CA­MIóN DIS­TRI­BUI­DOR PU­DO OCA­SIO­NAR IN­CEN­DIO

Ve­ci­nos ob­ser­va­ban movimiento de bi­do­nes al in­te­rior del in­mue­ble

El Sol de Mazatlan - - Portada -

Ve­ci­nos ob­ser­va­ban movimiento de bi­do­nes al in­te­rior del in­mue­ble So­bre la ave­ni­da Fran­cis­co I. Ma­de­ro, en la Sin­di­ca­tu­ra de Vi­lla Unión.

La bo­de­ga ar­dió por más de tres ho­ras.

So­bre la ave­ni­da Fran­cis­co I. Ma­de­ro, en la Sin­di­ca­tu­ra de Vi­lla Unión, el ho­llín ha­ce re­co­no­cer el lu­gar en que ar­dió en lla­mas una bo­de­ga, el pa­sa­do do­min­go, por más de tres ho­ras. De ca­mino a la co­mu­ni­dad El Ro­ble, luce la que fue­ra una bo­de­ga que, apa­ren­te­men­te, ope­ra­ba en la clan­des­ti­ni­dad, al ca­re­cer de re­gis­tro ofi­cial an­te las au­to­ri­da­des.

Pe­se a re­cu­rrir a so­li­ci­tar in­for­ma­ción del in­mue­ble, exis­te des­co­no­ci­mien­to de par­te de la au­to­ri­dad de la Sin­di­ca­tu­ra, mien­tras que el si­tio se man­tie­ne ce­rra­do con ca­de­nas y can­da­do, des­de el si­nies­tro.

RE­CUEN­TO

En­tre los ve­ci­nos, el pe­li­gro pa­sa­ba des­aper­ci­bi­do, sin em­bar­go, pa­ra otros es­te lu­gar era re­co­no­ci­do co­mo un pun­to de ven­ta de com­bus­ti­ble, el cual pre­sun­ta­men­te, se ofer­ta­ba en 16 pe­sos el li­tro de ga­so­li­na mag­na.

“Te­nía ra­to vien­do que en­tra­ban ca­mio­nes a car­gar y des­car­gar, en­ton­ces fue cuan­do pren­dió y el con­duc­tor del ca­mión sa­lió vo­lan­do. Se ti­ró a per­der. Le di­je al mu­cha­cho que lla­ma­ra a los Bom­be­ros y sa­có el ce­lu­lar, pe­ro se fue, no se que­dó”, des­cri­bió una ve­ci­na que pre­fi­rió man­te­ner­se en el ano­ni­ma­to. “Yo vi­vo una cua­dra más pa­ra allá y só­lo es­cu­cha­ba el es­cán­da­lo y el al­bo­ro­to. Des­de ha­ce sie­te me­ses veía­mos el movimiento, pe­ro por la in­se­gu­ri­dad de uno, no de­cía­mos na­da. Por co­mo es­tán las co­sas. Me­jor no nos me­te­mos en pro­ble­mas. Tar­da­ron una ho­ra con 20 mi­nu­tos. Du­ró ar­dien­do has­ta que lle­ga­ron re­fuer­zos de Ma­zatlán”, agre­gó una ve­ci­na más.

El pa­so cons­tan­te de es­tu­dian­tes por el lu­gar, no ha ce­sa­do en es­ta se­ma­na, a la par que la vi­da de la co­lo­nia con­ti­núa con nor­ma­li­dad, con el flu­jo de vehícu­los que en­tran y sa­len de las co­mu­ni­da­des

“Cuan­do es­ta­lló a mí me dio mie­do, em­pe­zó a sa­lir el hu­mo y me asus­té. No pa­só en gran­de, hi­ci­mos ca­so a des­co­nec­tar el gas. Pe­ro to­dos nos que­da­mos aquí cui­dan­do. Nun­ca me ima­gi­né que fue­ra a es­ta­llar. Pen­sé que me­tían otras co­sas, nun­ca ima­gi­né na­da más”, di­jo una ve­ci­na.

AU­TO­RI­DA­DES

Al res­pec­to, la au­to­ri­dad mu­ni­ci­pal re­co­no­ce la zo­na, co­mo un cua­dran­te don­de se des­plie­ga el pa­tru­lla­je, por otros he­chos que se han pre­sen­ta­do.

“El co­no­ci­mien­to, es que al pa­re­cer era una bo­de­ga que te­nía com­bus­ti­ble y que aho­ra le com­pe­te a la au­to­ri­dad in­ves­ti­ga­do­ra.

De to­das esas zo­nas, dia­rio es­ta­mos ha­cien­do re­vi­sio­nes y co­mo con­se­cuen­cia, se en­cuen­tran ob­je­tos pun­zo­cor­tan­tes, ar­mas de fue­go y dro­ga, esa es la apues­ta a la pre­ven­ción”, apun­tó Ri­car­do Oli­vo Cruz, ti­tu­lar de la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca Mu­ni­ci­pal.

De acuer­do con la Vi­ce­fis­ca­lía y la au­to­ri­dad mu­ni­ci­pal, las in­ves­ti­ga­cio­nes es­tán a car­go de la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca, al ca­ta­lo­gar­se un he­cho del ám­bi­to fe­de­ral, por lo que es­pe­ran el re­sul­ta­do co­rres­pon­dien­te del si­nies­tro, en los tiem­pos que és­ta dis­pon­ga. RO­SA­RIO.- Ne­gán­do­se a fir­mar un con­tra­to la­bo­ral, el cual ase­gu­ran, les po­día afec­tar en su an­ti­güe­dad que han ge­ne­ra­do al pres­tar sus ser­vi­cios, per­so­nal de con­fian­za de la co­mu­na reali­zó un pa­ro de la­bo­res co­mo pro­tes­ta en con­tra de las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les.

Los in­con­for­mes se­ña­la­ron, que la me­di­da que se pla­nea im­ple­men­tar por el al­cal­de, Ma­nuel An­to­nio Pi­ne­da Do­mín­guez, va en con­tra de sus de­re­chos la­bo­ra­les ya que ase­gu­ran exis­ten tra­ba­ja­do­res que tie­nen ya 18 años la­bo­ran­do de ma­ne­ra con­ti­nua.

Pre­ci­sa­ron, que de ser ne­ce­sa­rio bus­ca­rán res­pal­do ju­rí­di­co, ya que ca­li­fi­can es­ta ac­ción co­mo re­pro­ba­ble.

An­te es­ta in­con­for­mi­dad, el Ofi­cial Ma­yor Mar­tín Ra­mí­rez Na­va ase­ve­ró, que a nin­guno de los em­plea­dos se le obli­ga­rá a que fir­men di­cho con­tra­to, quien ase­gu­ra que ca­da una de las per­so­nas son li­bres de to­mar cual­quier de­ci­sión, pe­ro sí ase­ve­ró, que quien no fir­me el con­tra­to que se­rá por un lap­so de seis me­ses se­rá des­pe­di­do res­pe­tán­do­les sus de­re­chos que la Ley les brin­da.

Ca­be se­ña­lar, que al ini­cio de la ad­mi­nis­tra­ción, el al­cal­de Ma­nuel An­to­nio Pi­ne­da Do­mín­guez de­cla­ró, que to­dos los fun­cio­na­rios y em­plea­dos de su ad­mi­nis­tra­ción es­ta­rán su­je­tos a un con­tra­to la­bo­ral, es­to con la fi­na­li­dad de que al tér­mino de su ges­tión se pue­dan ge­ne­rar de­man­das la­bo­ra­les, las cua­les ase­gu­ró, son una car­ga fuer­te pa­ra la co­mu­na, ejem­pli­fi­can­do que ac­tual­men­te, el mon­to que se tie­nen por de­man­das la­bo­ra­les ron­da en los cin­co mi­llo­nes de pe­sos las cua­les son de fun­cio­na­rios de ad­mi­nis­tra­cio­nes pa­sa­das.

COR­TE­SÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.