Ma­cron re­tro­ce­de an­te los cha­le­cos ama­ri­llos

"De­ma­sia­do po­co y de­ma­sia­do tar­de", res­pon­den los ma­ni­fes­tan­tes; anun­cian nue­va mo­vi­li­za­ción el sá­ba­do

El Sol de Mazatlan - - Mundo - CAR­LOS SIULA/ Co­rres­pon­sal

PA­RÍS, Fran­cia. El go­bierno fran­cés re­tro­ce­dió ayer an­te la pre­sión de los cha­le­cos ama­ri­llos y se vio obli­ga­do a suspender por seis me­ses el anun­cia­do au­men­to de com­bus­ti­ble que de­bía en­trar en vi­gor el 1 de enero. Pe­ro el ges­to de apa­ci­gua­mien­to, anun­cia­do por el pri­mer mi­nis­tro Edouard Phi­lip­pe, fue re­cha­za­do por los ma­ni­fes­tan­tes, que man­tu­vie­ron las pro­tes­tas y de­ci­die­ron vol­ver a ma­ni­fes­tar el sá­ba­do pró­xi­mo en Pa­rís.

Es “de­ma­sia­do po­co y de­ma­sia­do tar­de”, pro­cla­man en to­do el país los por­ta­vo­ces im­pro­vi­sa­dos de esa re­be­lión, ini­cia­da el 17 de no­viem­bre por las re­des so­cia­les pa­ra im­pug­nar el au­men­to de im­pues­tos al com­bus­ti­ble y que rá­pi­da­men­te in­cor­po­ró otras so­bre po­der ad­qui­si­ti­vo, con­di­cio­nes de vi­da y que -en tér­mi­nos ge­ne­ra­les- se trans­for­ma­ron en un cues­tio­na­mien­to glo­bal de la po­lí­ti­ca del pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron.

En es­tos 18 días, los dis­tur­bios pro­vo­ca­ron en to­tal cua­tro muer­tos y cien­tos de he­ri­dos, en­tre ellos una de­ce­na de efec­ti­vos de las fuer­zas del or­den, se­gún el ba­lan­ce re­ve­la­do por el pri­mer mi­nis­tro.

“Nin­gún im­pues­to me­re­ce po­ner en pe­li­gro la uni­dad de la na­ción”, di­jo Edouard Phi­lip­pe pa­ra jus­ti­fi­car el re­tro­ce­so del go­bierno.

El cam­bio de ac­ti­tud gu­ber­na­men­tal fue ra­di­cal. Des­de que co­men­zó la pro­tes­ta, el po­der se ha­bía man­te­ni­do in­sen­si­ble a los re­cla­mos de los ma­ni­fes­tan­tes, a las dos jor­na­das de ex­tre­ma vio­len­cia que vi­vió el país, así co­mo a las ex­hor­ta­cio­nes de ca­si to­da la opo­si­ción e in­clu­so de una par­te del par­ti­do de Ma­cron.

Has­ta 48 ho­ras an­tes, el pre­si­den­te ha­bía reite­ra­do su de­ter­mi­na­ción de “no re­tro­ce­der”. En nom­bre de la “cohe­ren­cia” y la ne­ce­si­dad de ace­le­rar la tran­si­ción ener­gé­ti­ca, se rehu­só a acor­dar to­da mo­ra­to­ria so­bre el im­pues­to a los car­bu­ran­tes.

Pe­ro las es­ce­nas de caos del sá­ba­do úl­ti­mo en Pa­rís y en va­rias ciu­da­des del in­te­rior del país, así co­mo los nue­vos lla­ma­dos a ma­ni­fes­tar el pró­xi­mo fin de se­ma­na obli­ga­ron al go­bierno a dar mar­cha atrás.

La mo­ra­to­ria anun­cia­da por el pri­mer mi­nis­tro con­cier­ne las tres me­di­das fis­ca­les que de­bían en­trar en vi­gor el pri­mer día de 2019: la “ta­sa car­bono” apli­ca­da a los com­bus­ti­bles, la con­ver­gen­cia de la fis­ca­li­dad del ga­soil con la de la ga­so­li­na y el au­men­to del ga­soil pa­ra los pro­fe­sio­na­les To­das se­rán sus­pen­di­das por seis me­ses.

El go­bierno con­ta­ba con esa re­cau­da­ción im­po­si­ti­va pa­ra fi­nan­ciar la lla­ma­da “tran­si­ción ener­gé­ti­ca” del país a fin de res­pe­tar los ob­je­ti­vos de re­duc­ción de ga­ses con efec­to in­ver­na­de­ro.

Sin em­bar­go, cons­cien­te de que los ma­ni­fes­tan­tes re­cha­za­rían una sim­ple mo­ra­to­ria, Phi­lip­pe agre­gó que esas me­di­das en nin­gún ca­so “se apli­ca­rán an­tes de ser de­ba­ti­das con to­dos los sec­to­res in­tere­sa­dos”. De esa ma­ne­ra, de­jó la puer­ta abier­ta a una anu­la­ción de­fi­ni­ti­va.

“Du­ran­te ese pe­rio­do, que­re­mos iden­ti­fi­car y es­ta­ble­cer me­di­das de acom­pa­ña­mien­to jus­tas y efi­ca­ces”, ase­gu­ró.

El go­bierno tam­bién de­ci­dió anu­lar du­ran­te ese pe­rio­do de con­cer­ta­ción los au­men­tos pre­vis­tos de gas y elec­tri­ci­dad, y pro­me­tió es­tu­diar una po­si­ble “sub­ven­ción a la mo­vi­li­dad”, des­ti­na­da a quie­nes de­pen­den de sus au­to­mó­vi­les pa­ra tra­ba­jar y se ven par­ti­cu­lar­men­te pe­na­li­za­dos por los au­men­tos de com­bus­ti­ble.

Sin em­bar­go, des­pués de la in­ter­ven­ción de Phi­lip­pe, los cha­le­cos ama­ri­llos ha­bla­ban de “mi­ga­jas”, re­cha­za­ron la mo­ra­to­ria y afir­ma­ron que los au­men­tos de­ben ser sim­ple­men­te anu­la­dos.

Co­mo las "re­vo­lu­cio­nes de co­lor" en las ex­re­pú­bli­cas so­vié­ti­cas, EU es­tá de­trás de las pro­tes­tas pa­ra cas­ti­gar a Ma­cron: me­dios ru­sos

cha­le­cos ama­ri­llos/ AFP

El pro­ble­ma su­ple­men­ta­rio que en­fren­ta aho­ra el go­bierno es la des­or­ga­ni­za­ción y la fal­ta de re­pre­sen­tan­tes del movimiento de los

AFP

La agi­ta­ción se ex­ten­dió el lu­nes a los es­tu­dian­tes se­cun­da­rios/

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.