LITA Rea­lis­ta, cru­da y fuer­te vía do­lo­ro­sa

El Sol de León - - Local - Eloy Jap­het Es­qui­vel Vázquez / @jap­he­t_e­loy

Día de viernes san­to. La Ciu­dad es­ta­ba ca­si de­sier­ta y un sol abra­sa­dor se ele­vó al­re­de­dor de las 11:00 de la ma­ña­na. La gen­te se agru­pa­ba de­ba­jo de la som­bra de los ár­bo­les en la ex­pla­na­da del templo de Fá­ti­ma, a la es­pe­ra de ver en­trar en es­ce­na a Fran­cis­co Ja­vier Al­va­ra­do que in­ter­pre­tó a Cris­to, que ejem­pli­fi­có una par­te de lo que el no­ble y buen car­pin­te­ro, Je­sús de Na­za­ret, vivió en Ju­dea en tiem­po de los ro­ma­nos, an­tes de mo­rir fue­ra de la amu­ra­lla Je­ru­sa­lén. Lle­ga­ba una uni­dad de ca­ba­lle­ría de la po­li­cía y un he­li­cóp­te­ro de la mis­ma cor­po­ra­ción.

La vía do­lo­ro­sa o viacrucis, el Cha­pa­li­ta, es uno de los más du­ros y vio­len­tos. Y eso se de­mos­tró cuan­do la le­gión de sol­da­dos ro­ma­nos se en­fi­ló rum­bo al Cal­va­rio; Los aven­to­nes y em­pu­jo­nes eran co­sa co­mún en­tre los in­tér­pre­tes que no ha­cían más que po­ner sus bra­zos pa­ra no caer de lleno so­bre el sue­lo, los azo­tes, ex­pre­sa­ron que ya no era más una prác­ti­ca de to­dos las tar­des en el par­que, to­do aque­llo sa­ca­ba ex­cla­ma­cio­nes en­tre los es­pec­ta­do­res co­mo: “¡Ay ca­brón! ¡Ay no!¡ay no sean apro­ve­cha­dos!¡ Ay po­bre­ci­to!”.

La gen­te in­clu­so que­ría un abue­na foto o gra­bar el even­to en vi­vo en sus te­lé­fo­nos mó­vi­les a tra­vés de sus re­des so­cia­les, bus­ca­ban ese acer­ca­mien­to al ros­tro del Cris­to su­fri­do. Al­gu­nos ni­ños llo­ra­ban an­te la fuer­te ca­rac­te­ri­za­ción.

Co­ro­na de es­pi­nas

A Cris­to se le pu­so una co­ro­na de es­pi­nas, a Ja­vier tam­bién, y, un azo­te mal da­do a la al­tu­ra de su co­ro­na, por seguro, esas es­pi­nas se le cla­van en la frente co­mo a Je­sús. Así ini­ció El ca­mino de la cruz rum­bo al Gól­go­ta (Cal­va­rio) pri­me­ro, di­ri­gién­do­se a Bou­le­vard Las Pal­mas, lue­go, ha­cia las ca­lles, Veracruz y Puer­to Ri­co, al úl­ti­mo al Blvd. Campeche. El áni­mo del gen­tío es­ta­ba muy ál­gi­do al ver que, quie­nes re­pre­sen­ta­ban a los cen­tu­rio­nes ro­ma­nos, mo­ja­ban sus lá­ti­gos y de­cían: “¡Lo trai­go bien se­co!”. En ese ins­tan­te, los hom­bres de apo­yo abas­te­cían con agua sus cu­be­tas pa­ra se­guir em­pa­pan­do los la­zos y así con el lí­qui­do es­cu­rrien­do, es­tre­llar­los sin mi­ra­mien­tos, so­bre la es­pal­da del su­fri­do Fran­cis­co que hi­zo su pa­pel con la mi­ra­da el sue­lo, a ra­tos al cie­lo, su es­pal­da se tor­nan­do ro­ji­za, su san­gre se com­bi­na­ba con las go­tas de agua y su­dor. Ha­bía re­ci­bi­do una bue­na ra­ción de esos fie­ros gol­pes en el cas­ti­go de­cre­ta­do al ser juz­ga­do por el pre­fec­to Pon­cio Pi­la­tos ( Noe To­rres) an­te los fa­ri­seos y el pue­blo.

Las tres caí­das

Fran­cis­co ( Cris­to) te­nía

que

so­por­tar

el Je­sús de Na­za­ret,

in­ter­pre­ta­do por Fran­cis­co Ja­vier Al­va­ra­do, cum­plió su eje­cu­ción, se en­tre­gó a un fin, pa­ra re­di­mir al mun­do en la cruz y allí, en la in­ter­sec­ción de los bu­le­va­res Ma­nuel de Aus­tri y Campeche que­dó su pe­sa­da car­ga de ma­de­ra er­gui­da.

pa­vi­men­to que ar­día a ple­nas ho­ras del día en que el as­fal­to es­ta­ba en ebu­lli­ción por el ca­lo­ra­zo y el sol, se le­van­tó siem­pre. Allí, cien­tos de es­pec­ta­do­res pre­sen­cia­ron las tres caí­das, La pri­me­ra, cuan­do el pe­so de la cruz ca­yó so­bre su cos­ta­do pi­dien­do pie­dad y su ma­dre, La vir­gen Ma­ría veía a su hi­jo ca­mino a la muer­te, la ve­ró­ni­ca lim­pia­ba su ros­tro, ros­tro que des­pués se en­mar­có so­bre la pren­da y se pre­sen­ció el di­vino mi­la­gro, Ci­ri­neo ayu­da al se­ñor a lle­var su tor­men­to. Cris­to con­sue­la a las hi­jas de Je­ru­sa­lén.

Cruc ifi­xión

Je­sús de Na­za­ret, in­ter­pre­ta­do por Fran­cis­co Ja­vier Al­va­ra­do, cum­plió su eje­cu­ción, se en­tre­gó a un fin, pa­ra re­di­mir al mun­do en el ca­mino de la cruz, y allí, en la in­ter­sec­ción de los Bou­le­va­res Ma­nuel de Aus­tri y Campeche que­dó la su pe­sa­da car­ga de ma­de­ra er­gui­da , jun­to a los la­dro­nes Di­mas y Ges­tas, con vis­ta ha­cia el San­tua­rio de Gua­da­lu­pe y la Ca­te­dral de León. Ahí y de­ba­jo de sus pies, Ma­ría La Vir­gen (Kar­la Adria­na Ro­dri­guez) so­llo­za­ba, la gen­te mi­ra­ba con ex­pec­ta­ción, co­mo ca­da año el viacrucis de Cha­pa­li­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.