Abas­to de ga­so­li­na en ma­nos de la Fe­de­ra­ción o en­ti­dad

Las con­di­cio­nes im­pues­tas por el des­abas­to de ga­so­li­nas en va­rias en­ti­da­des, es­tán mos­tran­do que la po­bla­ción na­cio­nal no es­tá pre­pa­ra­da pa­ra las emergencias que le im­po­nen, so­bre to­do, las ca­ren­cias y la au­sen­cia de au­to­ri­dad; a los efec­tos de los fe­nó­me

El Sol de León - - Analisis - Ro­sa de los vien­tos Israel Ló­pez Chi­ñas

“2019, Año del Cau­di­llo del Sur, Emi­li­ano Za­pa­ta Sa­la­zar”

Si los te­rre­mo­tos que vio­len­ta­ron al­gu­nas re­gio­nes en el país han re­ve­la­do la im­por­tan­cia de la so­li­da­ri­dad y res­pues­ta del Es­ta­do Me­xi­cano con la in­te­gra­ción de nue­vas ins­tan­cias pa­ra la fun­da­ción de la cul­tu­ra de la pre­ven­ción co­mo pro­tec­ción ci­vil, la privación del com­bus­ti­ble de­be ser­vir en la mis­ma te­si­tu­ra.

El es­ta­do de Gua­na­jua­to to­ta­li­zó nue­ve días to­le­ran­do, de ma­ne­ra es­pe­cial, los efec­tos de la ca­ren­cia an­te el em­ba­te de la Fe­de­ra­ción con­tra el cri­men or­ga­ni­za­do pa­ra fi­na­li­zar con los ro­bos de las ga­so­li­nas en los duc­tos de la pa­ra­es­ta­tal Pemex, hua­chi­co­leo que in­clu­ye la dis­tri­bu­ción y la ven­ta del bo­tín.

El Plan Na­cio­nal pa­ra el ca­so, efec­ti­va­men­te, lla­mó mu­cho la aten­ción de la na­ción por­que pre­ten­de ter­mi­nar con un cau­sal de la in­se­gu­ri­dad y vio­len­cia en al­gu­nas en­ti­da­des, en­tre ellas Gua­na­jua­to, con los ho­mi­ci­dios de al­to im­pac­to. A la pro­pues­ta fe­de­ral, sin em­bar­go, le fal­tó en su pre­sen­ta­ción el es­tu­dio de pros­pec­ti­va res­pec­to de efec­tos y reac­cio­nes de los go­bier­nos.

El pa­nis­mo que tie­ne el po­der en un es­ta­do de 46 mu­ni­ci­pios, al­ta­men­te in­dus­tria­li­za­do y con un par­que vehi­cu­lar sig­ni­fi­ca­ti­vo, op­tó en es­ta cri­sis por acom­pa­ñar a la Fe­de­ra­ción, apo­yan­do la me­di­da tra­tan­do de re­sol­ver el gran pro­ble­ma de des­abas­to, pe­ro es­tá cam­bian­do el jue­go po­lí­ti­co por una prác­ti­ca in­de­pen­dien­te.

An­te el con­trol de las ener­gías de par­te de la Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca Fe­de­ral, se pro­pu­so el li­bre mer­ca­do con pro­tec­ción del go­bierno de una en­ti­dad fe­de­ra­ti­va. An­te el pro­ble­ma del des­bas­to, Die­go Sin­hué Ro­drí­guez quie­re ser­vir de me­dia­dor en la com­pra-ven­ta de ga­so­li­nas en­tre dis­tri­bui­do­ras lo­ca­les y las em­pre­sas ex­tra­je­ras pa­ra cu­brir los fal­tan­tes has­ta le­van­tar esa es­pe­cie de cas­ti­go.

El Go­ber­na­dor de la en­ti­dad, lue­go de la pro­me­sa in­cum­pli­da de par­te del di­rec­tor ge­ne­ral de Pemex, Oc­ta­vio Ro­me­ro, que el do­min­go pa­sa­do em­pe­ñó su pa­la­bra de en­viar más pi­pas al te­rri­to­rio gua­na­jua­ten­se que tro­pi­ca­li­zó en las re­des so­cia­les su ad­mi­nis­tra­ción, lan­zó su an­zue­lo: “im­por­tar” el pro­duc­to.

Con esa pro­pues­ta las puer­tas de la To­rre de Pemex se abrie­ron pa­ra dar­le pa­so a Die­go Sin­hué Ro­drí­guez Va­lle­jo, quien por se­gun­da oca­sión ca­yó en el in­te­rés de la Fe­de­ra­ción de ga­nar tiem­po y mos­trar su fuer­za, cam­bian­do la vía del su­mi­nis­tro por duc­tos a ca­rros tan­que y pi­pas. La pa­re­ja Die­go-oc­ta­vio hi­cie­ron en la se­ma­na un vi­deo pa­ra avi­sar el fin de la cri­sis.

En tan­to cir­cu­la­ba la res­pues­ta pa­ra el abas­to a las en­ti­da­des in­clui­dos el Es­ta­do de Mé­xi­co y la Ciu­dad de Mé­xi­co, don­de las fa­llas po­lí­ti­cas se pa­gan con cre­ces, el Pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor mul­ti­pli­có las ra­zo­nes por las que el Plan Na­cio­nal de 15 ins­tan­cias fe­de­ra­les es­ta­ba sien­do em­plea­do.

Los gru­pos y los fun­cio­na­rios fe­de­ra­les cer­ca­nos o mi­li­tan­tes de Mo­re­na se mos­tra­ron apo­yan­do la ca­za de los hua­chi­co­le­ros, pe­ro no al­can­zan el pun­to no­dal en el mo­men­to: el des­abas­to de las ga­so­li­nas en la po­bla­ción que vie­ne afec­tan­do la cla­se más po­bre, que la Cuar­ta Re­pú­bli­ca di­ce que pro­te­ge.

Na­die se opu­so a la pre­ten­sión del Plan Na­cio­nal de AMLO, las “crí­ti­cas” se cen­tra­ron en la fal­ta de lo­gís­ti­ca pa­ra aten­der los efec­tos se­cun­da­rios an­te los cie­rres de duc­tos; en ge­ne­ral, pues la Fe­de­ra­ción no in­vo­lu­cró los es­ta­dos y sus mu­ni­ci­pios pues­to el pro­ble­ma re­sul­ta una cuestión de Es­ta­do que ata­ñe a los tres ni­ve­les de go­bierno. Error o no, el re­sul­ta­do lo di­rá.

La de­man­da de ga­so­li­na du­ran­te una se­ma­na en la en­ti­dad y ca­si tres se­ma­nas en Mi­choa­cán re­sul­tó la “pie­dra de to­que” del Plan Na­cio­nal con­tra los hua­chi­co­lo­res, por­que su­peró en la reali­dad los ob­je­ti­vos de la ope­ra­ción o los in­ter­cam­bia­ron

De fue­ra lle­gó el apo­yo so­bre el in­te­rés del go­bierno fe­de­ral de aca­bar con el ro­bo de ga­so­li­nas en los mo­men­tos di­fí­ci­les, cuan­do las du­das y emergencias ga­na­ban. Ale­jan­dro Wer­ner, el di­rec­tor del De­par­ta­men­to del He­mis­fe­rio Oc­ci­den­tal del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, ase­gu­ró el com­ba­te del ro­bo de com­bus­ti­ble me­jo­ra las fi­nan­zas de Pemex y las fi­nan­zas pú­bli­cas. Fi­na­li­zó di­cien­do que es un “te­ma de co­rrup­ción”.

Los des­cu­bri­mien­tos de ob­je­tos co­mo de asal­tos a los duc­tos de Pe­tró­leos Me­xi­ca­nos en cuan­to fue­ron abier­tos, in­clu­so la re­ve­la­ción de que exis­ten los hua­chi­co­le­ros de cue­llo blan­co -la his­to­ria in­me­dia­ta co­mo de los se­xe­nios- es­tán sir­vien­do al equi­po del Pre­si­den­te pa­ra jus­ti­fi­car el cam­bio del sis­te­ma de abas­te­ci­mien­to de la ga­so­li­na; la pro­pa­gan­da ofi­cial tam­bién.

Las ne­ce­si­da­des de los po­bla­do­res del es­ta­do de Gua­na­jua­to, pe­ro par­ti­cu­lar­men­te en la Fe­ria Es­ta­tal de la ciu­dad de León en 2019, un even­to de al­tí­si­ma im­por­tan­cia, per­mi­tie­ron la con­cep­ción de la sa­li­da al­ter­na: ir­se p´al nor­te por ga­so­li­na. El pro­ble­ma de des­abas­to tie­ne en­ton­ces dos po­si­bles sa­li­das: que Pemex re­gu­la­ri­ce la en­tre­ga o que go­bierno de la en­ti­dad y los em­pre­sa­rios va­yan a Es­ta­dos Uni­dos por las ga­so­li­nas, aho­ra vi­tal lí­qui­do.

El men­sa­je ma­tu­tino del pre­si­den­te Ló­pez, el pa­sa­do jue­ves, y que po­si­ble­men­te le en­tre­gó el bo­le­to a Ro­drí­guez Va­lle­jo, fue el de “fo­men­tar la com­pe­ten­cia en­tre los ga­so­li­ne­ros y cui­dar el pre­cio tan pron­to se nor­ma­li­ce el abas­to en el país”.

La so­cie­dad tam­bién re­ci­bió el ca­ni­lla­zo es­pe­ra­do, el apo­yo emer­gió de la Co­mi­sión Na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos, CNDH, el om­buds­man na­cio­nal, re­co­no­ció la per­ti­nen­cia de que el go­bierno fe­de­ral ha­ya to­ma­do ac­cio­nes pa­ra com­ba­tir el ro­bo de hi­dro­car­bu­ros. “Pe­ro lla­mó a evi­tar vul­ne­rar los de­re­chos de las per­so­nas a con­tar con ese ser­vi­cio”.

Así mis­mo, la co­mi­sión “lla­mó a ga­ran­ti­zar que la po­bla­ción cuen­te con la in­for­ma­ción ve­raz, ac­tua­li­za­da y opor­tu­na de las even­tua­les afec­ta­cio­nes que se pre­sen­ten, así co­mo de las me­di­das que se adop­ten pa­ra re­me­diar­las y los al­can­ces que ten­drán las mis­mas”. Aun­que De­re­chos Hu­ma­nos ol­vi­dó la res­ti­tu­ción de pér­di­das y psi­co­sis que ge­ne­ró el des­abas­to.

Es­te lunes se ha­rá la eva­lua­ción de los efec­tos del ga­so­li­na­zo en el arran­que del se­xe­nio 2018-2024. A par­tir de ahí lo que in­di­que el de­di­to de AMLO, pa­ra ce­rrar con la ex­pre­sión del pre­si­den­te.

Mien­tras tan­to. Die­go Sin­hué de­ci­de si va por ga­so­li­na… co­mo lo in­di­có du­ran­te la inau­gu­ra­ción de la Fe­ria de León.

Oca­sión de DS R pa­ra pro fe­sio­na­li­zar y el gol­pe de ti­món

La res­pues­ta so­bre la Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca Na­cio­nal es­tá a un pa­so de con­cluir, por­que el lla­ma­do freno de mano que te­nía, se la qui­tó el se­cre­ta­rio del ra­mo Al­fon­so Du­ra­zo al re­ve­lar a los le­gis­la­do­res de la Unión, la ne­ce­si­dad de mo­di­fi­car el de­cre­to a fin de crear una Guardia Na­cio­nal con Man­do Ci­vil y no Mi­li­tar.

Ade­más, el ti­tu­lar de la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad y Pro­tec­ción Ciu­da­da­na re­cha­zó la des­apa­ri­ción de los cuer­pos po­li­cia­les, aun­que di­jo que ha­brá de­pu­ra­ción de los mis­mos de­bi­do a la co­rrup­ción de­tec­ta­da. Es­ta pro­pues­ta de Du­ra­zo Mon­ta­ño le vie­ne cual

ani­llo al de­do a los es­ta­dos y mu­ni­ci­pios pa­ra la vin­cu­la­ción.

En la au­dien­cia pú­bli­ca en la Cá­ma­ra de Dipu­tados fe­de­ral, se se­ña­ló la im­por­tan­cia de di­se­ñar un cuer­po de se­gu­ri­dad pú­bli­ca con los ni­ve­les de dis­ci­pli­na, ré­gi­men de ser­vi­cios, as­cen­sos y pres­ta­cio­nes, in­gre­so, edu­ca­ción, ca­pa­ci­ta­ción pro­fe­sio­nal y doc­tri­na, ho­mo­lo­ga­dos a las fuer­zas ar­ma­das.

Lo ex­pre­sa­do en el es­ta­do de Gua­na­jua­to du­ran­te los úl­ti­mos tres se­xe­nios pa­ra las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca es­ta­tal y las po­li­cías pre­ven­ti­vas mu­ni­ci­pa­les es que con­for­men sus uni­da­des con ba­se en la mi­li­cia pa­ra su pro­fe­sio­na­li­za­ción; el im­pe­di­men­to en pro­vin­cia, se ha di­cho, es la fal­ta de re­cur­sos.

Las en­ti­da­des con los ma­yo­res ín­di­ces de de­lin­cuen­cia, co­mo el te­rri­to­rio gua­na­jua­ten­se don­de go­bier­na el con­ser­va­dor PAN, tie­nen la opor­tu­ni­dad pa­ra ple­gar­se al pro­yec­to pre­sen­ta­do por el se­cre­ta­rio Du­ra­zo con el fin de al­can­zar los apo­yos que sean ne­ce­sa­rios por los ajus­tes ha­cia la pro­fe­sio­na­li­za­ción po­li­cial

Has­ta el mo­men­to, los ase­so­res del go­ber­na­dor Die­go Sin­hué Ro­drí­guez en ma­te­ria de Se­gu­ri­dad y Pro­cu­ra­ción de Jus­ti­cia, Al­var Ca­be­za de Va­ca y Car­los Za­ma­rri­pa res­pec­ti­va­men­te, han in­sis­ti­do en que la es­truc­tu­ra­ción pa­ra­mi­li­tar es la sa­li­da al pro­ble­ma del per­so­nal; pe­ro las me­di­das com­ple­men­ta­das di­fie­ren en su apli­ca­ción co­mo de los pro­gra­mas de fu­tu­ro.

Un ejem­plo: la pre­pas mi­li­ta­ri­za­das, que se im­ple­men­tan sin los es­tu­dios ele­men­ta­les res­pec­to de los re­sul­ta­dos, re­sul­ta el mo­de­lo que se opo­ne al sis­te­ma de for­ma­ción po­li­cia­ca, por­que la pre­ten­sión con­sis­te en la for­ma­ción de jó­ve­nes con la idea de que sir­van en fi­las o que sean me­jo­res ciu­da­da­nos.

En la ló­gi­ca de “en­de­re­zar los hi­jos” con las ideas di­fe­ren­tes a sus pa­dres, es un apro­xi­ma­do a la bús­que­da de cons­ti­tuir la fuer­za po­li­cial en el es­ta­do; sin em­bar­go, las di­fi­cul­ta­des que pre­sen­tan es­tas ins­ti­tu­cio­nes “si­mi­la­res” a un co­le­gio mi­li­tar re­pre­sen­tan un de­seo en la bús­que­da de la fuer­za ca­pa­ci­ta­da.

Los en­car­ga­dos de la se­gu­ri­dad pú­bli­ca des­de el se­xe­nio pa­sa­do son quie­nes han im­pues­to el rit­mo a la for­ma­ción del per­so­nal de las uni­da­des po­li­cia­les, e im­pues­tos los man­dos, por­que no hay un sis­te­ma de pro­mo­ción o de as­cen­sos y res­pon­sa­bles de los ope­ra­ti­vos con re­sul­ta­dos exi­to­sos o los ver­da­de­ros fra­ca­sos.

El es­ta­do de ries­go e in­se­gu­ri­dad en el es­ta­do de Gua­na­jua­to, en don­de el man­da­ta­rio es­ta­tal re­ci­bió la peor he­ren­cia, es un pro­duc­to de la ma­la con­cep­ción de la se­gu­ri­dad pú­bli­ca y de re­sul­ta­dos de los al­tos man­dos, no per­te­ne­ce a la ca­sua­li­dad ni la de­lin­cuen­cia en par­ti­cu­lar, sino a la fal­ta de pro­fe­sio­na­les.

Es­tá muy cla­ro que las po­li­cías de las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad y en los mu­ni­ci­pios, prin­ci­pal­men­te en el co­rre­dor in­dus­trial, re­quie­ren no só­lo de me­jo­res po­li­cías, man­dos me­dios y de al­tos man­dos, por­que tie­nen ade­más el equi­po tec­no­ló­gi­co de avan­zad. Es­tán le­jos de lo es­pe­ra­do, de­bi­do a ello la oca­sión se pre­sen­tó pa­ra re­de­fi­nir los de­ta­lles de un nue­vo pro­yec­to.

El “gol­pe de ti­món” que anun­ció da­ría Die­go Sin­hué -en su ca­li­dad de can­di­da­to- en ma­te­ria de se­gu­ri­dad pú­bli­ca, tie­ne es­ta opor­tu­ni­dad, pe­ro re­quie­re de man­dos sin tan­tas ata­du­ras co­mo de vi­cios. No tie­ne más sa­li­da el Go­ber­na­dor de Gua­na­jua­to, ya que en bre­ve le exi­gi­rán los re­sul­ta­dos so­bre la in­se­gu­ri­dad.

Es cier­to que el pro­yec­to de AMLO en se­gu­ri­dad pú­bli­ca no es­tá ter­mi­na­do, pe­ro ya lle­va va­rios me­ses ca­mi­nan­do des­de las ins­ta­la­cio­nes mi­li­ta­res; ni tam­po­co se tie­ne un es­tu­dio de po­si­bles re­sul­ta­dos, pe­ro trae los re­cur­sos y la Ad­mi­nis­tra­ción Fe­de­ral quie­re po­ner­le co­to a la de­lin­cuen­cia, es la in­ten­ción.

Los de­ta­lles pa­ra la cons­ti­tu­ción de una Guardia Na­cio­nal, de acuer­do al se­cre­ta­rio Du­ra­zo Mon­ta­ño, con­sis­te en con­se­guir un mar­co cons­ti­tu­cio­nal pa­ra po­der com­ba­tir la de­lin­cuen­cia en el te­rri­to­rio me­xi­cano, pues­to que la in­se­gu­ri­dad pa­ra el pre­si­den­te An­drés Ló­pez Obra­dor es “emer­gen­cia na­cio­nal”.

Al cal­ce pa­ra en en­ten­di­mien­to. El se­cre­ta­rio de la De­fen­sa Na­cio­nal, Luis Cres­cen­cio San­do­val, es­pe­ci­fi­có que el con­trol ope­ra­ti­vo en las co­mu­ni­da­des don­de se des­ple­ga­rá a la Guardia Na­cio­nal (GN) le co­rres­pon­de­rá a un ele­men­to de esa uni­dad, por con­tar con los co­no­ci­mien­tos téc­ni­cos. Quien lo asu­ma en ca­da te­rri­to­rio asig­na­do por Coor­di­na­ción Ge­ne­ral, es­ta­rá ca­pa­ci­ta­do y adies­tra­do en to­das las fun­cio­nes po­li­cia­les.

Le co­rres­pon­de­rá a las en­ti­da­des y los mu­ni­ci­pios te­ner los co­no­ci­mien­tos de la GN pa­ra vin­cu­lar­se de la me­jor ma­ne­ra. El man­do te­rri­to­rial, pa­la­bras o pa­la­bras me­nos, po­dría es­tar en ma­nos de los mi­li­ta­res que se es­tu­vie­ron pre­pa­ran­do y que in­clu­so es­tán echan­do an­dar la cor­po­ra­ción pa­ra su mi­sión.

El des­abas­to im­pac­ta en la eco­no­mía. Fe­ria de Le ón y em­pre­sas afe cta­das

Las de­ci­sio­nes asu­mi­das en el Go­bierno Fe­de­ral, que han pro­vo­ca­do el des­abas­to de ga­so­li­na en va­rios es­ta­dos de la Re­pú­bli­ca y de ma­ne­ra muy sen­si­ble en el es­ta­do de Gua­na­jua­to, ya han da­ña­do la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. La Fe­ria de León, jun­to con la ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca y las ope­ra­cio­nes en di­ver­sos sec­to­res de la in­dus­tria ya dan mues­tra de ello.

El sec­tor ho­te­le­ro es el que da los pri­me­ros da­tos. Se ha caí­do en las úl­ti­mas dos se­ma­nas la ocu­pa­ción por par­te de vi­si­tan­tes; ape­nas y si se ocu­pa­ron 98 mil cuar­tos en la en­ti­dad, fren­te a los más de 115 mil que fue­ron em­plea­dos du­ran­te el año an­te­rior.

El registro le­van­ta­do por la Se­cre­ta­ría de Tu­ris­mo del Go­bierno del Es­ta­do, re­fle­ja la ola de can­ce­la­cio­nes que se ha te­ni­do en las re­ser­vas ho­te­le­ras en los úl­ti­mos días. Pri­mor­dial­men­te en La Za­pa­te­ra, don­de la Fe­ria de León es el atrac­ti­vo tra­di­cio­nal en el pri­mer bi­mes­tre del año y don­de mu­chas em­pre­sas lo­gran acu­mu­lar in­gre­sos pa­ra ni­ve­lar su eco­no­mía al arran­que del año.

Ma­ría Te­re­sa Ma­ta­mo­ros Mon­tes, ti­tu­lar de Tu­ris­mo es­ta­tal, ex­pre­só en el mar­co inau­gu­ral de la Fe­ria leo­ne­sa que hay una se­ve­ra preo­cu­pa­ción en el sec­tor pri­va­do y el pro­pio Go­bierno del Es­ta­do, por­que ade­más de caer­se en 15 por cien­to la ocu­pa­ción ho­te­le­ra, se re­gis­tra que hay una dis­mi­nu­ción de lle­ga­da de tu­ris­tas. Mi­llo­nes de pe­sos a los que ya le vio alas y que no ali­men­ta­rán la eco­no­mía es­ta­tal.

Por otra par­te, la in­dus­tria au­to­mo­triz lo­cal ya dio nú­me­ros por el im­pac­to de la ca­ren­cia de ga­so­li­nas, que re­du­ce la mo­vi­li­dad de la po­bla­ción y qui­ta ho­ras-hom­bre en las in­ter­mi­na­bles fi­las en bus­ca de abas­to de com­bus­ti­ble. Un 82 por cien­to de las em­pre­sas ya fue­ron afectadas de al­gu­na for­ma.

En un pri­mer ejer­ci­cio de con­teo en em­pre­sas, gran­des, me­dia­nas y pe­que­ñas de la in­dus­tria au­to­mo­triz es­ta­tal se ha en­con­tra­do que al me­nos en 77 por cien­to de ellas ya hu­bo in­cum­pli­mien­tos en la ca­de­na de pro­vee­du­ría, lo que ne­ce­sa­ria­men­te im­pac­ta en las lí­neas de pro­duc­ción.

Pe­ro no só­lo eso, 63 por cien­to de las em­pre­sas anun­cian pro­ble­mas con el trans­por­te de per­so­nal, 47 por cien­to ha­bla de que ya hay ausentismo la­bo­ral. Un 29 por cien­to tie­ne pro­ble­mas con ma­te­rias pri­mas y un 27 por cien­to ya tie­ne con­flic­tos se­rios pa­ra la dis­tri­bu­ción de los pro­duc­tos ter­mi­na­dos.

En el sec­tor pri­va­do se es­tán to­man­do me­di­das pa­ra en­fren­tar es­te mo­men­to de la cri­sis. La res­pues­ta es co­men­zar a re­or­ga­ni­zar el tra­ba­jo de más de los 40 mil em­plea­dos de con­fian­za y ad­mi­nis­tra­ti­vos, con tra­ba­jo des­de sus ho­ga­res en mu­chos de los ca­sos, a fin de evi­tar sus tras­la­dos y que ocu­pen su tiem­po pa­ra la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va y no en las fi­las de las ga­so­li­ne­ras o de plano no lle­guen.

En Gua­na­jua­to, de acuer­do a los da­tos re­ca­ba­dos por el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca, Geo­gra­fía e In­for­má­ti­ca a 2017, más 58 mil vehícu­los ad­qui­ri­dos en 2018 de acuer­do a los dis­tri­bui­do­res, su­ma­ría un par­que vehi­cu­lar lo­cal cer­cano a los 2 mi­llo­nes 50 mil vehícu­los, más to­dos los vehícu­los de otras en­ti­da­des en trán­si­to, que re­quie­ren el do­ble de los 41 mil ba­rri­les de ga­so­li­na que se dis­tri­bui­rían en­tre el mar­tes y es­te fin de se­ma­na, de acuer­do a cálcu­los he­chos en el sec­tor pri­va­do. Lo que ex­pli­ca por qué no se nor­ma­li­za el abas­to.

Más nú­me­ros: La Con­fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Agru­pa­cio­nes de Co­mer­cian­tes de Cen­tros de Abas­to ya advirtió que con es­ta si­tua­ción pue­den per­der­se 90 mil to­ne­la­das de ali­men­tos al­ma­ce­na­dos en bo­de­gas de la re­gión. Son pe­re­ce­de­ros que de­ben lle­gar a los mer­ca­dos.

El ca­so agua­ca­te­ro es ejem­plar, po­de­mos ver ca­mio­ne­tas mi­choa­ca­nas ven­dien­do agua­ca­te en las ca­lles de Gua­na­jua­to, in­clu­so con pre­cios me­no­res a los 20 pe­sos por ki­lo. Mien­tras otros ar­tícu­los se fue­ron al al­za, co­mo los ji­to­ma­tes.

La Con­fe­de­ra­ción Pa­tro­nal de la Re­pú­bli­ca Me­xi­ca­na (Co­par­mex) ha ofi­cia­li­za­do que el des­abas­to ga­so­li­ne­ro ya pro­vo­có pér­di­das su­pe­rio­res a los mil 250 mi­llo­nes de pe­sos en Mi­choa­cán, Que­ré­ta­ro y Gua­na­jua­to.

An­te la cri­sis y es­te es­ce­na­rio de pér­di­das eco­nó­mi­cas, es ho­ra de que en el Go­bierno del Es­ta­do se ge­ne­ren po­lí­ti­cas de con­ten­ción en un tra­ba­jo con­jun­to con el sec­tor pri­va­do. Hay que ge­ne­rar in­cen­ti­vos pa­ra el tu­ris­mo y ata­jar esas cam­pa­ñas que in­vi­tan a los tu­ris­tas a no ve­nir a la Fe­ria de León y otras ciu­da­des, por­que no hay ga­so­li­na.

Es ho­ra de ha­cer pro­mo­cio­nes pa­ra que los vi­si­tan­tes ha­gan su es­fuer­zo por ve­nir y ten­gan una re­com­pen­sa por ello, pa­ra que ali­men­ten la eco­no­mía es­ta­tal. Las pro­mo­cio­nes de tres no­ches a pre­cio de dos, que han usa­do en otros mo­men­tos los ho­te­les, por ejem­plo de Cué­vano, po­drían ser­vir aho­ra en León. Eso es me­jor que man­te­ner las ha­bi­ta­cio­nes so­las.

Y en el sec­tor la­bo­ral, apo­yar a los tra­ba­ja­do­res pa­ra que cum­plan con sus la­bo­res, pe­ro sin pe­dir­les im­po­si­bles, reor­de­nan­do tur­nos, con tra­ba­jo en ca­sa y per­mi­sos pa­ra que car­guen ga­so­li­na en tur­nos, co­mo ya ha co­men­za­do a rea­li­zar el sec­tor au­to­mo­triz, por ejem­plo. Pe­ro se ne­ce­si­ta ver el li­de­raz­go gu­ber­na­men­tal de­trás de es­to. Más allá de ir a Te­xas por ga­so­li­na.

En fa­vor de la Fe­ria en 2019. Hay que ha­cer un gran es­fuer­zo pa­ra im­pul­sar la Fe­ria Es­ta­tal de León en su edi­ción 143, por su im­por­tan­cia eco­nó­mi­ca. An­te los nú­me­ros ba­jos de es­tos pri­me­ros días, el Pa­tro­na­to que pre­si­de Ga­briel Pé­rez Navarro y los pro­pios Go­bierno del Es­ta­do y Mu­ni­ci­pio, de­be­rán com­pren­der que siem­pre se­rá bueno es­ti­mu­lar a quie­nes arries­ga­ron su in­ver­sión y pa­tri­mo­nio pa­ra ex­po­ner en el even­to.

Las cuo­tas al­tas que se co­bran, po­drían ser irre­cu­pe­ra­bles pa­ra los lo­ca­ta­rios de la Fe­ria leo­ne­sa, si per­sis­te la ba­ja asis­ten­cia de vi­si­tan­tes du­ran­te es­tos días y has­ta el 5 de fe­bre­ro. Me­jor sub­si­diar en al­go las cuo­tas, por la cri­sis ga­so­li­ne­ra, a cam­bio de ba­ja real de los pre­cios en los ar­tícu­los y ser­vi­cios que se ofre­ce­rán a vi­si­tan­tes, pa­ra atraer a los leoneses y que com­pren en su pro­pia fe­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.