Un lus­tro de Fran­cis­co

Ha­ce unos

El Sol de León - - Analisis - Ca­ta­li­nanq@hot­mail.com @ca­ta­li­nanq

días, el pa­pa Fran­cis­co cum­plió cin­co años co­mo Pon­tí­fi­ce de la Iglesia ca­tó­li­ca. Le to­ca­ron tiem­pos bo­rras­co­sos. A pe­sar de su aper­tu­ra, de su afán por el cam­bio y por ti­rar las vie­jas es­truc­tu­ras va­ti­ca­nas, la má­qui­na en­ro­ña­da se lo im­pi­de.

Fue esa bu­ro­cra­cia co­rrup­ta y lle­na de pri­vi­le­gios la que obli­gó a la re­nun­cia de su an­te­ce­sor Be­ne­dic­to. Un con­ser­va­du­ris­mo, con­tra­rio a que se abra la mínima ren­di­ja, a la vez co­rrup­ta y acos­tum­bra­da a una vi­da de lu­jos, po­ne a prue­ba al ar­gen­tino.

Se ocu­pa y se preo­cu­pa por los paí­ses mar­gi­na­dos, por quie­nes es­tán en guerra, por los que su­fren ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les. Le due­le la po­bre­za de tan­tos mi­llo­nes y el va­cío es­pi­ri­tual, de tan­tos otros. Hom­bre que ha de­mos­tra­do una enor­me sen­si­bi­li­dad, frente a la con­flic­ti­va mun­dial, ca­paz in­clu­so de cri­ti­car –así sea con un ges­to-, a per­so­na­jes tan en du­da, co­mo el se­ñor Trump.

El pro­ble­ma la­ti­noa­me­ri­cano es que los templos se va­cían. Mi­les de fie­les se ale­jan, un al­to por­cen­ta­je pa­ra in­cor­po­rar­se a las fi­la de los evan­gé­li­cos, otro, pa­ra de­cla­rar­se ateo o ag­nós­ti­co.

En Cen­troa­mé­ri­ca, un grue­so de la po­bla­ción se mo­vió a fa­vor de los pas­to­res pro­ve­nien­tes de Es­ta­dos Uni­dos. Su ca­pa­ci­dad de con­ven­ci­mien­to pa­ra atraer a quie­nes se­rán con­ver­sos es fuer­te. Con po­de­río eco­nó­mi­co se pu­bli­ci­tan ca­sa por ca­sa y le­gio­nes de adoc­tri­na­do­res re­co­rren te­rri­to­rios.

Por el con­tra­rio, la es­ca­sez de vo­ca­cio­nes, los se­mi­na­rios va­cíos, re­du­ce el nú­me­ro de mon­jas y sa­cer­do­tes, que tie­nen que di­vi­dir­se en mil pe­da­zos, pa­ra aten­der a quie­nes aún pro­fe­san la fe ca­tó­li­ca.

Los da­tos del La­ti­no­ba­ró­me­tro son con­tun­den­tes. La po­pu­la­ri­dad de Fran­cis­co bajó de un 7.2 a un 6.8 de sim­pa­tía, mien­tras el ín­di­ce de con­fian­za en la ins­ti­tu­ción se fue al sue­lo.

Un fac­tor que pro­pi­ció es­ta pér­di­da de fe­li­gre­ses, ha si­do la pe­de­ras­tia cle­ri­cal. En el ca­so de Chi­le es pa­ten­te. El es­cán­da­lo de un pá­rro­co –Fer­nan­do Ka­ra­di­ma-, quien tras 50 años de ha­ber es­ta­do en la Iglesia de El Bos­que y al que se con­si­de­ra­ba guía in­sus­ti­tui­ble pa­ra se­mi­na­ris­tas –ade­más de “san­to”-, cim­bró los ci­mien­tos del ca­to­li­cis­mo chi­leno.

El Va­ti­cano lo con­de­nó en el 2011, por

El pro­ble­ma la­ti­noa­me­ri­cano es que los templos se va­cían. Mi­les de fie­les se ale­jan, un al­to por­cen­ta­je pa­ra in­cor­po­rar­se a las fi­la de los Evan­gé­li­cos, otro, pa­ra de­cla­rar­se ateo o ag­nós­ti­co.

abu­sos se­xua­les (Las de­nun­cias em­pe­za­ron en el 2004) y las au­to­ri­da­des lo lle­va­ron a jui­cio. No hu­bo cas­ti­go, ya que, de acuer­do al re­no­va­do có­di­go pe­nal, sus de­li­tos ha­bían pres­cri­to.

Cons­cien­te de la de­ba­cle, Fran­cis­co es­tu­vo de vi­si­ta en Chi­le, es­te año. Las re­cri­mi­na­cio­nes fue­ron du­ras y po­co pu­do ha­cer, sal­vo en­viar a un Obis­po a abrir de nue­vo las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre es­te dramático epi­so­dio.

En Es­ta­dos Uni­dos, un am­plio sec­tor le de­man­da que re­co­noz­ca las unio­nes ho­mo­se­xua­les, mien­tras el otro, con­ser­va­do­res a ul­tran­za, lo re­cha­zan por lo que ven co­mo un to­mar la ban­de­ra de es­tos gru­pos.

En Mé­xi­co, la pe­de­ras­tia –so­bre to­do en­car­na­da por Mar­cial Ma­ciel-, la­ce­ró a una grey con­fe­sa por he­ren­cia, pe­ro ig­no­ran­te de su re­li­gión. En las gran­des ur­bes, co­mo la Cdmx, la se­cu­la­ri­za­ción se im­po­ne.

Se des­ta­can ejem­plos de ma­los sa­cer­do­tes, mien­tras se ig­no­ra la la­bor si­len­cio­sa de la ma­yo­ría. Una juez re­cién con­de­nó a 63 años de pri­sión, a un cu­ra que abu­só de va­rios ni­ños, du­ran­te años. In­creí­ble el que la ar­qui­dió­ce­sis no lo su­pie­ra, o fue­ra in­ca­paz de ejer­cer una su­per­vi­sión es­tric­ta, so­bre el per­ver­ti­do de­nun­cia­do.

Fran­cis­co lu­cha a bra­zo par­ti­do, pa­ra re­com­po­ner el ti­ra­de­ro que vie­ne de lar­go. Le to­ca­ron tiem­pos muy di­fí­ci­les, al enor­me Je­sui­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.