver­bal’. No ven ni es­cu­chan, y el des­per­tar to­ma bas­tan­te tiem­po”.

El Sol de Hermosillo - - Portada - CA­SOS Y CO­SAS DE LA EX­PE­RIEN­CIA Jo­sé Ig­na­cio Lo­vio (F. Perls) Jo­sé Ig­na­cio Lo­vio Arvizu. Psi­có­lo­go y psi­co­te­ra­peu­ta. Correo: ig­na­cio.lo­[email protected]

Carl Ro­gers afir­ma: “Lo úni­co que sé es que cual­quier per­so­na que quie­ra pue­de me­jo­rar su bie­nes­tar”. Es de­cir, ca­da uno es due­ño de su des­tino y es­ta­do emo­cio­nal y, por tan­to, pue­de me­jo­rar­lo.

Dia­ria­men­te ob­ser­vo có­mo las per­so­nas co­rren de un la­do a otro, hay quie­nes es­tán ab­sor­tas en sus te­lé­fo­nos ce­lu­la­res, otras se sien­tan en al­gún un lu­gar para mi­rar lo que su­ce­de a su al­re­de­dor.

Re­fle­xio­ne­mos so­bre lo que es­ta­mos ge­ne­ran­do co­mo so­cie­dad, es de­cir, ya no char­la­mos, ni co­no­ce­mos o in­ter­ac­tua­mos con otras per­so­nas, por­que lo prin­ci­pal es es­tar in­mer­so en el ce­lu­lar.

Es­ta ex­pe­rien­cia me con­du­ce a me­di­tar so­bre el va­lor de las per­so­nas, y el tiem­po que le de­di­ca­mos a la con­vi­ven­cia con ellas y la dis­po­si­ción para crear un plan de vi­da.

Carl Ro­gers afir­ma: “Lo úni­co que sé es que cual­quier per­so­na que quie­ra pue­de me­jo­rar su bie­nes­tar”. Es de­cir, ca­da uno es due­ño de su des­tino y es­ta­do emo­cio­nal y, por tan­to, pue­de me­jo­rar­lo.

De igual for­ma, ¿có­mo po­de­mos me­jo­rar la con­vi­ven­cia en­tre no­so­tros? Es po­si­ble cuan­do exis­te dis­po­si­ción para co­mu­ni­car­nos, es­cu­char y va­lo­rar el tiem­po que le en­tre­ga­mos a otros.

Aho­ra, una vez que re­co­no­ce­mos el va­lor de al­guien, la con­vi­ven­cia nu­tri­cia y la es­cu­cha ac­ti­va, te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de crear un plan de vi­da que nos alien­te a ser me­jo­res.

Se acer­can las fes­ti­vi­da­des de fin de año, la ale­gría, las pro­me­sas, los sue­ños se avi­van y nos com­pro­me­te­mos a rea­li­zar un sin­fín de ac­ti­vi­da­des que con­tri­bu­yan a me­jo­rar nues­tro ser y queha­cer, y lue­go ¿qué pa­sa?

Trans­cu­rren los días y nos ol­vi­da­mos de los com­pro­mi­sos o los pos­po­ne­mos para nue­vas fe­chas. El re­sul­ta­do es frus­tra­ción, des­alien­to, tris­te­za, amar­gu­ra y cien­tos de jus­ti­fi­ca­cio­nes que sir­ven para aca­llar nues­tro ser.

De­di­ca un tiem­po para re­vi­sar lo que te pro­pu­sis­te al ini­cio de es­te año, y sé ho­nes­to con­ti­go res­pec­to de los lo­gros ob­te­ni­dos. Si hay pro­yec­tos que se que­da­ron en el ca­mino, atien­de lo que pro­vo­có que se de­tu­vie­ran o lo que fal­tó ce­rrar.

Ajus­ta tu plan 2019, con ba­se en la ex­pe­rien­cia an­te­rior, y en­tré­ga­te a tra­ba­jar en su rea­li­za­ción. Dis­fru­ta lo que ha­ces, reúne­te con gen­te que pue­da acom­pa­ñar­te y, so­bre to­do, afi­na tu vi­sión para que con­cre­tes tus ob­je­ti­vos y me­tas.

Co­bra con­cien­cia, de ti de­pen­de la me­jo­ra en to­dos los as­pec­tos. Ob­ser­va, es­cu­cha, pre­gun­ta, ana­li­za y re­gá­la­te tiem­po para di­ri­gir tu vi­da ha­cia lo que te li­be­ra y per­mi­te tu au­to­no­mía.

Aho­ra ten­go tiem­po para es­tar en con­tac­to con­mi­go y ob­ser­var lo que las per­so­nas rea­li­zan. Dis­fru­to el tiem­po que se­lec­ciono para el des­per­tar de mi con­cien­cia y con­tri­buir con otros en esa ta­rea.

Has­ta la pró­xi­ma, buen fin de semana.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.