LA VIO­LEN­CIA SE PRE­VIE­NE EN LA FA­MI­LIA

El pa­dre Jai­me Agui­lar se­ña­ló, que más allá de las ins­ti­tu­cio­nes y ele­men­tos de se­gu­ri­dad, el amor a Dios en­con­tra­do en el pró­ji­mo, es la me­jor ma­ne­ra de pre­ve­nir los ac­tos de­lic­ti­vos

El Sol de Mazatlan - - Portada - CLAU­DIA CA­BA­NI­LLAS

La vio­len­cia que se vi­ve en la ac­tua­li­dad, más allá de en­fo­car­se a las ins­ti­tu­cio­nes o ele­men­tos de se­gu­ri­dad, pue­de pre­ve­nir­se des­de el nú­cleo fa­mi­liar, don­de la cons­ti­tu­ción de la mis­ma es fun­da­men­tal, in­di­có el pa­dre Jai­me Agui­lar Mar­tí­nez, se­cre­ta­rio can­ci­ller de la Dió­ce­sis de Ma­zatlán.

Se­ña­ló, que la me­jor ma­ne­ra de en­fren­tar la vio­len­cia es en­con­trar­se con el amor de Dios en el amor al pró­ji­mo, pe­ro so­bre to­do, el ser ca­paz de per­do­nar­se a uno mis­mo pa­ra po­der per­do­nar a los de­más.

“An­te la vio­len­cia si ten­go el amor de Dios, no pue­do a la mis­ma vio­len­cia en­fren­tar­la con vio­len­cia; hay co­sas que son dig­nas de po­der rea­li­zar, por ejem­plo: pro­mo­ver aque­llo que va­ya pre­vi­nien­do, aque­llo que me lle­vó a mí a esa ex­pe­rien­cia tan des­agra­da­ble, va­mos su­po­nien­do que hoy en la ac­tua­li­dad las per­so­nas son más vio­len­tas, creo hay que pre­gun­tar­les ¿de dón­de vie­ne esa vio­len­cia?, y a ve­ces vie­ne des­de el seno fa­mi­liar”, co­men­tó.

Sin em­bar­go, sub­ra­yó que la per­so­na que se en­cuen­tra con Dios pue­de ser ca­paz de amar a los de­más y esa ex­pe­rien­cia hu­ma­na, que se ha per­di­do, es la que evi­ta la con­fron­ta­ción en­tre her­ma­nos.

“No hay la aten­ción, en­ton­ces el chi­qui­llo, la chi­qui­lla o las per­so­nas es­tán des­bor­da­das en ha­cer al­go y co­mo que lo en­cuen­tran un po­qui­to más en gol­pear al otro; el bull­ying al otro, co­men­ta­rios no muy bo­ni­tos y agra­da­bles ha­cia los de­más, en­ton­ces, cuan­do una per­so­na tie­ne la ex­pe­rien­cia del amor no se de­ja em­bau­car ni se de­ja lle­var por eso, por el con­tra­rio bus­ca qué es lo que pue­de ha­cer pa­ra ayu­dar”, agre­gó.

Di­jo, el bus­car más allá de las pro­pias ne­ce­si­da­des pa­ra cre­cer ha­cia la vo­lun­tad, for­ta­le­ce­rá la ex­pe­rien­cia del res­pe­to ha­cia los de­más, la dig­ni­dad y otras que en­glo­ban los sie­te mandamientos, pe­ro lo más im­por­tan­te es sa­ber­se per­do­nar uno mis­mo pa­ra po­der ex­ten­der el per­dón al otro y no pe­dir por el cam­bio de los de­más, sino en­ten­der­se y cam­biar uno mis­mo pa­ra po­der ayu­dar al pró­ji­mo.

Re­cal­có, que en la in­se­gu­ri­dad se tie­ne de tras­fon­do que ha re­ba­sa­do a otras ins­tan­cias y que no se pue­de con­tro­lar, co­mo el nú­me­ro de po­li­cías que se re­que­ri­rían pa­ra ca­da si­tua­ción y que no se pue­de cu­brir, por lo que la fa­mi­lia es la prin­ci­pal ase­gu­ra­do­ra aun y cuan­do se ha­ya vuel­to de­pen­dien­te de ins­tan­cias gu­ber­na­men­ta­les, y los va­lo­res no son los mis­mos que se in­cul­ca­ban en ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res, pe­ro la cla­ve es que a pe­sar de las de­man­das co­ti­dia­nas los pa­dres siem­pre de­ben acom­pa­ñar a sus hi­jos.

“El pro­ble­ma es que hoy, en la ac­tua­li­dad, ya no so­mos tan in­de­pen­dien­tes co­mo an­te­rior­men­te era la fa­mi­lia. Hoy, en la ac­tua­li­dad, se in­vo­lu­cran más en el asun­to de la fa­mi­lia otras ins­tan­cias de go­bierno, Ini­cia­ti­va Pri­va­da y tan­tas ins­tan­cias que se pier­de un po­qui­to el ob­je­ti­vo, se ha per­di­do lo fun­da­men­tal, el có­mo se le ha­ce pa­ra que la fa­mi­lia si­ga sien­do cons­ti­tui­da (...) lo que sí es que la fa­mi­lia es la prin­ci­pal ase­gu­ra­do­ra o la que tie­ne que te­ner la se­gu­ri­dad a su fa­mi­lia, creo que un pre­si­den­te mu­ni­ci­pal, un go­ber­na­dor, un Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca no va a ve­nir a de­cir­le a pa­pá y ma­má qué es lo que ten­ga que ha­cer “, ex­pre­só.

Pa­dre Jai­me Agui­lar Mar­tí­nez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.