TEC­NO­LO­GIA

A los Con­ce­sio­na­rios del trans­por­te

El Sol de León - - Analisis -

pú­bli­co de León no se les da la tec­no­lo­gía. Tras el anun­cio de que ha­bían com­pra­do cin­co mil cá­ma­ras de vi­deo que se ins­ta­la­rían en las oru­gas y en los pa­ra­de­ros, aho­ra re­sul­ta que no son com­pa­ti­bles con las del go­bierno.

Víc­tor Agui­rre Zú­ñi­ga, di­rec­tor del C4, los in­vi­ta a que man­den gen­te pa­ra ca­pa­ci­tar­los, pa­ra que co­noz­can el sis­te­ma y vean la ma­ne­ra en que se pue­den in­te­grar, pe­ro no res­pon­den a la lla­ma­da.

Pa­sa lo mis­mo con las pan­ta­llas de vi­deo que ins­ta­la­ron en las oru­gas y en al­gu­nos pa­ra­de­ros, las que di­cen lle­gar a mi­llo­nes de usua­rios, só­lo fun­cio­na una de ca­da tres, sus avi­sos, no­ti­cie­ros y la ofer­ta de em­pleos son de la se­ma­na pa­sa­da. To­da­vía ayer pro­mue­ven una rola que es­tu­vo de mo­da en el rally del año pa­sa­do, con ese con­cep­to de la tec­no­lo­gía tan pri­mi­ti­vo no hay na­da que ha­cer.

fea, ate­mo­ri­za, ex­hi­be y afec­ta a to­dos, in­clui­dos a los no re­pre­sen­ta­dos por los em­pre­sa­rios.

En el mes de ma­yo se re­gis­tra­ron en León 49 ase­si­na­tos, ade­más de los sui­ci­das, atro­pe­lla­dos, in­far­ta­dos, muer­tos en ac­ci­den­tes y los he­ri­dos y ba­lea­dos que fa­lle­cen se­ma­nas des­pués, en es­te mes de ju­nio ya pa­san de 30 muer­tos y fal­tan diez días pa­ra ce­rrar el mes, sin em­bar­go la cuen­ta ofi­cial es des­de lue­go me­nor, cuál de las dos ver­sio­nes de­ben sa­ber los leo­ne­ses, di­fí­cil de­ci­sión aún pa­ra los guar­dia­nes de la fé.

El an­te­rior pre­si­den­te del Pa­tro­na­to del Zoo­ló­gi­co de León Juan Fran­cis­co Mu­ñoz Ló­pez que se man­tu­vo en el car­go des­de los tiem­pos de Ricardo Shef­field y Bár­ba­ra Bo­te­llo, va a te­ner que com­pa­re­cer y dar mu­chas ex­pli­ca­cio­nes so­bre las irre­gu­la­ri­da­des que le en­con­tra­ron en una au­di­to­ria. Hi­zo po­cas obras e in­fla­das, a so­bre­pre­cio, pa­gó por otras que le de­ja­ron a me­dias, ali­men­tos ca­ros y es­ca­sos pa­ra los ani­ma­les y en fin ne­go­cios chuecos por to­dos la­dos, era el rey de la sel­va. Tie­ne em­pe­ro la ven­ta­ja de que los hués­pe­des del zoo­ló­gi­co no po­drán de­nun­ciar otras ma­las ma­ñas, mien­tras tan­to no pa­re­ce ha­ber ni en el go­bierno mu­ni­ci­pal ni el es­ta­tal quien es­té dis­pues­to a en­cu­brir­lo, tie­ne bo­le­to di­rec­to al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co. La pri­me­ra cuen­ta es por un des­fal­co de seis mi­llo­nes de pe­sos, más lo que fal­ta. Dos de esos cua­dros dis­tin­gui­dos son el ex­rec­tor de la UNAM y ex­se­cre­ta­rio de Sa­lud fe­de­ral, el doc­tor Jo­sé Na­rro Ro­bles, quien no só­lo se ba­ja de la con­tien­da in­ter­na por la di­ri­gen­cia na­cio­nal, sino tam­bién re­nun­cia al par­ti­do tri­co­lor en el que mi­li­tó du­ran­te 46 años. Di­ce el aca­dé­mi­co que se va por­que el pro­ce­so es­tá vi­cia­do, tie­ne me­ti­da la mano el in­qui­lino de Pa­la­cio Na­cio­nal y por­que el pa­drón de mi­li­tan­tes ha si­do ma­ni­pu­la­do pa­ra fa­vo­re­cer a “Ali­to” Mo­reno, a quien apo­ya el pe­je.

Otro cua­dro dis­tin­gui­do que ti­ra la toa­lla es Bea­triz Pa­gés. El Re­vo­lu­cio­na­rio es­tá pa­san­do de una cri­sis a una si­tua­ción ex­tre­ma pe­ro los di­ri­gen­tes que se que­dan, los mi­li­tan­tes que con­ti­núan, han he­cho ab­so­lu­ta­men­te na­da pa­ra sa­car a flo­te al ór­gano po­lí­ti­co.

Por el con­tra­rio, to­dos los días vi­ven “ce­nas de ne­gros”, hay di­vi­sio­nis­mo, trai­cio­nes, etc. Hoy el PRI se en­tre­ga al par­ti­do “vi­no­tin­to”, al del me­sías tro­pi­cal. Ya no se le­van­ta de es­ta. Y la co­rrup­ción si­gue cau­san­do es­tra­gos. ci­vil, en fin, to­dos los sec­to­res pa­ra el lan­za­mien­to de la cam­pa­ña Fo­men­to a la Cul­tu­ra Cí­vi­ca- De­mo­crá­ti­ca. Es im­pul­sa­da por el jo­ven ira­pua­ten­se Al­fon­so Ruiz Chi­co con el res­pal­do del se­cre­ta­rio de go­bierno Luis Ernesto Aya­la To­rres. Ya era ne­ce­sa­rio una ac­ción de esa na­tu­ra­le­za.

Es­ta­mos ya in­mer­sos no en una dic­ta­du­ra ba­na­ne­ra, sí en una dic­ta­du­ra no­pa­le­ra, más aho­ra en que el pre­si­den­te Ló­pez ma­ño­sa­men­te pre­ten­de ha­cer una con­sul­ta pa­ra ver si se va o se que­da en la pre­si­den­cia.

Son cla­ras las in­ten­cio­nes: per­pe­tuar­se en el po­der. Los par­ti­dos de opo­si­ción dé­bil­men­te es­tán pro­tes­tan­do. Pe­ro ha­ce fal­ta al­go más pa­ra fre­nar el en­fer­mi­zo de­seo de crear un ré­gi­men au­to­ri­ta­rio.

Fes­ti­nan en el Se­na­do de la Re­pú­bli­ca con el pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor, la apro­ba­ción del tra­ta­do co­mer­cial –co­mo se lla­me- con Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá. Sin em­bar­go pa­ra ha­cer bien la cuen­ta fal­ta que los po­de­res le­gis­la­ti­vos de los ve­ci­nos ha­gan lo pro­pio. No es co­sa me­nor, por­que al san­cio­nar los Congresos el tra­ta­do, ya no ca­ben las ame­na­zas ni las bra­vu­co­na­das de los aran­ce­les, pe­ro fal­ta. Mien­tras tan­to Mé­xi­co ya hi­zo su par­te y por el la­do de los ca­na­dien­ses no hay pro­ble­ma, la mos­ca es­tá en la so­pa son los grin­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.