Una re­se­ña so­bre la pues­ta en es­ce­na El dic­cio­na­rio

El Sol de Hidalgo - - Gossip - HU­GO HERNÁNDEZ EN­TRE PIER­NAS Y TELONES El dic­cio­na­rio se pre­sen­ta en la sa­la Héc­tor Men­do­za, la en­tra­da es gra­tui­ta, pe­ro hay que re­ser­var lu­gar es­cri­bien­do a pú­bli­cos.cn­tea­[email protected]­ba.gob.mx

Abu­rri­do, ca­si con to­da se­gu­ri­dad, se­rá el ad­je­ti­vo que ven­ga a nues­tra men­te si al­guien su­gie­re ha­blar du­ran­te 90 mi­nu­tos so­bre un dic­cio­na­rio. Y muy pro­ba­ble­men­te sea cier­to, a me­nos…

Sí, a me­nos que se tra­te de El dic­cio­na­rio, una es­tu­pen­da, sen­sa­cio­nal, di­ver­ti­da, emo­ti­va, pro­fun­da, ágil, sor­pren­den­te, ilustrativa, di­dác­ti­ca y con­mo­ve­do­ra pues­ta en es­ce­na que, con ese tí­tu­lo, ha­ce tem­po­ra­da en la se­de de la Com­pa­ñía Na­cio­nal de Tea­tro, en el co­ra­zón de Co­yoa­cán.

No quie­ro jus­ti­fi­car la llu­via de ca­li­fi­ca­ti­vos que he ver­ti­do en el pá­rra­fo an­te­rior, más bien tra­ta­ré de ex­pli­car el por­qué de ellos, y, so­bre to­do de con­ta­giar mi en­tu­sias­mo pa­ra que los po­si­bles lec­to­res de es­ta co­lum­na no se pier­dan por na­da del mun­do es­ta obra. Es­cri­ta por el dra­ma­tur­go es­pa­ñol Ma­nuel Cal­za­da,

El dic­cio­na­rio cuen­ta de ma­ne­ra al­ter­na­da di­fe­ren­tes mo­men­tos, en­tre 1925 y 1981, en la vi­da de Ma­ría Mo­li­ner, re­co­no­ci­da en to­do el mun­do de ha­bla his­pa­na por ser au­to­ra del Dic­cio­na­rio de uso del es­pa­ñol, y quien en pa­la­bras de Ga­briel Gar­cía Már­quez “hi­zo una proeza con muy po­cos pre­ce­den­tes: es­cri­bió so­la, en su ca­sa, con su pro­pia mano, el dic­cio­na­rio más com­ple­to, más útil, más acu­cio­so y más di­ver­ti­do de la len­gua cas­te­lla­na”.

A la vi­da com­pli­ca­da y ma­ra­vi­llo­sa que tu­vo Ma­ría Mo­li­ner, hay que su­mar­le la muy in­tere­san­te y ati­na­da es­truc­tu­ra que el dra­ma­tur­go ha cons­trui­do pa­ra con­tar­la. Pre­sen­te y pa­sa­do se fun­den, y nun­ca se con­fun­den, en un hi­lo na­rra­ti­vo que atra­pa des­de el pri­mer mo­men­to.

Bue­na par­te del mé­ri­to de es­te trans­cu­rrir tan flui­do es de Enrique Sin­ger, di­rec­tor de es­ce­na, quien una vez más vuel­ve a mos­trar los al­tos vue­los a los que nos tie­ne acos­tum­bra­dos.

No es ca­sua­li­dad que dos de las me­jo­res pues­tas de es­ce­na que se pre­sen­tan aho­ra en la Ciu­dad de México, és­ta y Los ba­ños, sean su res­pon­sa­bi­li­dad.

Otros dos lo­gros, ENOR­MES, de es­te mon­ta­je son la es­ce­no­gra­fía y la ilu­mi­na­ción. La pri­me­ra es un ver­da­de­ro poe­ma que pro­yec­ta ma­ra­vi­llo­sa­men­te el avan­ce de la ac­ción dra­má­ti­ca. Res­pon­sa­bles de ella son Au­da Ca­ra­za y Ate­nea Chá­vez Vi­ra­mon­tes; y el di­se­ño de ilu­mi­na­ción, per­fec­to, es de Víc­tor Za­pa­te­ro.

Bra­vo tam­bién a la mú­si­ca ori­gi­nal de An­to­nio Fer­nán­dez y al ves­tua­rio de Es­te­la Fa­goa­ga.

Pe­ro so­bre to­do, ova­ción de pie pa­ra la ta­len­to­sí­si­ma Lui­sa Huer­tas, una de las gran­des ac­tri­ces de es­te país, quien es­tá, co­mo siem­pre, ex­cel­sa. Los 90 mi­nu­tos que du­ra la fun­ción es­tá en el es­ce­na­rio, y con un so­lo ves­tua­rio va y vie­ne por las seis dé­ca­das que cuen­ta la tra­ma, y sal­ta de un es­pa­cio a otro, y de una in­ten­ción y sen­ti­mien­to a los opues­tos an­te los ojos ma­ra­vi­lla­dos de los es­pec­ta­do­res, que lo re­co­no­cen y la pre­mian con una, co­mo ya lo apun­té, so­no­ra ova­ción de pie. Es­tu­pen­dos tam­bién Ro­ber­to So­to y Ós­car Nar­váez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.