Viernes San­to en Roma

El Sol de León - - Mundo - JORGE SAN­DO­VAL G. /Corresponsal

ROMA, Ita­lia. Ver­güen­za, arre­pen­ti­mien­to y esperanza. Son los te­mas ela­bo­ra­dos por el pa­pa Fran­cis­co en la ora­ción, que fue so­bre to­do un “mea cul­pa” de la hu­ma­ni­dad, pro­nun­cia­da al fi­nal del Vía cru­cis del Viernes San­to. Co­mo to­dos los años, el ri­to de la pa­sión y muer­te de Je­sús se ce­le­bró en el Co­li­seo de la Ciu­dad Eterna, an­te mi­les de fie­les de va­rios paí­ses y en me­dio de ri­gi­dí­si­mas me­di­das de se­gu­ri­dad an­te el con­cre­to te­mor de aten­ta­dos.

En­tre las per­so­nas que car­ga­ron la cruz du­ran­te las 14 es­ta­cio­nes, con Fran­cis­co que si­guió el even­to co­mo siem­pre des­de la pe­que­ña co­li­na del Pa­la­tino, al la­do del an­fi­tea­tro ro­mano, ade­más de los es­tu­dian­tes de una pre­pa­ra­to­ria ro­ma­na au­to­res de las me­di­ta­cio­nes del Vía cru­cis, es­ta­ban dos frai­les de Tie­rra San­ta, una mon­ja de Irak que es­ca­pó de su país y una fa­mi­lia de la mar­ti­ri­za­da Si­ria, que con su pre­sen­cia re­pre­sen­tó el dra­ma de los cris­tia­nos en ese país, su­mi­do en un con­flic­to ar­ma­do que pa­re­ce no te­ner fin.

Se po­dría de­cir que Fran­cis­co ha de­ci­di­do de­di­car es­te año a la ju­ven­tud, si se con­si­de­ra tam­bién que a los jó­ve­nes es­ta­rá de­di­ca­do el pró­xi­mo Si­no­do de los obis- pos que se ce­le­bra­rá en el Va­ti­cano en oc­tu­bre pró­xi­mo. En las me­di­ta­cio­nes los jó­ve­nes ha­blan de su so­le­dad, sus des­orien­ta­cio­nes, sus su­fri­mien­tos y sus caí­das, así co­mo de sus es­pe­ran­zas, pi­dien­do a Dios su ayu­da.

"Ver­güen­za -afir­mó Fran­cis­co- por ha­ber­te de­ja­do so­lo su­frien­do por nues­tros pe­ca­dos, por ha­ber es­ca­pa­do a pe­sar de ha­ber­te di­cho mi­les de ve­ces que aun­que to­dos te de­jen, yo no te de­ja­ré ja­más; por ha­ber ele­gi­do a Ba­rra­bas, el po­der, el dios di­ne­ro, la apa­rien­cia, la mun­da­ni­dad y no la eter­ni­dad; la ver­güen­za por­que tan­tas per­so­nas, e in­clu­si­ve al­gu­nos mi­nis­tros tu­yos, se han de­ja­do en­ga­ñar por la am­bi­ción y por la va­na­glo­ria per­dien­do su dig­ni­dad; la ver­güen­za por­que nues­tras ge­ne­ra­cio­nes es­tán de­jan­do a los jó­ve­nes en un mun­do di­vi­di­do por las di­vi­sio­nes y por las gue­rras, de­vo­ra­do por el egoís­mo, don­de los jó­ve­nes, los pe­que­nos, los en­fer­mos y los an­cia­nos son mar­gi­na­dos, la ve­güen­za de ha­ber per­di­do la ver­güen­za".

El pon­tí­fi­ce ar­gen­tino se re­fi­rió tam­bién a una mi­ra­da “lle­na de arre­pen­ti­mien­to “que an­te tu si­len­cio elo­cuen­te su­pli­ca tu mi­se­ri­cor­dia...".

Y al res­pec­to sub­ra­yó, "so­lo tu nos pue­des cu­rar de nues­tra le­pra de odio, de egoís­mo, de so­ber­bia, de avi­dez, de ven­gan­za, de ido­la­tria”.

Fi­nal­men­te, ha­blan­do de la esperanza, Ber­go­glio im­plo­ró a Dios pa­ra con­ven­cer “a per­so­nas y pue­blos del mun­do que so­lo el bien pue­de ven­cer al mal y la mal­dad, so­lo el per­dón pue­de aba­tir el ren­cor y la ven­gan­za.

PA­PA FRAN­CIS­CO Ver­güen­za por de­jar­te so­lo su­frien­do por nues­tros pe­ca­dos"

/AFP

El pa­pa Fran­cis­co re­zó acos­ta­do du­ran­te los ri­tos del Viernes San­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.