Un jo­ven con dis­ca­pa­ci­dad vi­sual y su pe­rro guía bus­can aca­bar con la dis­cri­mi­na­ción y con­cien­ti­zar so­bre el uso de es­tos ani­ma­les en es­ta­ble­ci­mien­tos del puer­to gue­rre­ren­se

El Sol de Mazatlan - - Dominical -

Des­de ha­ce mes y me­dio, Miguel Án­gel Mi­llán de­jó el bas­tón pa­ra in­vi­den­tes y aho­ra se acom­pa­ña de Ru­ger, cru­za de la­bra­dor con gol­den re­trie­ver de un año y ocho me­ses de edad, pa­ra sa­lir a ca­mi­nar por las ca­lles del puer­to de Acapulco y vi­si­tar cen­tros co­mer­cia­les y tien­das de au­to­ser­vi­cio.

Sin em­bar­go, en sus pa­seos han su­fri­do la dis­cri­mi­na­ción y la ig­no­ran­cia de al­gu­nas per­so­nas que des­co­no­cen qué es un pe­rro guía, y que creen, erró­nea­men­te, que es­tos ca­nes al in­gre­sar a un lu­gar van a ata­car a los ahí pre­sen­tes.

ES­TA­BI­LI­DAD Y SEN­SI­BI­LI­DAD

Miguel Án­gel na­rró que per­dió la vis­ta a los 12 años, lue­go de que tu­vie­ra des­pren­di­mien­to de re­ti­na pri­me­ro en el ojo de­re­cho y des­pués en el iz­quier­do.

Des­pués de es­to, fue so­me­ti­do a va­rias ci­ru­gías pe­ro no die­ron re­sul­ta­dos pues la re­ti­na no que­dó pe­ga­da y al fi­nal tu­vo un da­ño en el nervio óp­ti­co, por lo que los mé­di­cos le han di­cho que por el mo­men­to no hay tra­ta­mien­to pa­ra que re­cu­pe­re la vis­ta, ni si­quie­ra con un tras­plan­te.

No obs­tan­te, el ha­ber per­di­do la vis­ta no le ha im­pe­di­do ha­cer su vi­da nor­mal pues es li­cen­cia­do en in­ter­ven­ción edu­ca­ti­va, ha es­tu­dia­do dos di­plo­ma­dos, ade­más ha si­do pro­fe­sor, in­ter­ven­tor edu­ca­ti­vo, pro­mo­tor so­cial y abrió un cen­tro edu­ca­ti­vo pa­ra reha­bi­li­tar a ni­ños dé­bi­les vi­sua­les.

El jo­ven con­si­de­ra que an­tes de que lle­ga­ra Ru­ger a su vi­da, se en­con­tra­ba en un pun­to de es­ta­bi­li­dad, pues ya se ha­bía acos­tum­bra­do a an­dar con el bas­tón pa­ra in­vi­den­tes, pe­ro aho­ra se da cuen­ta de las bon­da­des de te­ner un pe­rro guía.

En es­te sen­ti­do, con­tó que te­ner al can a su la­do, le ha per­mi­ti­do me­jo­rar en su des­pla­za­mien­to, so­cia­li­za­ción y en su reha­bi­li­ta­ción fí­si­ca y emo­cio­nal, ade­más de que, ase­gu­ró, le des­per­tó una sen­si­bi­li­dad que an­tes no te­nía.

Al re­cor­dar la for­ma en que Ru­ger lle­gó a su vi­da, Miguel Án­gel se lle­na de ale­gría y pla­ti­ca que un día por ac­ci­den­te, em­pe­zó a es­cu­char unos vi­deos de una usa­ría de YouTu­be de pe­rros guías de Los Án­ge­les, Ca­li­for­nia en Es­ta­dos Uni­dos, y em­pe­zó a in­da­gar en un gru­po in­ter­na­cio­nal de in­vi­den­tes so­bre es­tos ca­nes.

Vía in­ter­net con­tac­tó a la aso­cia­ción Lea­der Dogs For The Blind que se ubi­ca en Ro­ches­ter Hills, Mi­chi­gan en Es­ta­dos Uni­dos, y lue­go de en­viar lo que le so­li­ci­ta­ban, en dos me­ses se con­vir­tió en can­di­da­to de un pe­rro guía, por lo que via­jó a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra ob­te­ner a Ru­ger, quien lue­go de 20 días de ca­pa­ci­ta­ción lle­gó con él a Acapulco.

CONTRA LA DIS­CRI­MI­NA­CIÓN

Jun­to a Ru­ger, hoy Miguel Án­gel tie­ne el re­to de con­cien­ti­zar a la so­cie­dad aca­pul­que­ña en cuan­to al uso del pe­rro guía y

CA­PA­CI­TA­CIÓN EN EL SER­VI­CIO

Elsa Sal­ga­do, pro­tec­to­ra de ani­ma­les de la Aso­cia­ción Pa­ti­tas Fe­li­ces, sos­tu­vo que es­tos ca­nes están muy bien en­tre­na­dos pa­ra au­xi­liar a una per­so­na in­vi­den­te y pa­ra no cau­sar mo­les­tias, por lo que no son agre­si­vos ni ha­cen sus ne­ce­si­da­des en los ne­go­cios o en la vía pú­bli­ca.

Miguel Án­gel men­cio­nó que es la­men­ta­ble que po­li­cías que brin­dan se­gu­ri­dad en los cen­tros co­mer­cia­les y em­plea­dos de res­tau­ran­tes co­mo me­se­ros o los mis­mos ge­ren­tes, no es­tén ca­pa­ci­ta­dos pa­ra iden­ti­fi­car pe­rros guías y to­do el tiem­po es­tén dis­cri­mi­nan­do a las per­so­nas.

Plan­teó que a él le co­rres­pon­de co­mo una per­so­na con una dis­ca­pa­ci­dad vi­sual, abrir las puer­tas pa­ra que se les re­co­noz­ca co­mo hom­bres y mu­je­res to­tal­men­te fun­cio­na­les que son ca­pa­ces de ha­cer mu­chas co­sas y que se tie­nen que apo­yar de cier­tas he­rra­mien­tas tan­to tec­no­ló­gi­cas co­mo de pe­rros guía, pa­ra po­der des­pla­zar­se.

Ce­le­bró que el ser­vi­cio de trans­por­te Aca­bús se com­pro­me­tie­ra a rea­li­zar ade­cua­cio­nes pa­ra brin­dar­les un me­jor ser­vi­cio a las per­so­nas que cuen­ten con al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad. Por su par­te, el pre­si­den­te de la Co­mi­sión Es­ta­tal de De­fen­sa de los De­re­chos Hu­ma­nos en Gue­rre­ro (Cod­dehum), Ra­món Na­va­rre­te Mag­da­leno, ase­ve­ró que bus­ca­rá ca­pa­ci­tar al per­so­nal de cen­tros co­mer­cia­les y res­tau­ran­tes pa­ra que co­noz­can los de­re­chos que tie­nen las per­so­nas que pre­sen­tan al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.