Vi­ven la pa­sión de Cris­to en el Coecillo

Co­mien­zan las tres caí­das por la ca­lle Fray Da­niel Mi­re­les has­ta lle­gar al templo de San Fran­cis­co, del ba­rrio ya men­cio­na­do

El Sol de León - - Local - AL­FON­SO Díaz/@al­fon­si­no­daz­mar

El sol se co­lo­ca­ba en el cie­lo de la ciu­dad más bri­llan­te que otros días, ba­jo él, cien­tos de fie­les veían có­mo Pon­cio Pi­la­to ig­no­ra­ba las sú­pli­cas de su es­po­sa Clau­dia y juz­ga­ba al Hi­jo de Dios. En un rei­na­do de Je­ru­sa­lén, mon­ta­do den­tro del Ins­ti­tu­to Leo­nés, Abel Ba­rrios, quien per­so­ni­fi­ca­ba a Je­sús en el viacrucis del Coecillo se pre­pa­ra­ba men­tal­men­te an­te la mi­ra­da de los es­pec­ta­do­res.

Con una co­ro­na de es­pi­nas, una tú­ni­ca blan­ca y so­bre sus hom­bros, una cruz de más de 80 ki­los, co­men­za­ron las tres caí­das por la ca­lle Fray Da­niel Mi­re­les has­ta lle­gar al templo de San Fran­cis­co, del ba­rrio ya men­cio­na­do.

Aun­que el ca­mino pa­re­cía lar­go y los ra­yos del as­tro eran fuer­tes, el fer­vor, la fe y la pa­sión de Cris­to se vi­vían al lí­mi­te con los azo­tes, los gol­pes, hu­mi­lla­cio­nes que re­ci­bía Cris­to y el do­lor de su ma­dre Ma­ría, quien acom­pa­ñó a su hi­jo has­ta el ‘Cal­va­rio’.

“¡Ca­mi­na car­pin­te­ro!”, “¡ca­mi­na rey de los ju­díos!”, “¡si eres rey, de­fién­de­te!” eran va­rias de las fra­ses que le gri­ta­ban los sol­da­dos a Je­sús an­tes de ser cru­ci­fi­ca­do. Cien­tos de per­so­nas veían im­pac­ta­dos có­mo era gol­pea­do y so­me­ti­do el Hi­jo de Dios, mien­tras ca­mi­na­ban de­lan­te y de­trás de sus úl- ti­mos mi­nu­tos de vi­da.

Al­gu­nos de los es­pec­ta­do­res, veían con in­cre­du­li­dad la for­ma en que era gol­pea­do el Me­sías du­ran­te el viacrucis, des­de sus bal­co­nes, azo­teas y ven­ta­nas, evi­tan­do la aglo­me­ra­ción por las ca­lles del ba­rrio.

Cae tres ve­ces

Con ca­ra lle­na de gol­pes, san­gre, tie­rra y su­dor, Abel (Je­sús) lle­ga­ba a ca­da una de las ocho es­ta­cio­nes don­de los es­pec­ta­do­res, en compañía del sa­cer­do­te re­za­ban por el cal­va­rio que vivió el rey de los ju­díos.

Je­sús, du­ran­te las tres caí­das, al es­tar ti­ra­do so­bre el as­fal­to ca­lien­te por el fuer­te sol, le­van­ta­ba la mi­ra­da al cie­lo pa­ra en­con­trar las fuer­zas y la fe que le per­mi­tie­ran lle­gar has­ta don­de se­ría cru­ci­fi­ca­do, en compañía de dos la­dro­nes, quie­nes se­guían sus pa­sos, sien­do gol­pea­dos y azo­ta­dos tam­bién por los sol­da­dos.

Ca­da caí­da era más fuer­te, pues pa­re­cía que los pies de Je­sús ya no da­ban pa­ra más, con su mi­ra­da can­sa­da y per­di­da, Je­sús sa­ca­ba fuer­zas in­ter­nas y se le­van­ta­ba pa­ra con­ti­nuar su re­co­rri­do y lle­gar a la pla­za de San Fran­cis­co.

Con una man­ta que si­mu­la­ba un atar­de­cer lleno de ma­ti­ces mo­ra­dos y gri­ses, se cru­ci­fi­ca­ron a los dos la­dro­nes y al Hi­jo de Dios, quien al úl­ti­mo ex­pre­só sen­tir­se aban­do­na­do por su Pa­dre an­tes de dar su úl­ti­mo alien­to y ase­gu­ró al buen la­drón, que lo ve­ría en el pa­raí­so.

Pos­te­rior­men­te, uno de sus dis­cí­pu­los más fie­les: Ju­das Is­ca­rio­te, al ver el error que ha­bía co­me­ti­do y ver a Je­sús cru­ci­fi­ca­do, se cul­pa por su ac­ción y se cuel­ga an­te la mi­ra­da de de­ce­nas de es­pec­ta­do­res que le gri­ta­ban “¡trai­dor!”.

Tenemos más de 10 años vi­nien­do al viacrucis del Coecillo, se nos ha­ce muy bo­ni­to y siem­pre nos de­ja un buen men­sa­je. Que­re­mos in­cul­car­le a nues­tros hi­jos es­te ti­po de tra­di­cio­nes que nos en­ri­que­cen mu­cho”, co­men­tó la fa­mi­lia Ro­ca Pa­che­co, de la co­lo­nia León II.

De­ce­nas de fie­les ob­ser­va­ron los azo­tes, gol­pes de la in­ter­pre­ta­ción. Foto: Ri­car­do Sánchez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.