A LA SOM­BRA

El Sol de Mazatlan - - Local -

UNOS PE­SOS MÁS

Se cum­plen cin­co días de la ad­mi­nis­tra­ción de Gui­ller­mo Be­ní­tez To­rres, hoy ini­cia la se­ma­na for­mal de tra­ba­jo, aun­que des­de de su to­ma de pro­tes­ta co­mo pre­si­den­te Mu­ni­ci­pal de Ma­zatlán, ha he­cho ac­to de pre­sen­cia en agen­da lo­cal, ade­más de es­tar en la re­vi­sión de los pen­dien­tes que de­jó la an­te­rior ad­mi­nis­tra­ción.

Pa­ra el día pri­me­ro del mes, ya ha­bía un in­cre­men­to en los co­bros por par­te de ofi­cia­lía ma­yor, a los ven­de­do­res in­for­ma­les en cues­tión de de­re­cho de sue­lo; los flo­ris­tas que se ubi­ca­ron es­te fin de se­ma­na en los di­fe­ren­tes pan­teo­nes lo re­sin­tie­ron, ya que se les co­bró el do­ble que el año pa­sa­do.

¡Y La co­sa no pa­ra ahí! Co­mer­cian­tes que se ubi­can es­po­rá­di­ca­men­te en la Uni­dad De­por­ti­va Be­ni­to Juá­rez, es­ta­ban in­dig­na­dos, por­que les subie­ron la cuo­ta, ade­más que se les pi­dió re­gu­la­ri­zar­se con un per­mi­so, de lo con­tra­rio les cos­ta­ría 100 pe­si­tos por día. Así que, por lo pron­to, les en­tre­ga­ron tres com­pro­ban­tes que su­man es­tá can­ti­dad.

¿Es­ta­rá el Quí­mi­co Be­ní­tez To­rres en­te­ra­do de los co­bros que ha­cen los ins­pec­to­res de ofi­cia­lía o se­rá que ac­túan por ini­cia­ti­va pro­pia?

SE­DE­SOL ACÉ­FA­LA

La Se­cre­ta­ría de Desa­rro­llo So­cial del Go­bierno de Si­na­loa si­gue acé­fa­la. Han pa­sa­do ya al­re­de­dor de 15 días des­de que el ex­se­cre­ta­rio Raúl Ca­rri­llo Cas­ta­ños, re­nun­ció al car­go por aque­lla ruin­dad de los col­cho­nes po­dri­dos, en­tre­ga­dos a fa­mi­lias dam­ni­fi­ca­das por la de­pre­sión tro­pi­cal 19-E.

El go­ber­na­dor Qui­rino Or­daz Cop­pel, di­jo que me­di­ta­ría per­fi­les pa­ra ele­gir a la nue­va o nue­vo ti­tu­lar. Que ne­ce­si­ta­ba pen­sar en el re­em­pla­zo.

En al­gún mo­men­to se nom­bró la ex­dipu­tada lo­cal, Ir­ma Ti­ra­do San­do­val (ca­ba­lli­to de ba­ta­lla del man­da­ta­rio en la an­te­rior le­gis­la­tu­ra), re­cién nom­bra­da di­rec­to­ra del Re­gis­tro Ci­vil, un car­go allá per­di­do en el ma­pa de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca es­ta­tal.

La Se­de­sol es es­tra­té­gi­ca des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co. Una de­pen­den­cia que ope­ra con un pre­su­pues­to na­da des­pre­cia­ble. A ese pues­to, lle­gan personajes a cons­truir­se un per­fil, a abrir­se un ca­mino, a bus­car al­go más que ser­vir a la so­cie­dad.

Con Qui­rino Or­daz, ya hu­bo dos en­car­ga­dos de la Se­de­sol: ini­ció Ro­sa Ele­na Mi­llán y con­ti­nuó Raúl Ca­rri­llo. La pri­me­ra, se fue por un pro­yec­to po­lí­ti­co que se vio frustrado en las elec­cio­nes pa­sa­das; el se­gun­do, sa­lió por la puer­ta de atrás, en me­dio de un es­cán­da­lo de ta­lla na­cio­nal que aún se di­lu­ci­da en los juz­ga­dos.

Y el go­ber­na­dor, aún no man­da se­ña­les so­bre el nue­vo ele­gi­do o ele­gi­da. ¿Aca­so es­tá en la es­pe­ra­da des­ban­da­da de priis­tas in­crus­ta­dos en el go­bierno fe­de­ral y que el pró­xi­mo di­ciem­bre se que­da­rán sin tra­ba­jo?

ES­TI­LO

Se quie­ra o no, Je­sús Es­tra­da Fe­rrei­ro im­po­ne en Cu­lia­cán un es­ti­lo de go­ber­nar. Se quie­ra o no, esas son sus ma­ne­ras, tan pa­re­ci­das a las de los vie­jos ca­ci­ques priis­tas a los que tan­to ha ape­drea­do en sus dis­cur­sos.

A em­pe­llo­nes y tum­bos, el al­cal­de Cu­lia­cán se abre pa­so en la es­ce­na po­lí­ti­ca. Tal vez le fun­cio­ne, qui­zás no. En es­to de la po­lí­ti­ca más que en nin­gu­na otra co­sa, to­do al tiem­po.

Pa­ra bien o pa­ra mal Je­sús da de qué ha­blar. El ami­go tie­ne un fol­clor, un ha­lo pro­pio de je­rar­ca de otros tiem­pos y la­ti­tu­des.

Se quie­ra o no, Je­sús ya es­tá aquí.

Tu opi­nión nos in­tere­sa. Que­jas, de­nun­cias y su­ge­ren­cias. tuo­pi­nion@el­sol­de­ma­zatlan.com.mx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.