Van Gogh y su amor por Ja­pón

La mues­tra Van Gogh & Ja­pón pre­sen­ta la in­fluen­cia de la cul­tu­ra ni­po­na en la obra del pin­tor ho­lan­dés

El Sol de León - - Cultura - MA­RÍA EST­HER ES­TRA­DA

Tie­ne us­ted ra­zón, Vin­cent van Gogh (1853-1890) nun­ca via­jó a Ja­pón, pe­ro su al­ma, su es­pí­ri­tu y su ar­te que­da­ron im­preg­na­dos de los co­lo­res, for­mas y cul­tu­ra ni­po­nas. ¿Có­mo su­ce­dió? To­do se de­be a la pro­fu­sión de gra­ba­dos, ki­mo­nos, ce­rá­mi­cas y fi­gu­ras que inun­da­ron Eu­ro­pa des­pués de que el Im­pe­rio del Sol Na­cien­te se abrie­ra al mun­do en la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX. El ja­po­nis­mo se pu­so de moda. Pa­ra que ha­ga con­cien­cia del im­pac­to que tu­vo en el ar­te de Van Gogh, di­ga­mos que de ellas to­mó, en­tre otros, la fal­ta de pers­pec­ti­va, la luz sin som­bras, las áreas pla­nas de co­lo­res vi­bran­tes y los pai­sa­jes des­de un pun­to de vis­ta ele­va­do.

Se sa­be que Vin­cent ad­qui­rió en Pa­rís al­re­de­dor de 600 uki­yo-e (xi­lo­gra­fías ja­po­ne­sas) y que las con­ser­vó en su co­lec­ción par­ti­cu­lar co­mo fuentes de ins­pi­ra­ción. Em­pe­zó co­pian­do al­gu­nas pa­ra apren­der y com­pren­der me­jor es­te ar­te, co­mo Cor­te­sa­na-se­gún Ei­sen (1887), y des­pués lo apli­có a sus pro­pias crea­cio­nes. ¿Qué me di­ce de Al­men­dro en flor (1890) que pin­tó pa­ra ce­le­brar el na­ci­mien­to de su so­brino?

En el sur de Fran­cia Vin­cent en­con­tró su pro­pio Ja­pón en los co­lo­res y la abun­dan­cia de la na­tu­ra­le­za. “To­do aquí es pe­que­ño: los jar­di­nes, los cam­pos, los ár­bo­les e in­clu­so las mon­ta­ñas se pa­re­cen a cier­tos pai­sa­jes ja­po­ne­ses. Por eso me pa­re­cen tan atrac­ti­vos”, es­cri­bió ca­si al lle­gar en 1888. “Des­pués de un tiem­po tu vi­sión cam­bia, ves más con un ojo ja­po­nés, in­clu­so sien­tes di­fe­ren­te el co­lor”, le di­jo a Theo. “Los ja­po­ne­ses co­lo­can to­nos só­li­dos uno jun­to al otro, con ape­nas unas lí­neas pa­ra mar­car for­mas o mo­vi­mien­tos”, com­par­tió con su ami­go Emi­le Ber­nard por esas mis­mas fe­chas.

Pe­ro no so­lo se enamo­ró de su ar­te. Tam­bién de la men­ta­li­dad de los ar­tis­tas ni­po­nes que vi­vían y tra­ba­ja­ban jun­tos en armonía, co­mo mon­jes en un mo­nas­te­rio. Es­to lo ins­pi­ró pa­ra tra­tar de crear una co- lo­nia de ar­tis­tas en Ar­les. Otro as­pec­to que qui­so imi­tar fue el in­ter­cam­bio de obras, por lo que in­vi­tó a sus ami­gos a pin­tar au­to­rre­tra­tos pa­ra en­viár­se­los en­tre sí.

En Van Gogh & Ja­pón, la ex­po­si­ción que es­ta­rá abier­ta en el Mu­seo Van Gogh has­ta el 24 de ju­nio, po­drá ver ejem­plos que mues­tran la hue­lla que de­jó el ar­te ni­pón en el ar­tis­ta neer­lan­dés. Pa­ra ma­yor in­for­ma­ción: www.van­gogh­mu­seum.nl

“Al es­tu­diar el ar­te ja­po­nés nos con­ver­ti­mos en se­res más ale­gres y fe­li­ces a pe­sar de nues­tra edu­ca­ción y nues­tro tra­ba­jo en un mun­do con­ven­cio­nal”, com­par­tió Vin­cent. Us­ted, ¿qué opi­na?

Cual­quier co­men­ta­rio re­la­cio­na­do con es­te ar­tícu­lo, fa­vor de di­ri­gir­lo a mes­tra­da@el­sol­de­me­xi­co.com.mx

GA­LE­RÍA COURTAULD LON­DRES

Au­to­rre­tra­to con la ore­ja ven­da­da, 1889, Vin­cent van Gogh /

MU­SEO VAN GOGH, ÁMSTERDAM

Al­men­dro en flor, 1890, Vin­cent van Gogh /

ÁMSTERDAM /MU­SEO VAN GOGH,

Cor­te­sa­na (se­gún Ei­sen), 1887, Vin­cent van Gogh

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.