ACORDANZA

El pai­sa­je en la poe­sía de Car­los Pe­lli­cer

El Sol de León - - Cultura - OPI­NIÓN

Mu­cho se TE­RE PON­CE

La fu­sión de Pe­lli­cer con el pai­sa­je es to­tal. Am­bos se com­pe­ne­tran has­ta for­mar una so­la reali­dad, de allí que lo esen­cial de su obra sea el tra­ta­mien­to de la na­tu­ra­le­za y lo te­lú­ri­co (los cua­tros ele­men­tos: agua, tie­rra, ai­re y fue­go). Ob­ser­vo en su obra una vo­lun­tad cla­ra por es­ta con­jun­ción, pues el poe­ta adop­ta for­mas flu­via­les, ar­bó­reas y pai­sa­jís­ti­cas. Y den­tro de ellas, el can­to del agua en todas sus ma­ni­fes­ta­cio­nes: mar (“el mar que par­te pla­za en las are­nas”, “Los ma­res de Aca­pul­co/me de­ja­ron sus hue­llas di­gi­ta­les/ y en la gar­gan­ta de la voz caían/los ju­gos del man­glar y era has­ta el pe­cho/la es­ta­tu­ra na­val de los poe­mas” (Pau­sa na­val); nu­bes (“En los gru­pos de nu­bes,/a in­quie­tu­des mi vi­da tor­na­so­la/su afán de cam­bio y su ojo de ser cum­bre.” (Gru­pos de nu­bes), ríos ( Can­to al Usu­ma­cin­ta), la­gu­nas, cas­ca­das, y pan­ta­nos, co­mo par­te esen­cial de su hu­ma­ni­dad y de su ser de poe­ta. Basta leer el Ro­man­ce de Ti­lan­ton­go de su li­bro Re­cin­to y otras imá­ge­nes, don­de de­cla­ra la im­por­tan­cia de su ori­gen ta­bas­que­ño “Yo que de Tabasco ven­go/ con nu­dos de san­gre ma­ya,/don­de el ca­cao mo­li­do/ dio nue­vo sen­ti­do al agua…/ Yo que de Tabasco ven­go/ con ríos en la gar­gan­ta”. Tabasco nos re­cuer­da las re­gio­nes del Gé­ne­sis cuan­do las aguas aún no se se­pa­ra­ban de la tie­rra. Los ta­bas­que­ños con­vi­ven con las aguas en todas sus for­mas: ríos cau­da­lo­sos, lluvias to­rren­cia­les y pan­ta­nos así co­mo con todas las for­mas del mun­do ve­ge­tal, sel­vas de po­de­ro­sos ár­bo­les, co­mo la cei­ba tor­ci­da y mi­le­na­ria, el ce­dro y la cao­ba. Y el hom­bre es un accidente más de la vi­da. Por es­ta ra­zón, Pe­lli­cer no can­ta al pai­sa­je, lo lle­va con­si­go, es el pai­sa­je. Es la flo­ra y el agua. Tabasco mis­mo que san­gra su po­der: “Agua de Tabasco ven­go/y agua de Tabasco voy/ de agua her­mo­sa es mi abo­len­go/ y es por eso que aquí es­toy/ di­cho­so con lo que ten­go”, es­cri­be en los Cua­tro can­tos en mi tie­rra)… Flo­ra y agua que es­par­ce su esen­cia por el mun­do en­te­ro: “Yo soy un hom­bre de Tabasco/que ha vi­si­ta­do/los se­pul­cros an­dan­tes de la his­to­ria./…y yo/que soy un ár­bol de cao­ba/ que ca­mi­na/ pe­ne­tré con raí­ces y ra­ma­jes/ y des­pués as­cen­dí por las ro­cas di­vi­nas ( Can­to por un re­cuer­do grie­go). Si su esen­cia hu­ma­na es el pai­sa­je, Pe­lli­cer es­co­ge co­mo ma­te­ria­les de su poe­sía es­tos do­nes pai­sa­jís­ti­cos que, trans­mu­ta­dos por el ar­te, ex­pre­san reali­da­des es­pi­ri­tua­les y es­té­ti­cas in­tem­po­ra­les. Su va­lor de poe­ta es­tri­ba en des­cu­brir­nos las su­ti­les co­ne­xio­nes de las ver­da­des par­cia­les del pai­sa­je con los sen­ti­mien­tos y las ver­da­des eter­nas. Poe­sía to­tal con­cre­ta­da en la sel­va: “En mí se han ama­do las fuer­zas de ori­gen:/el fue­go y el ai­re, la tie­rra y el mar.” El mun­do ve­ge­tal creó su ser de poe­ta y su ser de hom­bre. Por ello, no pue­de nun­ca evi­tar sen­tir: “cre­cer ríos y ár­bo­les, uni­fi­car­me, sien­to/el de­sier­to de sed que en mi des­tino ins­ta­la/ el mun­do de agua nue­vo con que inun­da y pro­pa­la./…oi­go en mi cuer­po el río de un ta­ller que tra­ba­ja./ Soy un cam­po de ac­ción./.

ha co­men­ta­do que el can­tor del pai­sa­je me­xi­cano por ex­ce­len­cia es Car­los Pe­lli­cer. Los crí­ti­cos tie­nen ra­zón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.