Ale­jan­dro F. Ce­ce­ña

Se ins­ta­la la 4 T, Jor­ge Tad­dei con sus de­le­ga­dos re­gio­na­les en­fren­ta­rán el re­za­go y la mar­gi­na­ción, los cen­sos se han le­van­ta­do y la bio­gra­fía de la po­bre­za re­fle­ja ya el aban­dono y la in­di­fe­ren­cia del Es­ta­do para con los in­tere­ses de las ma­yo­rías, los h

El Sol de Hermosillo - - Portada - Ale­jan­dro F. Ce­ce­ña

La apues­ta es­tá he­cha, pe­ro, lo que ha lla­ma­do la aten­ción es la con­vo­ca­to­ria ve­la­da para pa­dre­cis­tas o me­jor di­cho ex em­plea­dos de la pa­sa­da ad­mi­nis­tra­ción. Los más ob­je­ti­vos di­rían que eso no im­por­ta, lo que sí po­ne lu­ces de ad­ver­ten­cia es cuan­do es­tos per­so­na­jes es­tán in­vo­lu­cra­dos en ac­tos de co­rrup­ción, in­de­pen­dien­te­men­te de sus afec­tos per­so­na­les. Cé­sar Blei­zef­fer se­rá nue­vo ti­tu­lar de Pro­fe­co en So­no­ra, él fue sub­se­cre­ta­rio de Go­bierno en el se­xe­nio de Gui­ller­mo Padrés, tam­bién fue de­le­ga­do de Co­na­gua, car­go que se le co­no­ce for­mal­men­te co­mo di­rec­tor de la Cuen­ca del No­roes­te, aho­ra lo­pe­zo­bra­do­ris­ta. Lo que sal­ta a la vis­ta es que no es un ele­men­to pro­ve­nien­te de las fi­las de Mo­re­na, ¿có­mo es que lle­ga has­ta ahí? La ima­gi­na­ción vue­la, mu­chos ha­blan de los po­de­res om­ni­pre­sen­tes de Padrés, mu­chos más del gra­do de alia­dos que se con­so­li­da­ron den­tro y fue­ra del queha­cer po­lí­ti­co, de ahí red de in­con­di­cio­na­les. To­do es­to en me­dio del dra­ma para él y su fa­mi­lia de que se can­ce­la su sa­li­da ne­gán­do­se­le un am­pa­ro más...

El te­ma de los de­le­ga­dos da­rá mu­cho que ha­blar, se sa­be que só­lo 11 pre­sen­ta­ron su re­nun­cia, el res­to aún tra­ba­jan por­que re­ci­bie­ron la ins­truc­ción de que­dar­se mien­tras le en­tre­gan a “al­guien”. Se ten­drá que ago­tar un pro­ce­so de ley que se lla­ma de en­tre­ga y re­cep­ción. Aho­ra, ¿en qué ca­li­dad que­dan és­tos que ya no son de­le­ga­dos? Pier­den su ca­pa­ci­dad fun­cio­nal, es de­cir, to­do lo que po­dían ha­cer ya no lo pue­den ha­cer, di­ce los en­te­ra­dos que al­gu­nos los cam­bios lle­ga­rán has­ta el mes de mar­zo, pe­ro con la bue­na re­la­ción que se traen en So­no­ra Go­bierno fe­de­ral y es­ta­tal, ese no se­rá nin­gún in­con­ve­nien­te.

AL­GO ES­CON­DEN EN COBACH

Ha­blan­do de la in­ter­ac­ción de los ni­ve­les de go­bierno, es­te asun­to de los Cobach don­de el Go­bierno del Es­ta­do tu­vo que mar­char con 64 mdp por pa­go de agui­nal­dos, tu­vo co­mo ori­gen que los re­cur­sos fe­de­ra­les no lle­ga­ron… si Tad­dei en­tra­ra con un áni­mo de con­fron­ta­ción me­nu­da pa­rá­li­sis que aún tu­vié­ra­mos con el cie­rre in­clu­so de al­gu­nos plan­te­les, co­sa que fue ver­da­de­ra­men­te dra­má­ti­ca.

La SEP es ta­jan­te en la cues­tión fi­nan­cie­ra, ellos man­dan to­do re­cur­so pla­nea­do, es ca­si im­po­si­ble que la Se­cre­ta­ría no hu­bie­se man­da­do el di­ne­ro, es­to es otro ti­po de ca­so, pue­do de­cir que la SEP no me­tió la ma­nos por­que no tu­vo co­no­ci­mien­to de esas otras aper­tu­ras de plan­te­les, lo que ha­bla de una in­creí­ble irres­pon­sa­bi­li­dad de los ti­tu­la­res que es­tán ac­tual­men­te al fren­te de los co­le­gios.

Lo peor del ca­so es que el Go­bierno ten­ga que res­pon­der… ¿es­tán en­ga­ñan­do a la Gobernadora? Bas­tan­te que acla­rar con es­tos nue­vos plan­te­les que es­tán en ries­go… ¿aho­ra ne­go­cia­rán con Es­te­ban Moc­te­zu­ma?

Nos ve­mos la pró­xi­ma. Has­ta en­ton­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.