¿Pre­des­ti­na­dos?

Co­mo ava­lan­cha pa­re­cie­ra que nos va a caer un des­tino ineluc­ta­ble: que Ló­pez Obra­dor ga­ne la pre­si­den­cia en el 2018. La can­ta­le­ta em­pie­za a re­sul­tar más con­ta­gio­sa que el sa­ram­pión y quie­nes es­tán en con­tra del in­ter­fec­to, te lo di­cen con ca­ra de em­plea­do

El Sol de León - - Analisis - Ca­ta­li­na No­rie­ga ca­ta­li­nanq@hot­mail.com @ca­ta­li­nanq

¿Y yo por qué? (co­mo di­ría Vi­cen­te Fox), ¿qué cas­ti­go he co­me­ti­do pa­ra que me cai­ga se­me­jan­te pla­ga? En esa te­si­tu­ra se en­cuen­tra mu­cho más de un se­sen­ta por cien­to de la po­bla­ción, un al­to por­cen­ta­je, al que po­co o na­da le ha­ría gra­cia el que lle­ga­ra el ta­bas­que­ño.

Las en­cues­tas ata­ran­tan. En elec­cio­nes pa­sa­das, con­fir­ma­ron su po­ca con­fia­bi­li­dad, y sin em­bar­go, in­flu­yen en el co­lec­ti­vo ge­ne­ral y se con­vier­ten en pi­to­ni­sas; se las to­ma co­mo ba­se, se les cree a cien­cia cier­ta y se ig­no­ra la fra­gi­li­dad de sus pre­dic­cio­nes.

Son la fo­to­gra­fía de equis mo­men­to; quie­nes las con­tes­tan pue­den cam­biar de opi­nión, o men­tir en su res­pues­ta; el vo­to es en gran me­di­da emo­cio­nal -por no de­cir vis­ce­ral- y los sen­ti­mien­tos son di­ná­mi­cos; los par­ti­dos, sin em­bar­go, les sa­can pro­ve­cho y las pu­bli­ci­tan a más no po­der.

Por aho­ra, AMLO es­tá a la ca­be­za, Ana­ya en se­gun­do lu­gar y Mea­de en ter­ce­ro, así em­pe­za­ron las pa­sa­re­las de los can­di­da­tos -en es­te pe­rio­do, que se su­po­ne de pre­cam­pa­ña-. Pri­me­ro fue en Ja­lis­co, con los se­ño­res de los su­per­mer­ca­dos, lue­go vino Aca­pul­co con los due­ños del di­ne­ro, los de la ban­ca; lle­ga­ron to­dos los sus­pi­ran­tes a Aca­pul­co, in­clui­dos los in­de­pen­dien­tes y se les re­ci­bió por igual; ca­da uno pu­do dar a co­no­cer su pro­gra­ma, ex­pla­yar­se sin lí­mi­tes y bus­car la anuen­cia de los per­so­na­jes.

Era de es­pe­rar­se que Jo­sé An­to­nio Mea­de se lle­va­ra el aplau­só­me­tro; los car­gos que ocu­pó le per­mi­tie­ron una re­la­ción cer­ca­na; ade­más de la sim­pa­tía que pu­die­ran te­ner­le, hil­va­nó los te­mas con es­truc­tu­ra y co­no­ci­mien­to y esa so­li­dez men­tal, que pa­ra otros sec­to­res es só­lo “men­ta­li­dad de fun­cio­na­rio”.

Ana­ya re­pi­tió una pre­sen­ta­ción an­te­rior y su hin­ca­pié en la per­se­cu­ción priis­ta -por el pre­sun­to la­va­do de di­ne­ro- pu­do qui­tar­le mé­ri­tos; pa­ra los “col­mi­llu­dos”, el ex­jo­ven Ma­ra­vi­lla se sien­te tierno pa­ra ocu­par la pri­me­ra ma­gis­tra­tu­ra y, aun­que se le re­co­no­ce in­te­li­gen­cia y pre­pa­ra­ción, la fal­ta de ex­pe­rien­cia es un ne­ga­ti­vo con­si­de­ra­ble.

Ló­pez Obra­dor qui­so con­ven­cer­los de que, en na­da ac­tua­ría co­mo un dic­ta­dor: ni na­cio­na­li­za­ría ins­ti­tu­cio­nes ni se re­ele­gi­ría; tra­tó de dar tran­qui­li­dad y cer­ti­dum­bre, aun­que des­li­zó dos o tres pro­pues­tas, que hi­cie­ron que más de uno le­van­ta­ra las ce­jas.

Su em­pe­ci­na­mien­to en aca­bar con la obra del nue­vo ae­ro­puer­to de la Ciu­dad de Mé­xi­co, pa­ra cons­truir­lo por los rum­bos de San­ta Lu­cía, se per­ci­be co­mo una abe­rra­ción; hay con­tra­tos fir­ma­dos con empresas na­cio­na­les y ex­tran­je­ras, que per­de­rían has­ta la ca­mi­sa, mi­les de tra­ba­ja­do­res irían al des­em­pleo y vol­ver a crear un pro­yec­to de se­me­jan­te ta­ma­ño, to­ma­ría tiem­po; las ac­tua­les ins­ta­la­cio­nes no dan pa­ra más y se ne­ce­si­ta con ur­gen­cia con­tar con las re­des de co­mu­ni­ca­ción acor­des a nues­tro desa­rro­llo.

Qui­so do­rar­les la píl­do­ra, pe­ro el co­lo­fón de su dis­cur­so, con su ame­na­za, dio al tras­te con la can­ta­le­ta de que ha cam­bia­do. Si hay frau­de elec­to­ral, él no ama­rra­rá al ti­gre suel­to. ¿Y cuán­do ha acep­ta­do los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les, o que el pro­ce­so fue me­dia­na­men­te lim­pio?, po­ne en du­da a las ins­ti­tu­cio­nes, cuan­do no las man­da al dia­blo.

Lo im­por­tan­te fue el ejer­ci­cio de­mo­crá­ti­co, pa­ra po­si­bi­li­tar el que se dé un vo­to ra­zo­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.