Su­man trein­ta años cru­ci­fi­can­do a Je­sús

En el templo de San Se­bas­tián re­pre­sen­tan el viacrucis vi­vien­te por de­ci­mo­ter­cer año con­se­cu­ti­vo

El Sol de León - - Guanajuato - J. MA­NUEL ÁL­VA­REZ HDEZ.

GUA­NA­JUA­TO, Gto.- “El per­dón abre el abis­mo de nues­tra sal­va­ción”, ex­pre­só en uno de sus pa­sa­jes el cu­ra Ro­dri­go Bar­ce­ló, quien fue el en­car­ga­do de na­rrar las di­ver­sas es­ta­cio­nes que vivió Je­sús el Na­za­reno en la re­pre­sen­ta­ción de la pa­sión y muer­te del Hi­jo de Dios que se reali­zó en el atrio del templo de San Se­bas­tián, an­te una gran can­ti­dad de fe­li­gre­ses.

Co­mo ca­da año ocu­rre, los fie­les ca­tó­li­cos acu­die­ron pun­tua­les a ser par­tí­ci­pes de la cru­ci­fi­xión y muer­te de Je­sús en la cruz. El sa­cer­do­te Ro­dri­go Bar­ce­ló fue el en­car­ga­do de lle­var la con­duc­ción de los pa­sa­jes que vivió el Na­za­reno e hi­zo én­fa­sis en otor­gar el per­dón “a quie­nes nos in­frin­gen al­gún do­lor y ofre­cer­le a Je­sús des­de nues­tro co­ra­zón que va­mos a per­so­nar a esas per­so­nas”.

Aun­que hu­bo per­so­nas que lle­va­ron sus som­bri­llas pa­ra pro­te­ger­se de los ra­yos del sol, es­te por mo­men­tos se ocul­tó an­te la apa­ri­ción de nu­bes y es­to hi­zo me­nos in­ten­so el cli­ma ca­lu­ro­so.

Una a una de las tres caí­das que tu­vo el Na­za­reno fue acom­pa­ña­da por el llan­to de Ma­ría, la Ma­dre de Dios, por la Mag­da­le­na, por la Ve­ró­ni­ca, así co­mo por un gru­po de mu­je­res que in­ter­cep­ta­ron su ca­mi­nar ha­cia el mon­te del Cal­va­rio don­de fi­nal­men­te fue cru­ci­fi­ca­do.

Con una gran fe los ca­tó­li­cos es­tu­vie­ron aten­tos y ob­ser­van­do el ca­mi­nar con la cruz a cues­tas de Je­sús Na­za­reno. En la ter­ce­ra es­ta­ción la Ma­dre de Dios fue al en­cuen­tro de su hi­jo cuan­do es­te ca­yó por pri­me­ra oca­sión. Fue en la quin­ta es­ta­ción cuan­do Si­món Ci­ri­neo le ayu­dó con la pe­sa­da cruz y en la sex­ta es­ta­ción la Ve­ró­ni­ca sa­lió a su en­cuen­tro pa­ra lim­piar­le el su­dor de su ros­tro.

Los sol­da­dos ro­ma­nos no ce­sa­ban de gol­pear la es­pal­da del Na­za­reno mien­tras es­te ha­cía es­fuer­zos por no caer, pe­ro fi­nal­men­te, en la sép­ti­ma es­ta­ción ca­yó por se­gun­da oca­sión, fi­nal­men­te en la no­ve­na es­ta­ción, a es­ca­sos me­tros de lle­gar al Cal­va­rio, ca­yó al sue­lo y de ahí fue lle­va­do con su cruz pa­ra ser cru­ci­fi­ca­do, te­nien­do a sus cos­ta­dos a dos de­lin­cuen­tes.

Al tér­mino de la pro­ce­sión vi­vien­te, en en­tre­vis­ta Fe­li­pe Ti­no­co Guerra, la­men­tó que ha de­cre­ci­do el nú­me­ro de par­ti­ci­pan­tes en es­ta es­ce­ni­fi­ca­ción por fal­ta de in­te­rés de los ac­to­res. “An­tes éra­mos más de 100 y aho­ri­ta in­ter­vi­nie­ron unas 70 per­so­nas, pe­ro to­dos ellos se en­tre­gan de ma­ne­ra vo­lun­ta­ria y ca­da quien nos cos­tea­mos nues­tra ves­ti­men­ta”.

Con­si­de­ró que fal­ta una ma­yor unión fa­mi­liar pa­ra acu­dir al vía cru­cis vi­vien­te en es­te templo, en don­de el gru­po de­no­mi­na­do “Pa­sión, Muer­te y Re­su­rrec­ción”, que tie­ne ac­to­res en di­ver­sas per­so­ni­fi­ca­cio­nes, se apega a lo que mar­can las Es­cri­tu­ras.

Fe­li­pe Ti­no­co Guerra

Es­ta­mos cum­plien­do 30 años de que se ce­le­bra el viacrucis; yo fui el ini­cia­dor, duré 15 años ca­rac­te­ri­zan­do a Cris­to, des­pués fue mi hi­jo Fe­li­pe Mi­guel, que Dios ten­ga en paz y han per­so­ni­fi­ca­do a Je­sús otras per­so­nas más”.

La gen­te re­cor­dó un año más en el templo de San Se­bas­tián có­mo se cum­plie­ron las Es­cri­tu­ras y Je­sús es cru­ci­fi­ca­do. Foto: Cres­cen­cio To­rres

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.