Es­pec­tácu­lo cir­cen­se en cru­ce­ros

El Sol de Mazatlan - - Portada -

Los cru­ces via­les son su área de tra­ba­jo, un lu­gar en el que brin­da su show y que lla­ma la aten­ción de quie­nes de pron­to, es­pe­ran el cam­bio de lu­ces pa­ra se­guir su via­je.

De es­pi­ga­da fi­gu­ra, Li­bia Zu­le­ma Zam­brano Ran­gel, se apos­ta fren­te a au­to­mo­vi­lis­tas y mo­to­ci­clis­tas, pa­ra de­mos­trar lo que des­de ha­ce cin­co años apren­dió de su her­mano.

El “ula ula” es su he­rra­mien­ta prin­ci­pal, con la que rea­li­za una se­rie de ru­ti­nas que trans­por­tan a quie­nes la mi­ran al me­jor de los es­pec­tácu­los que pue­de ofre­cer cual­quier cir­co.

Cru­ces co­mo el de “Mo­nos Bi­chis”, “Va­len­ti­nos”, “La Ma­ri­na”, son pun­tos en los que en­tre­tie­ne a los con­duc­to­res que cir­cu­lan tem­prano, a la ho­ra que se di­ri­gen a sus tra­ba­jos.

Re­co­no­ce, que tie­ne que cam­biar de cru­ce­ros, una vez, que se da cuen­ta que ya es­tá bien vis­ta, ade­más, de que tie­ne que prac­ti­car pa­ra te­ner tru­cos nue­vos que atrai­gan a la gen­te.

Du­ran­te sus es­po­rá­di­cas pre­sen­ta­cio­nes, co­men­ta que ha­ce uso de seis aros al en­con­trar­se cer­ca un agen­te de trán­si­to, pues al te­ner el con­trol del se­má­fo­ro le da más tiem­po pa­ra que flu­ya el flu­jo vial.

“El tiem­po que ten­go que es­tar allá aden­tro es co­mo de 50 se­gun­dos, ade­más, de nue­ve se­gun­dos más, pa­ra pa­sar con los au­to­mo­vi­lis­tas, quie­nes te apo­yan con una pro­pi­na.”

La ma­yo­ría de los con­duc­to­res, pre­ci­sa que coope­ran con al­gu­na mo­ne­da, pe­ro no co­mo su­ce­de en otras ciu­da­des del país, pues el pú­bli­co local es muy exi­gen­te al mo­men­to de pre­sen­tar un show.

Zam­brano Ran­gel, asegura que no to­do es miel so­bre ho­jue­las el lle­var a ca­bo sus acro­ba­cias en los cru­ces via­les, pues hay per­so­nas que la re­por­tan an­te la po­li­cía por obs­truir el pa­so, por lo que tra­ta de du­rar lo me­nos po­si­ble en sus ru­ti­nas.

El mo­ver el “ula ula” por to­do su cuer­po, asegura que es una emo­ción bo­ni­ta y que no cual­quier per­so­na lo ha­ce, el cual prac­ti­ca des­de ni­ña al im­po­ner­se un re­to que a tra­vés de los años lo­gro cumplir.

Apar­te de las de­mos­tra­cio­nes que rea­li­za

A tem­pra­na ho­ra, Li­bia sal­ta a los cru­ce­ros via­les pa­ra de­mos­trar sus ru­ti­nas de aros, que atrae la aten­ción de pro­pios y ex­tra­ños, que no pier­den la opor­tu­ni­dad de brin­dar­le una mo­ne­da que le per­mi­ta lle­var un sus­ten­to a su hogar

so­bre el pa­vi­men­to, la jo­ven mu­jer co­men­ta que al la­do de su con­san­guí­neo rea­li­zan ac­tos de “show per­for­man­ce” en dis­tin­tos pun­tos de la ciu­dad.

Ade­más, de los aros, in­di­ca que ha lle­ga­do a rea­li­zar es­pec­tácu­los en los que ma­ne­ja fue­go e ilu­mi­na­ción led, que es bien vis­ta por el pú­bli­co, que in­clu­si­ve, le aplau­de.

Ma­dre de dos ni­ñas, Li­bia asegura que su hi­ja de seis años desea se­guir sus pa­sos, al to­mar y prac­ti­car con sus aros, así co­mo lo ha­cía de pe­que­ña al la­do de su her­mano y pa­dre.

Ma­nos, pies, hom­bros, ca­be­za, na­ríz; con cual­quier par­te de su cuer­po do­mi­na el aro.

Li­bia Zu­le­ma, ama y se­ño­ra del “ula ula”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.