His­to­rias lle­nas de vi­da y mu­cha fe

El Sol de León - - Local - Ch­ris­tian Rend ón

Las pe­re­gri­na­cio­nes pa­ra vi­si­tar a la Vir­gen de San Juan de los La­gos des­de di­fe­ren­tes es­ta­dos y ciu­da­des de la Re­pú­bli­ca, in­clui­das León, co­men­za­ron al­re­de­dor de los años de 1850 y es­tán lle­nas de historia, le­yen­das, de vi­da, muer­te, pe­ro so­bre to­do fe. En aque­llos años los san­jua­ne­ros co­men­za­ban a pe­re­gri­nar los pri­me­ros días de di­ciem­bre y con ellos se abrían las fies­tas na­vi­de­ñas, de acuer­do a in­for­ma­ción del Archivo His­tó­ri­co Mu­ni­ci­pal de León.

Ca­mi­na­ban en­tre el pol­vo por la ca­lle Real de Gua­na­jua­to, hoy Madero, des­de sir­vien­tas, la­bra­do­res y obre­ros, que te­nían que lle­gar a los pies de la vir­gen pa­ra pa­gar al­gu­na man­da o mi­la­gro que re­ci­bie­ron du­ran­te el año.

Sin em­bar­go no to­do ha si­do fe, pues la historia de los san­jua­ne­ros se ha lle­na­do de sa­cri­fi­cios que al­gu­nos han pa­ga­do con la muer­te co­mo ocu­rrió en 1953, cuan­do los pe­re­gri­nos se re­sis­tían a obe­de­cer las ór­de­nes sa­ni­ta­rias y evi­tar con­ta­gios de en­fer­me­da­des con tal de cum­plir con la man­da.

En la ca­be­za de un pe­rió­di­co de aque­lla fe­cha, se ci­ta: “Ca­ra­va­nas de Pe­re­gri­nos En­fer­mos, un Pe­li­gro Pa­ra León (sic)”, pues pe­se a las en­fer­me­da­des que se ha­bían desata­do, no ha­cían ca­so a las au­to­ri­da­des.

“(…) Alar­man­te ca­ra­va­na de en­fer­mos que lle­va­dos por el amor de la Vir­gen se en­cuen­tran ata­ca­dos de gri­pa u otras en­fer­me­da­des con­ta­gio­sas, que pe­se a las re­co­men­da­cio­nes de sa­lu­bri­dad pa­ra que aban­do­nen la co­lum­na y ad­mi­tan ser in­ter­na­dos en un hos­pi­tal, pre­fie­ren lle­gar mo­ri­bun­dos a pos­trar­se de hi­no­jos an­te la mi­la­gro­sa ima­gen de la Vir­gen de San Juan de los La­gos”, se es­cri­bió en el pe­rió­di­co El Sol de León.

En esa oca­sión, la Cruz Ro­ja de Que­ré­ta­ro ha­bía re­por­ta­do al me­nos 300 en­fer­mos, unos con ago­ta­mien­to, otros con gol­pes, aun­que la ma­yo­ría pa­de­cían de en­fer­me­da­des co­mo gri­pe. In­clu­so, se re­gis­tró la muer­te de un ni­ño de 10 años de edad, a quien le ha­bían diag­nos­ti­ca­do sa­ram­pión.

Ese año los pe­re­gri­nos se pro­te­gían del frío en las tien­das de cam­pa­ña o con fo­ga­tas, pues no car­ga­ban ro­pa ca­lien­te más que un car­tón en la es­pal­da lo que los ha­cía to­da­vía más vul­ne­ra­bles.

Así es co­mo con el pa­so del tiem­po se han re­gis­tra­do las his­to­rias de los san jua­ne­ros, unos que por fé han per­di­do la vi­da a la mi­tad del ca­mino, ya sea por una en­fer­me­dad o por­que fue­ron arro­ya­dos por un vehícu­lo co­mo ocu­rre en años re­cien­tes.

Las pe­re­gri­na­cio­nes de los san­jua­ne­ros co­men­za­ron al­re­de­dor de 1850.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.