Historia sin fin

La cons­truc­ción

El Sol de León - - Analisis -

del ae­ro­puer­to es una dis­cu­sión que pa­re­ce no te­ner fin. Ha­ce 18 años, el Go­bierno fe­de­ral pre­sen­tó un pro­yec­to pa­ra la crea­ción de un nue­vo puer­to aé­reo en Tex­co­co. En agos­to de 2002, la Se­cre­ta­ría de Co­mu­ni­ca­cio­nes y Trans­por­tes in­for­mó que op­ta­ría por una am­plia­ción al ac­tual Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de la Ciu­dad de Mé­xi­co (AICM).

Las ex­pro­pia­cio­nes de tie­rras ejida­les en San Sal­va­dor Aten­co que el go­bierno de­cre­tó, se echa­ron pa­ra atrás. Se di­jo que la gran lec­ción pa­ra el Go­bierno fue que las de­ci­sio­nes de­ben ser con­sen­sua­das an­tes con to­dos los in­vo­lu­cra­dos.

Pa­sa­ron dos se­xe­nios pa­ra que el Go­bierno de la Re­pú­bli­ca re­to­ma­rá la cons­truc­ción de es­ta me­ga­obra. En esos 12 años, se tu­vo tiem­po de sa­tis­fa­cer una se­rie de re­qui­si­tos que in­clu­yen la pla­nea­ción del Nue­vo Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Mé­xi­co (NAIM), la com­pra de te­rre­nos, per­mi­sos am­bien­ta­les, de se­gu­ri­dad ae­ro­náu­ti­ca, ar­queo­lo­gía, es­tra­te­gia de via­bi­li­dad, en­tre otros.

El anun­cio de la can­ce­la­ción del pro­yec­to de obra pú­bli­ca más gran­de de la historia de Mé­xi­co ge­ne­ró un sin­nú­me­ro de opi­nio­nes a fa­vor y en con­tra, de­pen­dien­do el fo­ro. Lo úni­co que no que­dó en du­da es la sa­tu­ra­ción que hoy su­fre el AICM.

Los da­tos no mienten: Mé­xi­co ocu­pó el lu­gar 67 de 137 en ca­li­dad de in­fra­es­truc­tu­ra ae­ro­por­tua­ria y el úl­ti­mo lu­gar en lo­gís­ti­ca co­mer­cial en­tre paí­ses de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos; el AICM tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra 61 ope­ra­cio­nes por ho­ra, pe­ro tan so­lo en 2014, re­ba­só ese nú­me­ro en mil 801 oca­sio­nes. Ade­más, el ac­tual ae­ro­puer­to es­tá en de­cla­ra­to­ria de sa­tu­ra­ción.

La can­ce­la­ción de una obra de es­te ti­po no de­be con­si­de­rar­se a la li­ge­ra. El Ins­ti­tu­to Me­xi­cano pa­ra la Com­pe­ti­ti­vi­dad de­tec­tó que ha­bía ries­gos de co­rrup­ción en el NAIM, sin em­bar­go, la so­lu­ción más efi­cien­te era re­po­ner pro­ce­di­mien­tos, no su can­ce­la­ción. El cos­to de es­ta de­ci­sión no so­lo es eco­nó­mi­co (al me­nos 270 mil mi­llo­nes de pe­sos). La pér­di­da tam­bién es de com­pe­ti­ti­vi­dad: no so­mos ca­pa­ces de atraer, re­te­ner y ge­ne­rar ta­len­to e in­ver­sión. Per­di­mos cer­te­za en la in­ver­sión, tra­ba­jos, co­nec­ti­vi­dad, se­gu­ri­dad, de­rra­ma eco­nó­mi­ca y ven­ta­ja geo­grá­fi­ca. La cer­te­za se per­dió por la can­ce­la­ción.

La de­ci­sión de ha­bi­li­tar la ba­se aé­rea de San­ta Lu­cía co­men­zó a eje­cu­tar­se. Se con­tem­plan re­cur­sos pú­bli­cos pa­ra tal efec­to, y se pu­sie­ron en mar­cha los di­ver­sos y com­ple­jos trá­mi­tes exi­gi­dos por la ley. El lu­nes pa­sa­do, el co­lec­ti­vo #NoMá­sde­rro­ches ob­tu­vo 7 sus­pen­sio­nes (4 pro­vi­sio­na­les y 3 de­fi­ni­ti­vas) que or­de­nan de­te­ner los ac­tos de las au­to­ri­da­des du­ran­te el tiem­po que du­ren los jui­cios de am­pa­ro. Es de­cir, no pue­de ha­cer­se na­da en San­ta Lu­cía ni des­truir los avan­ces en Tex­co­co has­ta que el Go­bierno cum­pla con to­dos los re­qui­si­tos le­ga­les.

El de­rro­che no pro­vie­ne de la cons­truc­ción del NAIM, sino de su can­ce­la­ción. El pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor es­ti­mó que fi­na­li­zar la cons­truc­ción del NAIM cos­ta­ría al­re­de­dor de 88 mmdp, ci­fra me­nor que los 270 mmdp que cos­ta­rá su can­ce­la­ción. Es­to sin con­si­de­rar los cos­tos de la ha­bi­li­ta­ción de San­ta Lu­cía. La historia tie­ne la mis­ma tra­ma en el as­pec­to am­bien­tal.

Com­ba­tir el des­pil­fa­rro no es so­lo ta­rea de los go­bier­nos. Los ciu­da­da­nos de­be­mos ocu­par­nos y apro­piar­nos de los pro­ble­mas pú­bli­cos. Una con­tra­dic­ción: por la aus­te­ri­dad re­pu­bli­ca­na, el Go­bierno es­tá dis­pues­to a pa­gar cual­quier pre­cio. El Nue­vo Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Mé­xi­co se­gui­rá dan­do vi­da a una historia sin fin. Los am­pa­ros y las sus­pen­sio­nes pre­sen­ta­das com­pro­ba­rán si en efec­to, al mar­gen de la ley, na­da; por en­ci­ma de la ley, na­die.

El Nue­vo Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Mé­xi­co se­gui­rá dan­do vi­da a una historia sin fin. Los am­pa­ros y las sus­pen­sio­nes pre­sen­ta­das com­pro­ba­rán si en efec­to, al mar­gen de la ley, na­da; por en­ci­ma de la ley, na­die.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.