Nu­tri­ción y sa­lud

El Sol de Hidalgo - - 6 Local - VE­RÓ­NI­CA CA­LLE­JAS CRUZ

Las en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias son to­dos aque­llos pa­de­ci­mien­tos que afec­tan el sis­te­ma res­pi­ra­to­rio y que van des­de molestias en la gar­gan­ta has­ta en­fer­me­da­des pul­mo­na­res gra­ves. Pue­den ma­ni­fes­tar­se a tra­vés de sín­to­mas muy co­no­ci­dos co­mo obs­truc­ción na­sal, do­lor de gar­gan­ta, de ca­be­za, de oí­dos, fie­bre y ma­les­tar ge­ne­ral.

Son cau­sa­das por di­ver­si­dad de ele­men­tos, aun­que lo más co­mún es que sea a tra­vés de in­fec­cio­nes bac­te­ria­nas o ví­ri­cas (que se trans­mi­ten a tra­vés de las go­ti­tas de sa­li­va o se­cre­cio­nes que una per­so­na en­fer­ma arro­ja al to­ser) , así co­mo cau­sas am­bien­ta­les, po­lu­ción, al­ta ex­po­si­ción a tó­xi­cos aé­reos e in­clu­so ta­ba­quis­mo, co­mo en el ca­so del cán­cer de pul­món.

Se ha com­pro­ba­do que los cí­tri­cos tie­nen una fun­ción an­ti­his­ta­mí­ni­ca co­mo la to­ron­ja, na­ran­ja, li­món, man­da­ri­na y li­ma; los ali­men­tos con al­to con­te­ni­do de azu­fre co­mo el ajo y la ce­bo­lla ayu­dan tam­bién a dis­mi­nuir la in­ten­si­dad de los res­fria­dos. El azu­fre ac­túa so­bre la con­ges­tión na­sal por­que ha­ce que dis­mi­nu­ya una pro­teí­na lla­ma­da mu­ci­na. Por el con­tra­rio, la mu­ci­na pue­de ver­se in­cre­men­ta­da por el con­su­mo de lác­teos, so­bre to­do en per­so­nas alér­gi­cas o in­to­le­ran­tes a los mis­mos.

Se­ría con­ve­nien­te to­mar mul­ti­vi­ta­mí­ni­cos para evi­tar res­fria­dos y sus com­pli­ca­cio­nes si el pa­cien­te no lle­va una die­ta ade­cua­da, o bien, si es pro­pen­so a con­traer en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias; si es­te no es el ca­so, bas­ta­rá con in­ge­rir dos fru­tas cí­tri­cas al día y una ra­ción de olea­gi­no­sas (nuez, al­men­dra, ca­cahua­tes, pis­ta­ches o pe­pi­tas).

Re­cuer­de que el con­su­mo de ju­gos de fru­tas no es sa­lu­da­ble, es me­jor con­su­mir la fru­ta en­te­ra. Si se re­quie­re to­mar vi­ta­mi­na C, hay es­tu­dios que in­di­can que su­ple­men­tar con 500 mg dia­rios de es­ta vi­ta­mi­na ayu­da a dis­mi­nuir la in­ci­den­cia de en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias, o bien, re­du­ce la du­ra­ción de las mis­mas.

Se­gún un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do res­pec­to a la su­ple­men­ta­ción con vi­ta­mi­na E para la pre­ven­ción de pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios en adul­tos ma­yo­res ha te­ni­do un efec­to po­si­ti­vo en una bue­na par­te de ellos; sin em­bar­go, es­te efec­to es­tá su­pe­di­ta­do a las ca­rac­te­rís­ti­cas ge­né­ti­cas de las per­so­nas; por tan­to, no to­dos se be­ne­fi­cia­rán con la in­ges­tión de es­ta vi­ta­mi­na.

Recuerda que una ali­men­ta­ción ade­cua­da le ayu­da­rá siem­pre a man­te­ner en buen es­ta­do tu sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. No ol­vi­de to­mar dos li­tros de agua sim­ple to­dos los días. ¡Ba­je de peso e ini­cie un nue­vo es­ti­lo de vi­da!

Un plan

de ali­men­ta­ción nos ayu­da­rá a te­ner las de­fen­sas en óp­ti­mas con­di­cio­nes y a pre­ve­nir en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.