LA­MEN­TA­BLE

El Sol de Irapuato - - Local -

Tu­vo que ser sus­pen­di­da la se­sión de la Cá­ma­ra de Dipu­tados allá en San Lá­za­ro an­te la te­rri­ble no­ti­cia de que ha­bía si­do ase­si­na­da la hi­ja de la dipu­tada mo­re­nis­ta, Car­men Me­del Pal­ma. Muy tris­te y la­men­ta­ble. Cien­tos, mi­les de fa­mi­lias me­xi­ca­nas tam­bién es­tán pa­de­cien­do en es­te y otros mo­men­tos el in­men­so do­lor de ha­ber per­di­do a un ser que­ri­do ase­si­na­do por los cri­mi­na­les. Ni “gol­pes de ti­món”, ni “lo que di­ga mi de­di­to”, ni amnistías, ni el fa­mo­so “perdón sí ol­vi­do no” han ser­vi­do de na­da pa­ra fre­nar la ola cri­mi­nal. PO­LA­RI­ZA­CIÓN

Dipu­tados de los dis­tin­tos par­ti­dos exi­gie­ron, des­de la tri­bu­na par­la­men­ta­ria, “jus­ti­cia”, y di­cen que el go­bierno que ter­mi­na de­ja una gran deu­da pen­dien­te y efec­ti­va­men­te así es; sin em­bar­go, no hay que per­der de vis­ta que el go­bierno que es­tá por ini­ciar lle­ga en me­dio de un am­bien­te de con­fron­ta­ción en­tre los me­xi­ca­nos, de dis­cur­sos de odio, de des­ca­li­fi­ca­cio­nes, de po­la­ri­za­ción y evi­den­te­men­te de per­se­cu­ción en es­te ca­so ha­cia re­pre­sen­tan­tes de la pren­sa. Eso, se­ño­res, se­gui­rá in­ci­tan­do al país a la vio­len­cia y no va a traer la paz que to­dos an­he­la­mos.

NAR­CI­SIS­MO

Y, pre­ci­sa­men­te, pa­ra el pri­me­ro de di­ciem­bre se tie­ne pre­pa­ra­do to­do un es­pec­tácu­lo en la to­ma de po­se­sión: el ac­to so­lem­ne en el re­cin­to le­gis­la­ti­vo; lue­go un re­co­rri­do del que se­rá pre­si­den­te de Mé­xi­co en au­to des­ca­po­ta­ble al es­ti­lo John J. Ken­nedy y de la épo­ca de los se­ten­ta; lue­go un mi­tin con la bo­rre­ga­da en el zócalo de la Ciu­dad de Mé­xi­co. To­do un cul­to a la per­so­na­li­dad. El pre­si­den­cia­lis­mo más vi­gen­te que nun­ca. ¿Es es­te el “cam­bio ver­da­de­ro”?

PERRICIDA

Di­rán que se tra­ta sim­ple­men­te de un ani­mal ca­lle­je­ro, pe­ro las so­cie­da­des pro­tec­to­ras de ani­ma­les han reac­cio­na­do -y con jus­ta ra­zón- cons­ter­na­das y, al mis­mo tiem­po, in­dig­na­das por la ac­ción cri­mi­nal de un ca­fre del vo­lan­te de la Ru­ta 34 del trans­por­te pú­bli­co de pa­sa­je­ros de Ira­pua­to que atro­pe­lló a una pe­rri­ta en las in­me­dia­cio­nes del Ma­terno In­fan­til. La cruel­dad inau­di­ta con la que ac­tuó es­ta bes­tia no tie­ne perdón.

TAPADERAS

Tes­ti­gos pre­sen­cia­les na­rra­ron que el su­je­to en cues­tión ac­tuó de ma­ne­ra in­ten­cio­nal pa­ra atro­pe­llar al ani­ma­li­to mis­mo que, a cau­sa de las gra­ves le­sio­nes, fa­lle­ció mi­nu­tos des­pués; esas mis­mas per­so­nas ase­gu­ran que el sal­va­je con­duc­tor no só­lo se bur­ló an­te los re­cla­mos sino que in­sul­tó a los de­nun­cian­tes.

ATA­QUE

No cree­mos que Transportes Co­lec­ti­vos de Ira­pua­to apli­que un “co­rrec­ti­vo ejem­plar” co­mo di­jo su re­pre­sen­tan­te Ra­món Or­te­ga por­que, si cuan­do matan a un pea­tón los cho­fe­res si­guen tra­ba­jan­do tan tran­qui­los so­la­pa­dos por sus pa­tro­nes, me­nos van a ha­cer al­go por la muer­te de un pe­rro. Por cier­to, el o los due­ños de los pe­rros que ma­ta­ron a un ni­ño de tres años, les de­ben apli­car to­do el pe­so de la ley y a los ca­nes sa­cri­fi­car­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.