Po­bla­do­res con al­tos ín­di­ces de man­ga­ne­so en la san­gre

Des­de 1965 en­tró en ope­ra­cio­nes la Mi­ne­ra Autlán­uni­dad Oton­go, da­ñan­do al me­dio: po­bla­do­res

El Sol de Hidalgo - - Portada - RU­BÉN JUÁ­REZ

El pre­si­den­te del Con­se­jo de Vi­gi­lan­cia de la co­mu­ni­dad Chi­con­cuac, per­te­ne­cien­te a Lolotla, Wen­ces­lao Cruz Her­nán­dez, se­ña­ló que va­rios de sus ve­ci­nos, al rea­li­zar­les prue­bas de la­bo­ra­to­rio, re­sul­ta­ron con al­tos ín­di­ces de man­ga­ne­so en la san­gre, de­bi­do pre­sun­ta­men­te a la gra­ve con­ta­mi­na­ción que ge­ne­ra la Mi­ne­ra Autlán­uni­dad Oton­go. En tan­to, el de­le­ga­do de Cux­hua­can, per­te­ne­cien­te a Te­pehua­cán de Gue­rre­ro, Her­mi­lo Váz­quez Bau­tis­ta, con­fir­mó que en el río que pa­sa por su lo­ca­li­dad la va­rie­dad de pe­ces, co­mo el bo­bo, me­quiun, chal­be­re­na, an­gui­la, aca­ma­ya y co­zo­les, ya des­apa­re­ció to­tal­men­te, por lo que la gen­te, des­de ha­ce va­rios años, de­jó de pes­car por el fuer­te olor a pi­za­rra.

LOLOTLA, Hgo.­ El pre­si­den­te del Con­se­jo de Vi­gi­lan­cia de la co­mu­ni­dad Chi­con­cuac, per­te­ne­cien­te a es­te mu­ni­ci­pio, Wen­ces­lao Cruz Her­nán­dez, se­ña­ló que va­rios de sus ve­ci­nos, al rea­li­zar­les prue­bas de la­bo­ra­to­rio, sa­lie­ron con al­tos ín­di­ces de man­ga­ne­so en la san­gre, de­bi­do pre­sun­ta­men­te a la gra­ve con­ta­mi­na­ción que ge­ne­ra la Mi­ne­ra Autlá­nU­ni­dad Oton­go.

Cruz Her­nán­dez mos­tró a El Sol de Hi­dal­go los re­sul­ta­dos de los do­cu­men­tos que se le prac­ti­ca­ron a Ga­briel Ve­rón Her­nán­dez, Pe­tra Her­nán­dez Ávi­la, Her­me­ne­gil­da Os­toa Gon­zá­lez y a él.

Las mues­tras in­di­can un ex­ce­so de es­te mi­ne­ral en su cuer­po y por es­ta si­tua­ción tie­nen di­fe­ren­tes efec­tos en la salud, co­mo do­lor de huesos, pér­di­da de la vis­ta y mu­cho can­san­cio.

Ade­más, re­fi­rió que des­de 1965 es­ta com­pa­ñía ex­plo­ta es­ta mi­na y no ha­ce na­da pa­ra cui­dar el am­bien­te, mu­cho me­nos a las co­mu­ni­da­des de Chin­con­cuac y To­la­go, las cua­les son las más cer­ca­nas a es­ta em­pre­sa que a la fe­cha ha­ce de­to­na­cio­nes de di­na­mi­ta y des­pren­de un pol­vo que, afir­ma, da­ña rá­pi­da­men­te los te­chos de las vi­vien­das que son de lámina.

Pa­ra el de­le­ga­do de la co­mu­ni­dad Cux­hua­can, per­te­ne­cien­te a Te­pehua­cán de Gue­rre­ro, Her­mi­lo Váz­quez Bau­tis­ta, en el río que pa­sa por su lo­ca­li­dad la va­rie­dad de pe­ces, co­mo el bo­bo, me­quiun, chal­be­re­na, an­gui­la, aca­ma­ya y co­zo­les, ya des­apa­re­cie­ron to­tal­men­te de su afluen­te, por lo que la gen­te des­de ha­ce va­rios años de­jó de pes­car por el fuer­te olor a pi­za­rra.

Ex­pli­có que tam­bién se ha de­ja­do de ex­traer ma­te­rial pé­treo de su cau­dal, lo que ha ori­gi­na­do pér­di­das eco­nó­mi­cas pa­ra su cen­tro po­bla­cio­nal, de­bi­do a que es­tán con­ta­mi­na­das la gra­va y are­na, lo que ha ori­gi­na­do que los ca­mio­ne­ros ha­yan de­ja­do de ad­qui­rir­la des­de ha­ce va

rios años por es­ta mis­ma si­tua­ción que no se ha po­di­do fre­nar.

De igual ma­ne­ra el de­le­ga­do de Acui­mantla, Re­yes Acos­ta Martínez, de­nun­ció que la Mi­ne­ra Autlán les tra­jo más per­jui­cios que be­ne­fi­cios pa­ra su lo­ca­li­dad.

El úni­co Cen­tro Eco­tu­rís­ti­co que re­ci­bía tu­ris­tas por lo me­nos tres ve­ces al año, hoy se en­cuen­tra sin re­ci­bir a nin­gu­na per­so­na, pues un pol­vo ne­gro ha in­va­di­do por com­ple­to su río.

Acos­ta Martínez ase­gu­ró que en va­rias oca­sio­nes han so­li­ci­ta­do por es­cri­to el apo­yo de es­ta com­pa­ñía mi­ne­ra, pe­ro siem­pre les han ne­ga­do su res­pal­do.

Ahora so­lo bus­can que les pue­dan re­sar­cir el da­ño eco­ló­gi­co ori­gi­na­do por la so­bre­ex­plo­ta­ción de su úni­co afluen­te que te­nían pa­ra la rea­li­za­ción de di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des.

Ju­lia Cruz Her­nán­dez y Ju­ven­cia Gon­zá­lez Cruz, am­bas ve­ci­nas de la co­mu­ni­dad Ta­ma­la, ad­vir­tie­ron que por ba­ñar­se en el río que pa­sa por su cen­tro po­bla­cio­nal, les sa­lie­ron va­rias ron­chas en la piel que has­ta el mo­men­to no han po­di­do con­tro­lar, pues ya acu­die­ron a un cen­tro de salud pe­ro la co­me­zón con­ti­núa.

Las au­to­ri­da­des de­le­ga­cio­na­les de To­la­go, Chi­con­cuac, Cux­hua­can, Ta­ma­la y Acui­mantla exi­gen a la Mi­ne­ra Autlán la cons­truc­ción in­me­dia­ta de plan­tas tra­ta­do­ras de aguas re­si­dua­les, la lim­pie­za to­tal del río Cla­ro, la re­cons­truc­ción de vi­vien­das da­ña­das por los ex­plo­si­vos y so­bre to­do mé­di­cos es­pe­cia­lis­tas pa­ra re­vi­sar­los.

Los mis­mos po­bla­do­res de es­tas lo­ca­li­da­des en­cla­va­das en la Sierra Al­ta afir­ma­ron que cuan­do llue­ve fuer­te en to­da es­ta zo­na, los tra­ba­ja­do­res de la mi­na abren las com­puer­tas pa­ra des­car­gar to­da cla­se de desechos y re­si­duos tó­xi­cos que arro­jan los po­zos de Oton­go, lo que im­pli­ca una gra­ve con­ta­mi­na­ción del río Cla­ro.

Ba­ñar­se en el río que pa­sa por su cen­tro po­bla­cio­nal, les ge­ne­ró ron­chas en la piel que has­ta el mo­men­to no han po­di­do con­tro­lar

/FOTOS: RU­BÉN JUÁ­REZ

Au­to­ri­da­des de las co­mu­ni­da­des con­si­de­ran que las afec­ta­cio­nes a la salud se de­ben a la con­ta­mi­na­ción de la Mi­ne­ra Autlán

La actividad de la Mi­ne­ra Autlán, de­nun­cian po­bla­do­res, eli­mi­nó es­pe­cies del río Cla­ro, co­mo el bo­bo, me­quiun, chal­be­re­na, an­gui­la, aca­ma­ya y co­zo­les.

Ve­ci­nos de la co­mu­ni­dad Chi­con­cuac, per­te­ne­cien­te a Lolotla, re­sul­ta­ron con al­tos ín­di­ces de man­ga­ne­so en la san­gre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.