Dis­tri­bu­ción

El ca­pi­ta­lis­mo

El Sol de León - - Analisis -

se apo­de­ró del mun­do, y de­ter­mi­na­rá el com­por­ta­mien­to de las eco­no­mías na­cio­na­les con su­ce­si­vos cambios tec­no­ló­gi­cos que in­tro­du­ci­rán in­no­va­cio­nes en los sis­te­mas de pro­duc­ción y de dis­tri­bu­ción de mer­can­cías y en fór­mu­las nun­ca an­tes ima­gi­na­das de ope­ra­cio­nes ban­ca­rias o de fi­nan­cia­mien­to y si­tua­ción de fon­dos en lu­ga­res muy dis­tan­tes de los cen­tros fa­bri­les y a lar­gas, lar­guí­si­mas dis­tan­cias de las ciu­da­des en don­de se con­cen­tran los ban­cos y las fá­bri­cas y los cen­tros de en­víos de nue­vas mer­can­cías por tie­rra, mar y ai­re.

Las má­qui­nas te­je­do­ras o en­sam­bla­do­ras de las par­tes de ro­pa “in­te­rior y ex­te­rior”, o de au­to­mó­vi­les o de ma­qui­na­ria pa­ra la ma­nu­fac­tu­ra de pro­duc­tos de uso du­ra­de­ro, o de nue­vas mer­can­cías, ha­rán po­si­ble la adop­ción de nue­vas for­mas de or­ga­ni­za­ción fa­bril, de re­co­lec­ción y de en­vío de pro­duc­tos.

Y la Tie­rra que­da­rá di­vi­di­da en el mun­do tec­no­lo­gi­za­do, ca­li­fi­ca­do por su gra­do de so­fis­ti­ca­ción, de­ter­mi­na­do por su ca­pa­ci­dad de adop­tar de in­me­dia­to nue­vas téc­ni­cas de pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción ca­li­fi­ca­das. Y los del ter­cer mun­do se­rán do­mi­na­dos por los paí­ses que pu­die­ron adop­tar me­dian­te el pa­go co­rres­pon­dien­te, la cons­tan­te in­no­va­ción pro­duc­ti­va in­dus­trial o de dis­tri­bu­ción. És­ta, la dis­tri­bu­ción, fue la ra­ma de la economía a la que le to­mó ma­yor tiem­po apro­ve­char los nue­vos re­cur­sos téc­ni­cos.

Hoy, la dis­tri­bu­ción la rea­li­zan en to­do el mun­do dos o tres com­pa­ñías que des­cu­brie­ron la ma­ne­ra de ha­cer lle­gar en el me­nor tiem­po po­si­ble y a muy lar­gas dis­tan­cias la muy es­pe­ra­da mer­can­cía, trá­te­se de un gus­to ca­pri­cho­so o una pie­za cla­ve de al­gu­na de las má­qui­nas ro­bo­ti­za­das. La for­tu­na del due­ño de Ama­zón es su­pe­rior a la de los gran­des pre­cur­so­res de la compu­tación, jun­tos. Los dro­nes zum­ban por las ca­lles de ciu­da­des chi­cas gran­des o muy ex­ten­di­das a po­cos me­tros del sue­lo, y den­tro de cen­tros fa­bri­les o de ser­vi­cios. Ca­da vue­lo es con­tro­la­do con efi­ca­cia mi­cro­mé­tri­ca pa­ra que lle­gue en el me­nor tiem­po po­si­ble a sus exi­gen­tes des­ti­na­ta­rios.

Las nue­vas téc­ni­cas pro­pi­cia­ron los cambios en el trans­por­te trans­o­ceá­ni­co de enor­mes can­ti­da­des de con­te­ne­do­res ha­cia puer­tos pri­ma­rios o en el tras­la­do de pe­que­ñas o minúsculas mer­can­cías has­ta la puerta de la ca­sa del con­su­mi­dor.

Las nue­vas tec­no­lo­gías de dis­tri­bu­ción de da­tos, o de co­mu­ni­ca­cio­nes es­cri­tas se

con­vir­tie­ron en una ola de cam­bio tec­no­ló­gi­co de las de­no­mi­na­das fun­da­men­ta­les cu­yas apa­ri­cio­nes an­te­rio­res inau­gu­ra­ron una nue­va eta­pa, un in­no­va­dor ca­pí­tu­lo de la his­to­ria de las fi­nan­zas mun­dia­les y de la pro­duc­ción de bie­nes y ser­vi­cios. Es­te ca­pí­tu­lo irá di­rec­to a cam­biar los mé­to­dos de pro­duc­ción agrí­co­la y del trans­por­te de ali­men­tos. Las nue­vas ru­tas de dis­tri­bu­ción atra­ve­sa­rán vías na­cio­na­les de ai­re, mar y tie­rra.

El Big Brot­her ya no se en­con­tra­rá úni­ca­men­te en la pa­red de la mi­nús­cu­la ha­bi­ta­ción de los nue­vos Wins­ton Smith o Ju­lias del nue­vo mi­le­nio. Ya ni si­quie­ra se le impu­tarán a la “Tra­ma Ru­sa” o a la Ame­re­ka­na, sus res­pec­ti­vas su­ti­les in­ter­ven­cio­nes en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, o en la ex­ten­sión del man­da­to del di­ri­gen­te chino, o del triun­fo del o de la di­ri­gen­te ale­ma­na. Ya no ha­brá in­ter­ven­ción que des­cu­brir. La at­mos­fe­ra, ple­tó­ri­ca de su­ti­les ojos y oí­dos man­da­rá des­de cual­quier par­te del mun­do, al des­tino ele­gi­do por los múl­ti­ples Big Brot­hers de la tec­no­lo­gía de la pro­duc­ción, de la dis­tri­bu­ción, la in­for­ma­ción, de los es­ta­dos de áni­mo y del di­ne­ro, el men­sa­je co­rres­pon­dien­te. Así se ma­ne­ja­rá la Po­lí­ti­ca: esa ca­pa­ci­dad de pro­pi­ciar que los ha­bi­tan­tes de lo que fue la pre­cio­sa Ca­ni­ca Azul, se en­te­ren de lo que ne­ce­si­ta el mi­núscu­lo pla­ne­ta.

Las nue­vas tec­no­lo­gías de dis­tri­bu­ción de da­tos o de co­mu­ni­ca­cio­nes es­cri­tas se con­vir­tie­ron en una ola de cam­bio tec­no­ló­gi­co de las de­no­mi­na­das fun­da­men­ta­les, cu­yas apa­ri­cio­nes an­te­rio­res inau­gu­ra­ron una nue­va eta­pa, un in­no­va­dor ca­pí­tu­lo de la his­to­ria de las fi­nan­zas mun­dia­les y de la pro­duc­ción de bie­nes y ser­vi­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.