Re­vi­ven Pa­sión y Muer­te de Cris­to

Fe y sa­cri­fi­cio guían a los pe­ni­ten­tes a trans­por­tar des­cal­zos, so­bre sus hom­bros, las imá­ge­nes re­li­gio­sas

El Sol de León - - Guanajuato - MON­SE­RRAT CAU­DI­LLO PA­LA­CIOS

GUA­NA­JUA­TO, Gto.- Cien­tos de cris­tia­nos re­vi­vie­ron la pa­sión y muer­te de Je­su­cris­to, quien die­ra su vi­da, a cam­bio de que fue­ran per­do­na­dos los pe­ca­dos de la hu­ma­ni­dad, ce­le­bra­ción en la que par­ti­ci­pa­ron per­so­nas de todas las eda­des.

Con la par­ti­ci­pa­ción de más de mil per­so­nas úni­ca­men­te pa­ra lle­var a ca­bo el vía cru­cis en el templo del Ora­to­rio de San Fe­li­pe Ne­ri en la iglesia de La Compañía dio ini­cio tan esperado mo­men­to, con el ob­je­ti­vo de trans­mi­tir a la ciu­da­da­nía lo vi­vi­do en los tiem­pos de Je­su­cris­to.

El lu­gar lu­ció vi­si­ble­men­te lleno, pun­to de reunión en el que des­de muy tem­pra­na hora fie­les de todas las eda­des se die­ron ci­ta pa­ra pre­sen­ciar la es­ce­ni­fi­ca­ción; re­pre­sen­ta­ción que es di­fe­ren­te a la que se rea­li­za en el res­to de las iglesias.

En el templo de La Compañía año con año la re­pre­sen­ta­ción se lle­va a ca­bo en las in­me­dia­cio­nes del templo, don­de con un Cris­to de bul­to y a un la­do la Vir­gen de los Do­lo­res a lo lar­go del templo se es­ce­ni­fi­can las tres caí­das, don­de dan mues­tra vi­vien­te de la pa­sión y muer­te de Je­su­cris­to.

El vía cru­cis o re­pre­sen­ta­ción de las tres caí­das de Je­sús con la cruz a cues­tas ca­mino al cal­va­rio, ini­ció en pun­to de las 10:30 de la ma­ña­na, don­de co­fra­días de car­ga­do­res lle­van a cues­tas las an­das con las fi­gu­ras de Je­sús y Ma­ría.

Con la na­rra­ción de la sen­ten­cia de Je­su­cris­to fue co­mo co­men­zó el vía cru­cis, que al lle­gar la pri­me­ra caí­da en el que Je­su­cris­to tu­vo el en­cuen­tro con su ma­dre Ma­ría en la vía do­lo­ro­sa ha­cia el ca­mino del mon­te Cal­va­rio.

Es­te mo­men­to es me­du­lar en el tra­yec­to, ya que los asis­ten­tes re­vi­vie­ron el do­lor, el cual se pu­do per­ci­bir en el ros­tro de las per­so­nas, quie­nes más de al­gu­na no pu­die­ron evi­tar el llan­to; aun­que el en­cuen­tro es re­la­ta­do por el sa­cer­do­te, el mis­mo co­bra tan­ta in­fluen­cia que es ca­si im­po­si­ble no sen­tir­lo.

Por más de 5 ho­ras, 700 car­ga­do­res de las an­das de Je­su­cris­to se en­car­gan de re­pre­sen­tar el viacrucis, en el que 50 per­so­nas de plan­ta se van re­le­van­do ca­da de­ter­mi­na­do tiem­po, ya que el pe­so de las an­das es im­por­tan­te.

El pe­so de las an­das es de apro­xi­ma­da­men­te 300 ki­lo­gra­mos, de los cua­les, so­lo las an­das os­ci­lan en­tre los 200 ki­lo­gra­mos, más el pe­so de la man­za­ni­lla, así co­mo el de las fi­gu­ras de bul­to de Je­su­cris­to con la cruz y el de dos ni­ños de 6 años que fun­gen co­mo án­ge­les.

El mo­men­to de la cru­ci­fi­xión de Je­su­cris­to es el mo­men­to cum­bre del viacrucis, don­de el sa­cer­do­te Ale­jan­dro León, por me­dio de un re­la­to de lo vi­vi­do, trans­mi­te ca­da uno de los mo­men­tos acon­te­ci­dos.

El re­pi­que de los tam­bo­res, el so­nar de la or­ques­ta de la iglesia y las fan­fa­rrias cul­mi­nan la cru­ci­fi­xión de Je­su­cris­to, el can­san­cio de los car­ga­do­res es no­to­rio, sin em­bar­go “el do­lor que tu­vo que pa­de­cer Je­su­cris­to por no­so­tros no se com­pa­ra”, men­cio­nó uno de los car­ga­do­res.

Pos­te­rior­men­te se reali­zó la “ado­ra­ción de la San­ta Cruz” la cual con­sis­te en una ce­le­bra­ción eu­ca­rís­ti­ca en la que se ve­ne­ra a la cruz en la que mu­rió Cris­to, ac­to al que par­ti­ci­pa la po­bla­ción en ge­ne­ral.

El sa­cer­do­te Ale­jan­dro León Ro­me­ro ex­pre­só que la fies­ta de la Pas­cua es una de las ex­pre­sio­nes más im­por­tan­tes de la fe cris­tia­na, que des­de 40 días an­tes se lle­va a ca­bo la preparación es­pi­ri­tual que tie­ne que ver con la con­fe­sión, los ejer­ci­cios cua­res­ma­les, al­gún re­ti­ro es­pi­ri­tual, con la fi­na­li­dad de par­ti­ci­par en las ac­ti­vi­da­des de la Se­ma­na San­ta.

Re­mem Pa­la bran bras za de y Hora las del Sie­te Si­len cio

El clé­ri­go co­men­tó que, caí­da la tar­de, se ha­ce la re­mem­bran­za de las “Sie­te Pa­la­bras”, mo­men­to en que los sa­cer­do­tes ex­po­nen a los asis­ten­tes re­fle­xio­nes so­bre las úl­ti­mas pa­la­bras de Cris­to cru­ci­fi­ca­do, a la vez que se ha­ce alu­sión a los su­ce­sos ocu­rri­dos en el Gól­go­ta por me­dio de per­so­ni­fi­ca­cio­nes con­clu­yen­do con la muer­te de Cris­to, en­tre las nue­ve y diez de la no­che.

Pa­ra dar lu­gar a la “Pro­ce­sión del Si­len­cio” en la que se ha­ce un re­co­rri­do con el cuer­po de Je­sús por las ca­lles del Cen­tro de la ciu­dad; en las an­das, los car­ga­do­res lle­van a las fi­gu­ras de Je­su­cris­to en su fé­re­tro, se­gui­do por la Vir­gen Ma­ría, Ma­ría Mag­da­le­na y el após­tol Juan.

El templo de La Compañía re­co­rre las ca­lles de Po­ci­tos y Juan Va­lle, pa­san­do por la Pla­za de la Paz y el Jar­dín de la Unión pa­ra re­tor­nar al templo por Can­ta­rra­nas.

Ya pa­ra el Sá­ba­do San­to es un día de lu­to, no se efec­túa nin­gu­na ce­re­mo­nia mas que la del pé­sa­me a la San­tí­si­ma Vir­gen por la muer­te de su Hi­jo Je­su­cris­to.

Por más de 5 ho­ras, 700 car­ga­do­res lle­van a cues­tas an­das con la ima­gen de Je­su­cris­to en el viacrucis. Foto: Jo­sap­hat Ro­drí­guez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.