Los ac­tos de fe

El Sol de Hermosillo - - Analisis - Omar Alí Ló­pez Las opi­nio­nes ex­pre­sa­das aquí son res­pon­sa­bi­li­dad del au­tor y no ne­ce­sa­ria­men­te re­fle­jan la po­si­ción de

(...) Dios pu­so a prue­ba a Abraham: (v. 1) To­ma a tu hi­jo úni­co, el que tan­to amas, a Isaac; ve a la re­gión de Mo­riá, y ofré­ce­lo en ho­lo­caus­to so­bre la mon­ta­ña que yo te in­di­ca­ré». (v. 2)(...)

Isaac rom­pió el si­len­cio y di­jo a su pa­dre Abraham: «¡Pa­dre!». El res­pon­dió: «Sí, hi­jo mío». «Te­ne­mos el fue­go y la le­ña, con­ti­nuó Isaac, pe­ro ¿dón­de está el cor­de­ro pa­ra el ho­lo­caus­to?». (v. 7) «Dios pro­vee­rá el cor­de­ro pa­ra el ho­lo­caus­to», res­pon­dió Abraham. (v.8)

Abraham eri­gió un al­tar, dis­pu­so la le­ña, ató a su hi­jo Isaac, y lo pu­so so­bre el al­tar en­ci­ma de la le­ña. (v. 9)

Lue­go ex­ten­dió su mano y to­mó el cu­chi­llo pa­ra in­mo­lar a su hi­jo. (v. 10)

Pe­ro el án­gel del Se­ñor lo lla­mó des­de el cie­lo. (v. 11)

Y el án­gel le di­jo: «No pon­gas tu mano so­bre el mu­cha­cho ni le ha­gas nin­gún da­ño. Aho­ra sé que te­mes a Dios, por­que no me has ne­ga­do ni si­quie­ra a tu hi­jo úni­co». (v. 12)

Eso di­ce la Bi­blia acer­ca del ac­to de fe de Abraham, a quien Dios ben­di­jo pa­ra que su des­cen­den­cia po­bla­ra el mun­do.

El de Abraham es un ac­to de fe por­que se tra­ta de una creen­cia, no está sus­ten­ta­da en prue­bas; es de­cir, Dios le habló (sin tes­ti­gos) pa­ra pe­dir­le el sa­cri­fi­cio de su úni­co hi­jo. De he­cho, creer el re­la­to tam­bién es un ac­to de fe, por­que so­lo te­ne­mos los tex­tos de la Bi­blia pa­ra sus­ten­tar­lo, así que de­pen­de de ca­da quien el creer­lo o no.

Así es­tán las co­sas tam­bién de lo que está su­ce­dien­do en el país con el asun­to del des­abas­to de ga­so­li­na que se vi­ve en al­gu­nos es­ta­dos del cen­tro, co­mo Gua­na­jua­to, Ja­lis­co, Que­ré­ta­ro, Aguas­ca­lien­tes, Mo­re­los, Puebla, Hi­dal­go, Es­ta­do de Mé­xi­co y Ciu­dad de Mé­xi­co, por ci­tar al­gu­nos. A los po­bla­do­res se les ha pe­di­do “con­fian­za” e in­clu­so se ha in­vo­ca­do el pa­trio­tis­mo, co­mo con­duc­ta pa­ra aten­der la con­tin­gen­cia por el des­abas­to de com­bus­ti­bles pro­vo­ca­do por la lu­cha en con­tra del lla­ma­do hua­chi­col (or­de­ña de duc­tos).

Sin em­bar­go, el Go­bierno de Mé­xi­co no ha pre­sen­ta­do evi­den­cia al­gu­na de que la es­tra­te­gia es­té fun­cio­nan­do; so­lo sa­be­mos lo que el pre­si­den­te di­ce ca­da ma­ña­na, y has­ta ahí. Pe­ro no hay prue­bas, so­lo di­chos.

Sin du­da que de­be en­fren­tar­se el pro­ble­ma del ro­bo de com­bus­ti­ble, pe­ro cuan­do una bue­na idea de esas se tra­du­ce en una es­tra­te­gia que afec­ta a la po­bla­ción, pa­sa a ser una idea con bue­nas intenciones. Los ciu­da­da­nos no tie­nen por qué su­frir las con­se­cuen­cias de una mala im­ple­men­ta­ción o fal­ta de pre­vi­sión.

Las im­pli­ca­cio­nes por el des­abas­to de ga­so­li­na pue­den ser ma­yús­cu­las, y la ver­dad es­pe­ro que el Go­bierno de Mé­xi­co ha­ya to­ma­do sus pre­vi­sio­nes al res­pec­to, por­que si no, pue­de pro­vo­car pér­di­das que mo­ti­ven mo­vi­mien­tos in­fla­cio­na­rios. En otras pa­la­bras, un in­cre­men­to en los cos­tos de los pro­duc­tos y ser­vi­cios.

La po­la­ri­za­ción en­tre los de­fen­so­res y de­trac­to­res de la me­di­da se fun­de en las re­des so­cia­les con los ar­gu­men­tos de des­ca­li­fi­ca­cio­nes per­so­na­les, lle­gan­do in­clu­so a de­cir­se que el ac­tuar del pre­si­den­te de­be ver­se co­mo un ac­to de fe.

Ten­ga­mos bien cla­ras nues­tras re­ser­vas an­te se­me­jan­tes “ar­gu­men­ta­cio­nes”, por­que tal afir­ma­ción im­pli­ca­ría la exis­ten­cia de un Ser Su­pe­rior, una re­li­gión o un dogma… y de eso, Hitler, Sta­lin y Mus­so­li­ni po­drían dar­nos cla­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.