Cum­ple 75 años Hos­pi­tal Psi­quiá­tri­co

Co­la­bo­ra con la Uni­ver­si­dad de Har­vard pa­ra in­ves­ti­gar la ge­né­ti­ca del me­xi­cano

El Sol de León - - Portada - ROS­SA­NA AGUI­LAR AGUI­RRE

El Hos­pi­tal Psi­quiá­tri­co

de León cum­plió 75 años y lo ce­le­bra con dos pro­yec­tos. Uno pa­ra im­plen­tar la Clí­ni­ca de Día, pa­ra que los pa­cien­tes con­ti­núen el tra­ta­mien­to.

En una ha­cien­da de más de 300 años, en 1942 se co­men­zó a im­ple­men­tar un mo­de­lo di­fe­ren­te de aten­ción a la sa­lud men­tal, el de Gran­ja de re­cu­pe­ra­ción. Lue­go de la adap­ta­ción, el hos­pi­tal Psi­quiá­tri­co de León fue inau­gu­ra­do el 25 de sep­tiem­bre de 1945, pe­ro por una tra­di­ción, el aniver­sa­rio se ce­le­bra el 10 de octubre.

Ubi­ca­do en la co­mu­ni­dad San Pe­dro del Mon­te del mu­ni­ci­pio de León, el aho­ra lla­ma­do Ins­ti­tu­to de Sa­lud Pú­bli­ca del Es­ta­do de Gua­na­jua­to o Cen­tro de Aten­ción In­te­gral de la sa­lud men­tal ha evo­lu­cio­na­do tan­to en aten­ción co­mo en in­fra­es­truc­tu­ra. Hoy los pa­cien­tes no pue­den es­tar in­ter­na­dos más de 14 días, por dis­po­si­ción de la Co­mi­sión de los De­re­chos hu­ma­nos y pa­ra ga­ran­ti­zar que el pa­cien­te con­ti­núe con su tra­ta­mien­to, es que la di­rec­to­ra del no­so­co­mio, Ana Bertha Meza Pé­rez pre­sen­ta­rá en los pró­xi­mos días un pro­yec­to de­no­mi­na­do Hos­pi­tal de Día que con­sis­te en ga­ran­ti­zar que el pa­cien­te se to­me sus me­di­ca­men­tos du­ran­te tres y has­ta seis me­ses, que vi­va con su fa­mi­lia pe­ro que acu­da to­dos los días al sa­na­to­rio, lo que ase­gu­ra­ría que ten­drá ade­más sus te­ra­pias ocu­pa­cio­na­les.

Otro pro­yec­to que que­dó en es­pe­ra, es el de In­ves­ti­ga­ción Ge­né­ti­ca del Me­xi­cano, en es­te ca­so, del gua­na­jua­ten­se, con fi­nes de de­tec­ción de tras­tor­nos y en co­la­bo­ra­ción con la Uni­ver­si­dad de Har­vard. Ade­más de Gua­na­jua­to, es­tán con­si­de­ra­dos Cam­pe­che, Que­ré­ta­ro y el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Psi­quia­tría Ra­món De la Fuen­te.

El aniver­sa­rio 75 años del Psi­quiá­tri­co de León se con­me­mo­ra­rá co­mo ha si­do en los re­cien­tes, con la jor­na­da aca­dé­mi­ca de ac­tua­li­za­ción, que en es­ta oca­sión, de­bi­do a la pan­de­mia se­rá lí­nea. Si bien la fe­cha es 25 de sep­tiem­bre y ge­ne­ral­men­te se rea­li­za el 3 de octubre, en es­ta oca­sión se­rá el 9 de octubre, por la cer­ca­nía con el 10, que se con­me­mo­ra el Día Mun­dial de la Sa­lud Mun­dial.

“La me­jor for­ma de ce­le­brar que es­ta­mos con vi­da es con el es­tu­dio, con co­no­ci­mien­to, con nue­vas es­tra­te­gias de tra­ta­mien­to”, afir­ma la doc­to­ra Meza.

Los 75 años del Psi­quiá­tri­co se ce­le­bra­rán el vier­nes con la jor­na­da aca­dé­mi­ca In­no­va­ción y Es­tra­te­gias an­te la pan­de­mia de Co­vid-19 y el im­pac­to en la Sa­lud Men­tal.

En el pri­mer se­mes­tre de 2020, 512 per­so­nas

UN PO­CO DE HIS­TO­RIA

La ha­cien­da de San Pe­dro del Mon­te que hoy es el Cen­tro In­te­gral de aten­ción a las en­fer­me­da­des men­ta­les tie­ne un su­per­fi­cie de 92 hec­tá­reas en las cua­les con­vi­ven la mo­der­ni­dad, el pa­sa­do y mu­cho, mu­cho cam­po.

DE 2020, cua­tro mil 466 per­so­nas diag­nos­ti­ca­das con de­pre­sión le­ve, mo­de­ra­da o se­ve­ra

La ha­cien­da con 300 años de an­ti­güe­dad con­ser­va mu­chos ele­men­tos ori­gi­na­les y res­tau­ra­dos, por ejem­plo la ven­ta­nas de las ofi­ci­nas de la di­rec­ción, las fuen­tes, los gra­ne­ros y la ca­pi­lla, adap­ta­dos co­mo al­ma­cén y au­tor, res­pec­ti­va­men­te.

Sus am­plios jar­di­nes con ca­ba­ñi­tas de la­dri­llo son uti­li­za­das por los pa­cien­tes fun­cio­na­les al re­ci­bir a su fa­mi­liar.

En abril de 1942, des­pués de pa­sar por va­rios due­ños, la pro­pie­dad que­dó en ma­nos de la be­ne­fi­cen­cia pú­bli­ca y an­te la so­bre­po­bla­ción del ma­ni­co­mio La Cas­ta­ñe­da, en la ciu­dad de Mé­xi­co se vi­sua­li­zó el mo­de­lo de Gran­ja de Aten­ción pa­ra en­fer­mos men­ta­les.

El de León fue en 1945 el pri­mer hos­pi

En 2019 fue­ron hos­pi­ta­li­za­dos dos mil 322 pa­cien­tes

tal en la re­pú­bli­ca mé­xi­ca­na con es­ta ma­ne­ra de aten­ción. De La Cas­te­ñe­da lle­ga­ron unos 400 pa­cien­tes fun­cio­na­les que rea­li­za­ban te­ra­pia ocu­pa­cio­nal en los cam­pos de la ha­cien­da. ha­bía ga­na­do, sem­bra­díos y po­zos, lo que los con­ver­tía en au­to­su­fi­cien­tes.

De he­cho, tes­ti­mo­nios de la épo­ca re­la­tan que ha­bía pa­cien­tes que sa­lían del lu­gar pa­ra tra­ba­jar en la ciu­dad y re­gre­sa­ban por la no­che al sa­na­to­rio; lo que se co­no­ce co­mo Hos­pi­tal de puer­tas abier­tas.

COR­TA ES­TAN­CIA

En 75 años, la me­di­ci­na y la aten­ción han evo­lu­cio­na­do. En la ac­tua­li­dad el mo­de­lo es de hos­pi­ta­li­za­ción de cor­ta es­tan­cia, de­bi­do a po­lí­ti­cas pú­bli­cas y por re­co­men­da­ción de De­re­chos Hu­ma­nos que es­ta­ble­ce que un pa­cien­te no pue­de es­tar re­clui­do to­da su vi­da en una ins­ti­tu­ción y me­nos si tie­ne fa­mi­lia.

La lar­ga es­tan­cia, men­cio­na la doc­to­ra Meza Pé­rez, ya no es fac­ti­ble. “Ya no ca­be eso de te de­jo a mi fa­mi­liar por­que aquí lo atien­den muy bien”. Y ex­pli­ca que los pa­cien­tes “son do­ble­men­te vul­ne­ra­bles: son por­ta­do­res de un tras­torno men­tal y car­gan con un es­tig­ma; se les aso­cia con pa­cien­tes agre­si­vos, que les van a ha­cer da­ño o que se nos va ape­gar la en­fer­me­dad men­tal”.

Con el mo­de­lo de cor­ta es­tan­cia, el pa­cien­te só­lo es­tá hos­pi­ta­li­za­do al­re­de­dor de 14 días. Mien­tras es­to ocu­rre, per­so­nal mé­di­co y de tra­ba­jo so­cial tra­ba­ja con la fa­mi­lia pa­ra in­for­mar­le el diag­nós­ti­co, el tra­ta­mien­to y “qué pa­sa si no con­ti­nua­mos con el tra­ta­mien­to”.

La ru­ti­na en pa­cien­tes fun­cio­na­les es le­van­tar­se a las 7 de la ma­ña­na, ba­ñar­se, to­mar me­di­ca­men­tos, ali­men­tar­se, to­mar las te­ra­pias ocu­pa­cio­na­les, o la que re­quie­ra, acu­dir a con­sul­ta si es­tá pro­gra­ma­do. A las 9 de la no­che, to­dos de­ben es­tar ya dor­mi­dos, co­men­ta la doc­to­ra.

Hay dos pa­be­llo­nes, uno de mu­je­res y otro de hom­bres; ca­da uno tie­ne una te­le­vi­sión que pue­den ver has­ta que ha­yan ter­mi­na­do con sus te­ra­pias. “Por el ti­po de pa­cien­tes que te­ne­mos, a ve­ces le avien­tan al te­le­vi­sor un va­so con agua y nos que­da­mos sin te­le un ra­to”, co­men­ta la doc­to­ra en for­ma chus­ca.

Las te­ra­pias ocu­pa­cio­na­les son di­bu­jar, bor­dar, ha­cer ma­nua­li­da­des o ha­cer pi­ña­tas u otros ob­je­tos pa­ra des­pués pin­tar­los.

LOS QUE SE QUE­DA­RON A VI­VIR

Sin em­bar­go, hay 18 pa­cien­tes que in­gre­sa­ron an­tes de los 90 cuan­do cam­bia­ron las po­lí­ti­cas pú­bli­cas y que por ca­re­cer de fa­mi­lia vi­ven en el Hos­pi­tal. Sus eda­des van de los 50 a los 90 años. “Cuan­do lle­ga­ron acá ve­nían sin iden­ti­dad, se re­gis­tra­ban con el nom­bre que ellos nos da­ban.. yo soy Fer­nan­do N.. yo soy San­tia­go N”, re­cuer­da la doc­to­ra.

“Son los abue­los; ellos vi­ven aquí y es­tán cui­da­do y vi­gi­la­dos por un mé­di­co general, un mé­di­co ge­ria­tra, un in­ter­nis­ta, un psi­quia­tra, un psi­co­ge­ria­tra, un nu­trió­lo­go, fi­sio­te­ra­peu­tas, de te­ra­pia es­pe­cia­li­za­da, de te­ra­pia ocu­pa­cio­nal… de to­do un equi­po in­ter­dis­ci­pli­na­rio”.

EN­FER­ME­DAD DEL CE­RE­BRO

El ce­re­bro se en­fer­ma igual que otros ór­ga­nos; no es una si­tua­ción de exor­cis­mo, de bru­je­ría u otra se­rie de co­sas que se aso­cia­ban an­tes con el pen­sa­mien­to má­gi­co. Es una dis­fun­cio­na­li­dad de los cir­cui­tos ce­re­bra­les y de los neu­ro­trans­mi­so­res, se­ña­la la di­rec­to­ra Ana Bertha Meza.

Ex­pli­ca que si dis­mi­nu­ye la pro­duc­ción de la se­ro­to­ni­na, “se­gu­ra­men­te voy a vi­vir de ma­ne­ra gris; si la se­ro­to­ni­na si­gue ba­jan­do y au­men­ta la hor­mo­na del es­trés de la vi­da dia­ria se tra­du­ce en que ten­dré me­nos ha­bi­li­da­des pa­ra en­fren­tar­lo”.

Con me­nos se­ro­to­ni­na y más es­trés los cir­cui­tos se da­ñan, la per­so­na de­ja de dor­mir y el pro­ble­ma se cro­qui­za, se cro­ni­qui­zan los sín­to­mas, se vuel­ven gra­ves y de una de­pre­sión le­ve pa­sa a una mo­de­ra­da has­ta pre­sen­tar sín­to­mas psi­có­ti­cos que ame­ri­tan tra­ta­mien­to psi­quiá­tri­co de ma­yor es­ta­bi­li­za­ción”.

Los sín­to­mas psi­có­ti­cos pue­den po­ner en pe­li­gro la vi­da del pa­cien­te y la de los de­más. Y es­te es el cri­te­rio pa­ra hos­pi­ta­li­zar a un pa­cien­te, ex­pre­sa la doc­to­ra. Aun­que ca­be acla­rar que en el Hos­pi­tal Psi­quiá­tri­co no hay un re­gis­tro de per­so­nas in­gre­sa­das por in­ten­tar suicidio, pues ese da­to lo tie­ne otra ins­tan­cia, la que au­xi­lió a la per­so­na; en el hos­pi­tal la va­lo­ra­ción que se ha­ce es so­bre el tras­torno y no por la ac­ción.

DE EX­CE­LEN­CIA

El Cen­tro de Aten­ción In­te­gral a la Sa­lud men­tal es un hos­pi­tal es­cue­la. Re­cien­te­men­te se pro­fe­sio­na­li­za­ron las te­ra­peu­tas es­pe­cia­li­za­das, En él se for­man mé­di­cos en la es­pe­cia­li­dad de psi­quia­tría, cu­ya re­si­den­cia es­tá ava­la­da por la Uni­ver­si­dad de Gua­na­jua­to. La re­si­den­cia de la es­pe­cia­li­dad de en­fer­me­ría en sa­lud men­tal es­tá ava­la­da por la UNAM y es se­de na­cio­nal. Cuen­ta con pa­san­tes en psi­co­lo­gía, nu­tri­ción y odon­to­lo­gía.

La plan­ti­lla es de 310 em­plea­dos de ba­se y otros tan­tos por ho­no­ra­rios y pa­san­tías.

El 1 de octubre vol­vie­ron 58 tra­ba­ja­do­res con­si­de­ra­dos vul­ne­ra­bles que es­tu­vie­ron res­guar­da­dos en sus ca­sa de­bi­do a la pan­de­mia. Ana Bertha Meza Pé­rez, su di­rec­to­ra lle­va seis años en el car­go; es egre­sa­da de la Uni­ver­si­dad de Gua­na­jua­to y psi­quiá­tri­ca es­pe­cia­li­za­das en ni­ños y ado­les­cen­tes.

Has­ta el miér­co­les por la ma­ña­na, es­ta­ban in­ter­na­dos 66 pa­cien­tes; la ca­pa­ci­dad de aten­ción del Hos­pi­tal es pa­ra 104 pa­cien­tes.

Ade­más de los pa­be­llo­nes de hos­pi­ta­li­za­ción cuen­ta con el área de Con­sul­ta Ex­ter­na, de Ur­gen­cias, en la que no se re­cha­za a na­die, de Co­vid-19, al­ber­gue pa­ra quie­nes acu­den a con­sul­ta y les ca­yó la no­che, ten­gan don­de do­mir y de Pai­dos; es de­cir, aten­ción a ni­ños y ado­les­cen­tes. En la zo­na de Co­vid-19 ya so­lo es­tá ais­la­da una per­so­na, que el sá­ba­do se­gu­ra­men­te re­gre­sa a su pa­be­llón y los diez res­tan­tes que tu­vie­ron la en­fer­me­dad es­tán li­bres del co­ro­na­vi­rus, afir­mó la di­rec­to­ra.

HA­CIA EL FU­TU­RO

La psi­quia­tra, ex­pli­ca Meza Pé­rez , va ha­cia otras for­ma de aten­ción o de pre­ven­ción. Los pa­rá­me­tros fe­de­ra­les se­ña­lan que la aten­ción men­tal ini­cia en la eta­pa pe­ri­na­tal, lue­go con el ape­go de la se­ño­ra em­ba­ra­za­da.

“Si no hay un ape­go se­gu­ro, se­gu­ra­men­te el ni­ño se­rá te­me­ro­so y po­dría desa­rro­llar un tras­torno en los pri­me­ros años de vi­da. La Pai­do­psi­quia­tría es­tu­dia si­tua­cio­nes des­de el em­ba­ra­zo, pa­san­do por el na­ci­mien­to, la pri­me­ra re­la­ción en el pri­mer año de vi­da; los pri­me­ros cin­co años y si­gue la lí­nea de desa­rro­llo de pa­to­lo­gías en edad es­co­lar y en ado­les­cen­tes; el se­gui­mien­to debe con­ti­nuar en la edad y en adul­tos ma­yo­res”, fi­na­li­zó la doc­to­ra Meza Pé­rez.

/ FRAN­CIS­CO MEZA

Es­te vier­nes rea­li­za las jor­na­das aca­dé­mi­cas en­fo­ca­das en el im­pac­to de la pan­de­mia en la sa­lud men­tal

/ FRAN­CIS­CO MEZA

En 1942 se co­men­zó a im­ple­men­tar un mo­de­lo di­fe­ren­te de aten­ción a la sa­lud men­tal

/ FRAN­CIS­CO MEZA

Ana Bertha Meza Pé­rez, di­rec­to­ra del Hos­pi­tal Psi­quiá­tri­co de León

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.